LA CANASTA MECÁNICA

UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE .- Aunque la vida puede estar llena de crueldad e injusticia, al mismo tiempo el mundo tiende a mejorar por el esfuerzo persistente de la bondad humana inteligente. Me siento muy identificada con las ideas de Agazel de Bagdad, quien escribió en el siglo VIII que la raíz del conocimiento es la confianza: radix cognitionis fides.

Por su parte XavierLlorens (1860), se refiere a una confianza innata, ingénita, primordial, que es muy importante conservar. Es una confianza que se establece en la experiencia cotidiana, en la comprobación de que a menudo nos equivocamos, pero también se sostiene en la jubilosa destreza de que acertamos la mayor parte de las veces. Una vida afirmativa requiere esa confianza en las propias fuerzas, el reconocimiento y el valor del propio esfuerzo. Esta actitud expone una especial organización de confianza en la fuerza de la razón (meliorismo) y de la humildad (fabilismo), que se traducen en un deseo constante de aprender y de rectificar una y otra vez.

Pesimistas recalcitrantes podrían tildar esta visión de ingenua, ilusa, tontuela. Cierta cantidad de tontería es necesaria para la existencia, incluso para entenderla, ya que hay suelta demasiada sagacidad amarga, soberbia y oscura. Claro que no se puede negar la existencia del mal como un hecho inevitable. Todo lo creado es imperfecto y sujeto a decadencia. Sin embargo, el bien también está en acción permanente por lo que es posible mejorar el mundo. Depende de la libre elección de cada persona aumentar o disminuir el bienestar de la sociedad.

Por más que comprobemos que las cosas andan mal siguen triunfando los valores como verdad, belleza, perfección, justicia y otros, pese a que no se vean a simple vista, ni se publiciten los hechos. No renunciemos a la verdad, al contrario, descubrámosla. Dialoguemos sobre su existencia.

PUBLICIDAD

El conocimiento y la ciencia, son actividades humanas, que aceptan ser corregidas, mejoradas y aumentadas. El conocimiento es valioso porque nos perfecciona y nos hace mejores, y si no nos hiciera mejores no valdría la pena.

Lester Ward dice que el optimismo es la tesis y el pesimismo la antítesis. El optimista expresa: no hagas nada porque nada se puede hacer. El Pesimista afirma: no hagas nada porque nada se puede hacer. El meliorista dice: hagamos algo porque hay mucho que hacer y se puede hacer. El meliorismo es la síntesis de la relación humana, es la actitud vital de quien tiene el convencimiento de que la acción libre e inteligente de las personas puede mejorar la calidad de la vida de los demás y la propia.

De la misma manera que el trabajo de los científicos a lo largo de generaciones ha logrado un dominio de las fuerzas de la naturaleza, un descubrimiento de sus leyes básicas y un gran desarrollo tecnológico, cabe esperar que la aplicación de la razón humana a las cuestiones éticas y sociales produzca resultados semejantes. A fin de cuentas, nuestras creencias morales y nuestras creencias científicas son medios creados por los seres humanos para lidiar con nuestros problemas y necesidades vitales.

PUBLICIDAD

carlafabri@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD