Con el camper al interior

Una forma divertida de aventurarse al interior en familia es mediante una casa rodante. Estas se personalizan hasta el último detalle y pueden llegar a ser las compañeras ideales para unas vacaciones diferentes dentro del país.

Con el camper al interior
Con el camper al interior

Fabian Köppel (27) es mitad alemán y mitad paraguayo. La pandemia lo trajo de vuelta por estos lares; se encontraba mochileando hacía cuatro años y, estando en Japón, tomó la decisión de volar a Miami junto con una tía, expectante de lo que pudiera pasar con la incipiente crisis sanitaria. Luego de pensarlo mucho, tomó un vuelo humanitario con destino a Asunción.

Pero es en Areguá donde abrió un pequeño taller para dedicarse de lleno a una actividad que le encanta: poner a punto vehículos para viajeros. Fabian estudió comercio exterior y, en Alemania, trabajó en ventas y un día sintió la necesidad de generar un cambio en su rutina. Con el dominio de tres idiomas –alemán, español e inglés– empezó una serie de viajes que lo llevaron a distintos puntos del mundo. Estando en Nueva Zelanda realizó su primer camper; se trató de su propio auto, al que le instaló una cama y una cocina para poder vivir allí mismo.

“Viajando descubrí que me gusta el trabajo con las manos”, confiesa y agrega que trabajó mucho en construcción y jardinería, en restaurantes, resorts de ski, como chofer, etcétera, pero lo que más le gustó de todo aquello fue, sin dudar, la carpintería.

Casas de fin de semana

Hoy se dedica a convertir los pequeños espacios de los vehículos que le encargan en verdaderas casas de fin de semana. El primer paso es el correcto aislamiento, mediante fibra de vidrio y membranas. Este paso es muy importante, ya que permite que el interior se mantenga fresco. Luego se vuelca a la carpintería y tapicería, dependiendo siempre del diseño elegido. Comenta que el machimbre que usa es de pino, un material bastante flexible, ideal para realizar curvas. También los realiza de lapacho, y hasta puede utilizar palets y materiales reciclados; la elección del material dependerá muchas veces de los costos que uno se anime a destinar a su casa rodante.

El vehículo que muestra en esta ocasión es una combi Volkswagen a la que dotó de cama y colchones a medida, cocina, mesa, sistema de agua con grifo para lavar los cubiertos, espacios separados para guardar ropa, puertos para cargar celulares, entre otros detalles, como luces leds y sistema de ventilación. La cama es plegable y durante el día se puede liberar este espacio para convertirlo en una cómoda salita. También se pueden incluir extractores de aire, techo solar, etcétera.

Los tiempos para terminar de convertir el vehículo en un hogar dulce hogar varían un tanto. Para este proyecto específico tardó aproximadamente seis semanas, con algunos retrasos por el clima húmedo –que no permite un rápido secado de las partes–.

Este tipo de vehículos es ideal para lanzarse al turismo interno; perfecto para un momento en el que viajar al exterior sigue sin ser una opción del todo viable. Un móvil con estas características invita a un tiempo de calidad, para compartir y vivir una experiencia diferente.

alba.acosta@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Silvio Rojas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD