Pomposa ceremonia para inaugurar la cuestionada sede del Congreso

Con una pomposa ceremonia que incluye hasta un concierto de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción, se inaugura esta mañana la nueva sede del Congreso construida con una donación de 20 millones de dólares del Gobierno de la República de China en Taiwán. La obra tiene más de 30 mil metros cuadrados, pero los problemas de diseño harán que no alcance para acoger todas las dependencias del Parlamento y que la tarea de la prensa se vea seriamente dificultada.

Esta mañana, a las 10:00, casi un año antes de lo previsto y con la presencia de 600 invitados, entre los que no figura el presidente de la República, Luis Angel González Macchi, se inaugura oficialmente la nueva sede del Congreso, que no entrará a funcionar plenamente sino hasta agosto próximo. Toda la parte de mobiliario para las dependencias aún está siendo fabricada.

La nueva sede del Congreso, construida con la donación de 20 millones de dólares del Gobierno de China en Taiwán, es una de las obras más cuestionadas de los últimos tiempos y hasta el mismo presidente del Parlamento, Juan Carlos Galaverna, reconoció que el diseño del edificio no es el mejor y que la adjudicación al arquitecto Luis Alfredo Fois fue por ‘‘amiguismo’’.

El concurso de diseño que ganó Fois se llevó a cabo en 1998 cuando era titular de la Cámara de Senadores el hoy presidente González Macchi, mientras que la Cámara de Diputados estaba presidida por Walter Bower. El encargado de la comisión bicameral de construcción de la nueva sede era Walter Reiser, quien después fue nombrado director de Yacyretá y se destacó por un monumental negociado en la compra de un edificio para la entidad binacional.

Fue justamente este grupo el que adjudicó el diseño de la obra a Fois a pesar de que todos reconocían que el mejor diseño era el del arquitecto Pablo Ruggero.

Esta maniobra en la adjudicación fue reconocida por el arquitecto Jorge Patiño, asesor especial contratado para el concurso de diseño, quien dijo que los presidentes de las cámaras no iban a votar los proyectos, pero que el último día, cuando era evidente que el diseño no sería adjudicado a Fois, participaron de la votación para volcar el resultado a favor de Fois.

Con esto Fois ganó el concurso, se embolsó un premio de 100 mil dólares y además se ganó un contrato de 1.700 millones de guaraníes para desarrollar su proyecto.


PROBLEMAS DE DISEÑO

Pero el proyecto de Fois, criticado desde un primer momento por los profesionales, presentó problemas de diseño desde el inicio. Baños que tenían ventanas en pasillos, oficinas mal ubicadas, ascensores sin sala de máquinas, fundaciones insuficientes, son solo algunas de las cuestiones que se tuvieron que solucionar a medida que avanzaban las obras. A tal punto llegaron los defectos que todo el edificio tuvo que ser modificado internamente para poder asentarlo sobre vigas de concreto que puedan soportar el peso de la estructura.

Pero no todos los problemas pudieron ser salvados. La obra que se inaugura hoy tiene serios problemas de diseño que dificultarán enormemente la tarea de la prensa. En el plenario de diputados, el lugar destinado a la prensa está a espaldas de los legisladores, lo que hará imposible que camarógrafos y fotógrafos hagan tomas. Invariablemente verán la nuca o en el mejor de los casos la espalda de los legisladores. Esos problemas de diseño harán también que gran parte (porque todavía están tratando de buscar algún acomodo posible) de las 24 comisiones asesoras de la Cámara de Diputados quede fuera del nuevo edificio. Además, todo el área administrativa de la Cámara Baja será reubicada en la actual sede en la Casa de la Cultura.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD