Mejoraron su economía siendo gobernadores y ahora se candidatan

Los gobernadores de Central, Blas Lanzoni (PLRA), de Paraguarí, Miguel Cuevas (ANR), y de Canindeyú, Alfonso Noria (ANR), se volvieron prósperos empresarios y dueños de costosos inmuebles en el periodo en que ingresaron a la política y lograron ser electos para los cargos que ocupan. Todos ellos participarán en las elecciones internas de diciembre para seguir gozando del poder. Lo mismo harán Marlene Ocampos (ANR), de Alto Paraguay, y Pedro González (PLRA), de Amambay. Este último, sospechoso de tener vínculos con los narcos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RASEAIFY35CHLACXDILUNXPZ2U.jpg

De chofer a gobernador rico

ÑEMBY (Higinio R. Ruiz Díaz, corresponsal). El actual gobernador del departamento Central, Blas Lanzoni, liberal llanista, se postula para senador (2018-2023), con el Equipo Joven que lidera Blas Llano. Lanzoni era un empleado del depósito de materiales de su papá, en el que hacía de chofer y apuntaba los pedidos de los clientes.

Luego entró a la política. Se convirtió en intendente de la ciudad de Ñemby y fue investigado por el fiscal Augusto Salas Coronel por un supuesto faltante de unos G. 1.800 millones y una deuda de G. 4.000 millones, pero llamativamente el Ministerio Público no aclaró nunca la investigación.

PUBLICIDAD

También fue diputado durante el gobierno de Fernando Lugo y cuestionado por nepotismo.

En la última década, el gobernador adquirió una docena de propiedades en distintos puntos de Central. Su esposa María Verónica Acosta aparece como compradora de varios de los inmuebles y figura como inversionista de la fábrica de pastas en Capiatá.

Compraba “naranjas de oro”

El gobernador de Paraguarí Jorge Miguel Cuevas Ruiz Díaz es precandidato a diputado N° 1 por Colorado Añetete.

Era un humilde zapatero, que se volvió seccionalero, desde donde supo escalar en política y en la función pública, lo que le sirvió para llevar en la actualidad una vida ostentosa. Al asumir su cargo de gobernador había declarado un patrimonio de unos G. 10.000 millones. El gobernador posee seis inmuebles.

En el 2014, Cuevas fue denunciado por comprar naranjas a precio de oro a G. 14.400 el kilo, para el almuerzo escolar. Ese año, en agosto, fue demandado por no pagar G. 600 millones, dinero que prestó de otra persona, un día antes de las elecciones del 21 de abril de 2013, para financiar los gastos del “Día D”.

Entre las deudas pendientes con el departamento está la atención al medio ambiente y a la tercera edad. No consiguió que industrias se instalaran en la región para crear fuentes de trabajo.

Criticada por su prepotencia

La gobernadora de Alto Paraguay, Marlene Ocampos, se declara cartista acérrima. Actualmente busca ser diputada N° 1 y se la conoce por tener una actitud de prepotencia. Como ejemplo se puede mencionar que desde enero del 2016 se desentendió del tema arreglo de caminos, debido a que las autoridades de la comisión de caminos se negaban a cumplir las “órdenes superiores” de la gobernadora.

Antes de ser gobernadora, se desempeñó como concejala departamental. Su hermano Roberto Ocampos es concejal municipal de Puerto Casado. Según denuncia de sus adversarios políticos, su pareja Ernesto Obregoso es el principal cerebro encargado de dirigir y recaudar el 20% por la adjudicación de las obras públicas encaradas por la Gobernación.

Últimamente pararon las obras encaradas por la gobernación, atendiendo que en este 2017 casi no se produjeron inauguraciones, porque se estaría esperando la renuncia de Ocampos al cargo.

Esta gobernación maneja un presupuesto anual de G. 33.000 millones, sin incluir los recursos que reciben en conceptos de Fonacide y royalties.

Amante de apuestas

El gobernador de Canindeyú Alfonso Noria colorado cartista, se candidata para ser concejal departamental, y no alejarse así demasiado de su zona de influencia.

Hasta el año 2006, era maestro de educación física de una escuela de Curuguaty, y tenía una bicicleta como único medio de transporte. Al incursionar en la arena política, Noria dejó la bicicleta y experimentó un ascenso económico que se disparó al convertirse en jefe departamental.

Un informe de la Comisión Bicameral de Investigación (CBI) que había sido instalada para investigar el asesinato del periodista de ABC Color Pablo Medina y la joven Antonia Almada revela que amasó una fortuna de US$ 10 millones. Es conocido por ser amante de las apuestas en carrera de caballos, posee lujosas viviendas, una constructora, estancias, entre otros bienes.

Noria lleva 10 años en la administración pública. Inició su carrera política como intendente de Curuguaty de la mano del exdiputado Julio Colmán. En agosto de 2010, renunció para conseguir su reelección, pero fue superado por el liberal Ramón Vega Barreto. Después de la derrota se unió a María Cristina Villalba, quien en ese entonces era gobernadora. Villalba, que ya pensaba en postularse a la diputación, entonces preparó a Noria para dejarlo en la Gobernación. El plan se concretó y el joven reemplazó a su madrina política con las elecciones en 2013.

Los datos relevados por la CBI tienen a Noria como blanco de una investigación por supuesto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero a cargo del fiscal Jorge David Romero.

Defendió a presunto narcoedil

El actual gobernador del departamento del Amambay, el liberal Pedro González, se inició en la función pública cuando fue electo concejal municipal. Luego llegó al cargo de intendente municipal, se candidató para ser electo diputado nacional y actualmente está ocupando el cargo de gobernador del departamento del Amambay. Se postula como candidato a diputado por segunda vez, por el equipo llanista.

Amambay es una zona liberada para el narcotráfico y los asesinatos por sicarios.

En enero del 2015, González estuvo bajo la mira de la Policía y de la Fiscalía por la devolución de los 252 kilos de cocaína que estaban guardados en la Jefatura de Pedro Juan Caballero. Fue incluido en la nómina de sospechosos desde el momento en que se confirmó que seis bolsas repletas de cocaína fueron sacadas por el patio de la Gobernación, gracias a una alevosa complicidad de un funcionario que dejó abierto el portón.

El funcionario resultó ser hermano de un custodio del concejal departamental liberal César Augusto Quevedo Isnardi, a quien el gobernador defendió.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD