Los “hombres escombros” se reciclan y aparentan inocencia

Prendidos a las apetencias materiales, los carcamanes de la vida pública han sepultado los valores nacionales y espirituales. En medio de la Torre de Babel todo es apariencia, y bajo una cortina de humo se engaña hasta a la propia familia. A esta no se le puede justificar el cambio sideral producido en las arcas personales y por ende la transformación social que la misma conlleva. La conversión de la pobreza a la riqueza en forma mágica solo se produce con artilugios administrativos o manipulaciones canibalescas en los mecanismos estructurales del Estado. Por eso, sin vueltas de hojas, los “escombros” del coloretismo deben marcharse de la función pública.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD