Mascotas

La preñez canina
La preñez canina

La preñez canina

La hembra canina entra en celo cada seis meses, dato a tener en cuenta si el dueño decide que se la cruce y quede preñada, estado que requerirá cuidados extras.

Una perrita no cuidada en forma es muy probable que quede preñada sin haberla programado. Pero si se opta por el cruce hay que tener en cuenta ciertos cuidados, como una alimentación diferente a la normal, la que se realizará hasta ocho días antes del parto, pues la mascota necesita una ingesta más proteica, aconseja el veterinario doctor Raúl Tuma.

Los estudios que servirán para observar la evolución de los cachorritos son “la ecografía al mes para confirmar el embarazo. Sabemos que está embarazada al ver las bolsitas con cachorritos; se controlan el crecimiento, los latidos y si no hay sufrimiento fetal al mes y medio. Se indica ocho días antes del parto una placa radiográfica para saber la cantidad de cachorros”, explica.

PUBLICIDAD

Las hembras entran en celo cada seis meses, dos veces al año, pero es recomendable la preñez en forma bianual como mínimo, según el profesional, por el desgaste de calcio que implica en el animal. ¿Cuál es el momento ideal para el cruce? El veterinario responde que “en el tercer celo, al año y medio está lista la perra que puede tener uno o siete perritos, esto varía”.

Es importante que la madre que va a tener crías tenga sus vacunas al día, su antiparasitario y, además, que reciba una alimentación adecuada.

Al momento del parto, instintivamente el animal busca un sitio seguro que puede ser un pozo en el jardín. “La perra protege a sus crías, por eso hay que destinarle un lugar a resguardo del frío. Los recién nacidos pueden morir porque la madre no los amamanta rápido, por una probable infección. Y si es una especie grande, puede aplastar a sus cachorros; la naturaleza es sabia, cuando alguna de sus crías se ve débil y con pocas probabilidades de sobrevivir, la perra lo aparta”.

Buldog francés

PUBLICIDAD

El buldog francés es dócil, buen compañero, es relativamente fácil de mantener limpio por su pelaje corto, aunque por ser braquicefálico –con la cara chata– es sensible a los problemas respiratorios. Cuando llega a la casa, su nueva familia promoverá la sociabilidad y que reciba atención a través de juegos divertidos, como por ejemplo decirle “abrí la boca y mostrame los dientes, tocarle para que se sienta en relación directa con el propietario”. Su tamaño mediano lo hace ideal para casas pequeñas y departamentos.

Dueño responsable

Un perro no debe estar en lugares que representen un peligro para su vida: terrazas en la cima del edificio, balcones o en el patio, sin protegerse del frío o la lluvia.

ADOPTAME

Scrappy doo es un mestizo de chihuahua, de dos años de edad, castrado y con vacunas al día. Se lleva bien con hembras y gatos. Contacto: 0981 919-321.

mirtha@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Silvio Rojas/AFP

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD