Mascotas

Mascotas
Mascotasgentileza

Las razones del ladrido

Los perros ladran ruidosamente para comunicarse y expresar lo que sienten. Además, acompañan con cierta postura relacionada con sus motivaciones y el dueño puede distinguirlas fácilmente.

Los ladridos del canino pueden resultar de la ansiedad, la agresividad, aunque también aúlla para llamar la atención de su dueño; en ocasiones, con tanta desesperación, en la que emite un sonido más agudo. El ser humano que conoce a su perro puede percibir por el tono de sus ladridos si se trata de un aullido casi como un llanto, o si experimenta inquietud cuando ve que entra a la casa un extraño y, entonces, su ladrido es más grave.

Cuando ladra y va acompañado de la postura, por ejemplo, si tiene la cola parada hacia arriba, está en modo de ataque o defensa, preparado. Por el contrario, cuando la cola está hacia abajo o metida entre las patas es un signo de inseguridad y miedo, típico de un perro sumiso.

PUBLICIDAD

Un perro que no ladra no es motivo de preocupación, ya que es probable que sea parte de su personalidad o su entorno tranquilo, como cuando vive en un departamento. Se conocen razas que ladran más, beagle y teckel. Mientras que los más silenciosos son los canes grandes, detalla el doctor Ricardo Cañiza, veterinario.

Es muy común que los perros que están en los patios de las casas ladren interminablemente cuando ven pasar a otro por la calle, porque lo detecta como un invasor que pasa por su territorio y ni hablar si se trata de un gato intruso.

Otra situación cuando ladra sin parar obedece a la ansiedad que le produce la separación de sus dueños. Y si es un canino sin entrenamiento, ladrará a rienda suelta y será difícil detenerlo, apunta el profesional.

Recordemos que el perro aprende muy bien entre los dos y seis meses, momento en que se le debe parar cuando su ladrido es inoportuno y excesivo. A lo largo de su vida puede aprender, pero será más lento y requerirá mucha paciencia.

PUBLICIDAD

El pekinés

Es un perro equilibrado, siempre en estado de alerta, valiente y gallardo, característica de su origen chino. Sus ojos son grandes, cristalinos, brillantes y de color oscuro. Se presentan levemente prominentes. El hocico es ancho y fruncido, con el maxilar inferior ancho y sólido, el cráneo amplio y achatado. Para exposiciones se admiten todos los colores y manchas por igual, los multicolores deben tener manchas bien definidas. No se admite el pelaje albino. Pesa entre dos y ocho kilos.

Dueño responsable

Desde pequeños deberíamos aprender acerca del respeto a los seres vivos, así los seres humanos cuidan a sus mascotas y no practican el maltrato animal.

Adoptame

Bartolomea es una caniche mestiza de 9 años, castrada y con vacunas al día. Leishmaniasis negativo. Ideal para hacer compañía a niños o adultos mayores. Contacto: Salvando hocicos, teléfono (0981) 919-321.

mirtha@abc.com.py

Fotos: ABC Color/EFE

Sofia Apkalikova/Degtyaryov Andrey/shutterstock.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD