Una mujer que nació para ser futbolista

Hace 23 años el fútbol paraguayo abrió sus puertas a un centenar de mujeres apasionadas por la pelota. De ese grupo, Irma Cuevas sigue jugando al fútbol profesional y sobresale como goleadora absoluta de Paraguay, con 632 tantos. Con la pandemia imparte clases virtuales de entrenamiento.

Mujer de PELOTAS
Mujer de PELOTAS

Era el sábado 16 de agosto de 1997 en la cancha de Silvio Pettirossi, la entonces Liga Paraguaya ponía en marcha el primer torneo de fútbol femenino. De aquella temporada inicial únicamente sobreviven dos jugadoras, una de ellas Irma Florentina Cuevas Duarte, que con 42 años es jugadora activa de Guaraní en la Primera División y sobresale como goleadora histórica del fútbol paraguayo con 632 tantos marcados (La otra es Eriberta Cabrera, que juega en el club General Díaz).

Oriunda de Pirayú, departamento de Paraguarí, Irma Cuevas comenzó a jugar al fútbol desde muy pequeña, y conforme fue creciendo, su único sueño era llegar a Asunción y destacarse en la cancha.

Su transitar no fue sencillo, pues en aquel entonces, que una niña chutara la pelota en lugar de jugar a las muñecas no era muy apreciado, ni por familiares ni la sociedad. Ella, sin embargo, no abandonó su meta y aprovechó cada oportunidad que le brindó el fútbol para brillar. “Siempre digo que nací para ser futbolista, mi talento es innato y lo descubrí desde muy joven. Todavía hoy sigo jugando y espero seguir activa muchos años más”, dice Irma, quien también fue parte de la Selección Paraguaya de Fútbol Femenino por más de una década.

Aunque durante sus primeros años no recibió el apoyo esperado siempre recuerda como ejemplo a su padre, Francisco Cuevas, quien se destacó como futbolista en la selección de Pirayú, y uno de los que impulsaron su talento. “Empecé a chutar la pelota a los cinco años cuando inicié la educación primaria, y por mucho tiempo las burlas fueron constantes, más todavía viviendo en el interior del país, donde el pensamiento es más hermético para este tipo de situaciones. A mi mamá, Florentina, no le gustaba que juegue al fútbol; me castigaba por chutar la pelota; me decía que era juego de nenes (risas). Pero nunca llevé en cuenta la oposición de mi madre, ni las críticas de la gente; era mi sueño ser futbolista y siempre tomé todo lo que me decían solo como bromas. Mi único objetivo siempre fue centrarme en la pelota”, dice.

PUBLICIDAD

Carrera exitosa

Cuando llegó a Asunción, el primer paso de Irma fue licenciarse en Educación Física, mientras que a la par, su carrera futbolística iniciaba en el Club Nacional en 1997; un año después ya era parte de la Selección Paraguaya de Fútbol Femenino. “Terminé el colegio en Pirayú, donde mi profesor de Educación Física me alentaba a ponerme como meta entrenar en algún club. Conocía mi esfuerzo y dedicación. Llegué a Asunción con la meta fija de estudiar profesorado de Educación Física y, para alegría mía, ese mismo año se inició el torneo de fútbol experimental para mujeres. Durante ese tiempo, combiné el estudio en la Escuela Nacional de Educación Física y los entrenamientos en el Club Nacional”, recuerda.

Han pasado 23 años desde que la Asociación Paraguaya de Fútbol (AFP) organizó el primer torneo experimental de fútbol femenino en el que Irma quedó seleccionada, pero –aún hoy– ella se mantiene sumamente activa en el fútbol y es ejemplo de perseverancia para un gran número de mujeres que desean hacer de la pelota más que un pasatiempo. “No hay impedimentos, pero hay que sacrificarse mucho para llegar al objetivo”, sentencia.

Aprovechar oportunidades

PUBLICIDAD

Tras su paso por el Club Nacional, Irma fue sumando goles en el Club Universidad Autónoma de Asunción: “Estoy muy agradecida con el club que me abrió las puertas, fueron dos años maravillosos donde salí goleadora con 25 tantos en la primera temporada. Luego de ese primer año fui convocada para ser parte de la Selección Paraguaya de Fútbol Femenino y disputar el torneo Sudamericano. Hasta ese momento seguía sin creer que en Paraguay exista una liga femenina, era un sueño para mí, que vine del interior solo para estudiar Educación Física y así estar un poco más cerca del deporte que tanto me apasionaba desde niña. Tras los dos años en Nacional me propusieron ir al Club Universidad Autónoma de Asunción, donde jugué por 14 años y me otorgaron una beca para culminar mis estudios y recibirme de psicopedagoga. Lo hice de la mejor manera, demostrando la importancia de poder combinar ambas actividades”.

Goleadora histórica

Durante su paso por el fútbol de Primera División, Irma logró anotar 632 goles, lo que la destaca como la máxima goleadora del fútbol paraguayo. “Algunos compañeros exfutbolistas me dicen que no han llegado a 400 goles, entonces creo que soy la goleadora absoluta de Paraguay. Espero seguir anotando muchos tantos más”.

Aunque asegura haber cumplido su gran sueño seguirá peleando por alcanzar otras metas, ya que además de jugar al fútbol profesionalmente, se dedica a la enseñanza en la Secretaría Nacional de Deportes (SND) y, tiene su propia escuela de fútbol femenino en la ciudad de San Antonio: “En este momento, por la situación que vive el país y el mundo a causa del coronavirus, estamos sin actividades presenciales, pero innovando constantemente para que todos sigan entrenando en sus casas mediante clases virtuales. Me siento orgullosa y feliz por la manera en que la SND está sobrellevando la situación; esto también es una vidriera para nosotros. Al principio me costó un poco adaptarme a las clases online, pero ya las estoy superando”.

En cuanto al apoyo que reciben hoy las niñas y adolescentes que desean dedicarse al fútbol, Irma valora que actualmente existan menos prejuicios y mucha más predisposición a nivel país. “Algunas niñas ya se están dedicando al fútbol desde muy pequeñas, dejando atrás muchos tabúes. Mi consejo para ellas es que se sacrifiquen, y que sobre todas las cosas mantengan el entrenamiento. Les pido que sean constantes, ya que el fútbol femenino está creciendo en nuestro país, evolucionando”, dice para destacar que todavía falta un gran empujón para que Paraguay esté al lado de potencias como Brasil y Argentina.

Clases virtuales

Con las actividades online impulsadas por la Secretaría Nacional de Deportes (SND) se aprovechan las capacidades de profesionales que forman parte de sus escuelas deportivas para seguir promoviendo la práctica de actividades físicas y los estilos de vida saludables en la población paraguaya. Durante este primer mes, unos 356.000 niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores participaron de las clases, que son tutorizadas por los profesionales en educación física y deportes.

Además de fútbol, actualmente la SND brinda clases virtuales de tenis, atletismo, bailoterapia, boxeo, gimnasia artística, bádminton, hándbol o balonmano, patinaje artístico, gimnasia para embarazadas, karate do, judo, entre otras. Los horarios de transmisión en vivo son de lunes a viernes de 09:00 a 14:00 y a las 18:30.

Agradecimientos a Unicentro.

Maquillaje y peinado: Beatriz Figari @beatrice_trucatore

/más info/

www.snd.gov.py

nadia.cano@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Diego Peralbo/Silvio Rojas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD