Amor triplicado

La noticia de su embarazo la dejó muda por unos instantes; cuando le dijeron que no esperaba uno solo, ¡sino tres! Esta y muchas historias de amor comenzaron con un gran susto y siguen con las mayores muestras de ternura.

Nathalia De Souza con sus trillizas.
Nathalia De Souza con sus trillizas.Silvio Rojas

Este Día de la Madre será muy diferente para Natalia De Souza (35) y toda su familia. La presencia de las bebitas Isabella, Lucía y Camila vino a cambiarlo todo.

Cuenta la orgullosa mamá que al enterarse de que no debía preparar una sino tres cunas su primera reacción fue la de un gran susto: “Me tuvieron que ayudar a levantar, sentí como si me desvaneciera, me quedé toda blandita”, recuerda entre risas.

Relata que tras este primer momento de shock, a medida que fue divulgando la noticia, recibió muchísimo apoyo de sus amigos y parientes. Al comienzo no lo difundió mucho, ya que había mucho riesgo de pérdida, pero la emoción no logró evitar que recurriera primero a sus compañeras de colegio y más adelante a su mamá, hoy flamante abuela de sus primeras tres adorables nietas.

Natalia trabaja en un banco, al que ansía poder volver pronto, y recuerda que también la apoyaron mucho desde el primer momento, hasta hoy. ¡Es que los tíos por tres están igual de felices con la llegada de las bebas!

Aprender a diferenciarlas

La panza no tardó en mostrar un tamaño considerable, aunque admite que muchos observaban que no era tan grande como uno esperaría. Pero ella se sentía muy grande, recuerda, puesto que cargaba con varios kilos extras en el cuerpo.

Para un embarazo de estas características se requiere de un reposo diferente. “Yo no tenía los típicos problemas de embarazo como diabetes gestacional o presión alta, etc., pero los doctores me decían que la clave o el éxito de mi embarazo era el reposo. Por eso desde el quinto mes ya hice el reposo”, comenta.

Hizo teletrabajo y permaneció en su casa casi hasta dar a luz. Hoy las pequeñas tienen solo un poco más de un mes y son las estrellas de la casa.

Isabella, Lucía y Camila son los nombres elegidos, y escogió solo uno para cada una porque “ya había que pensar por tres, imaginate por seis”, ríe. Cuenta que hasta el momento le parecen igualitas, aún no logra identificarlas, por eso hacen todo por turno y con pequeños carteles. “Hasta ahora nos confundimos. En el hospital tenían las pulseritas, pero se cayeron”.

La primera en salir fue Isabella, y hasta hoy es quizás la más gordita, la más grande, dice la mamá; pero esta pequeña diferencia de tamaño se va difuminando a medida que las otras dos también van ganando masa, por lo que vuelve a ser difícil distinguirlas. Luego vino Lucía y después Camila, y este es el orden que hasta hoy mantienen para organizarse con ellas.

Otro detalle que ayuda a asegurarse de quién es quién, son unos pequeños hoyuelos en el rostro de la mayor de las hermanas; basta que dé vuelta la mejilla o esboce una sonrisa.

Una vida muy diferente

Sin dudas es una maternidad desafiante, por lo que cuenta con asistencia de una enfermera a la noche, así se puede dar el lujo de dormir unas horas. “Cuando ella no está puede ser muy duro, porque a veces lloran las tres al mismo tiempo”, cuenta y explica que preparar los biberones para las tres, calmarlas a las tres, intentar ocuparse de las tres al mismo tiempo puede ser un gran reto.

También la mamá de Natalia, la feliz abuela, está al 100% con ellas, y con ese trabajo en equipo llevan adelante la nueva vida que enfrentan con mucha felicidad. Cada día es un aprendizaje.

La rutina comienza siempre a las seis de la mañana y se da paso a la constante repetición de acciones como darles de mamar, darles biberón, etc. “Toda mi rutina es por y para ellas”, confiesa. En IPS cada tres horas les cambiaban y luego les daban de comer, y la familia De Souza hace lo posible por mantener dicha rutina para una mejor organización en casa.

En cuanto a la personalidad de las nuevas integrantes sí se notan diferencias, dice la mamá. Una es la más escandalosa, la que más grita, las otras se disputan el puesto de la más tranquila. Aún no tienen mucho contacto entre ellas, pero de vez en cuando las ponen más juntas para que se toquen y se vayan conociendo más.

Los cambios en la casa no tardaron. ¿Cómo ubicar tres cunas? La solución fue una inversión a futuro. Las hermanitas duermen en una gran cama de dos plazas de tamaño, que más adelante se puede separar en una simple y otra de dos pisos, para cuando sean más grandes. Colores rosa y otros tonos pasteles acarician la vista de quien visite la habitación múltiple y la imagen de las tres durmiendo es de lo más conmovedora.

Las postales familiares no paran. A mamá y abuela les encanta fotografiar a las nuevas integrantes, y ellas posan con gracia para cada cuadro.

Los esperados nietos

Su reacción al enterarse fue de felicidad total, confiesa Nancy, la hoy abuela a tiempo completo. “Yo siempre quise muchos nietos, siempre decía que me voy poniendo vieja y aún no tengo nietos”, dice. Su hija Natalia le regaló una remera con tres monitos y la inscripción que decía “abuela de tres”, pero en portugués, ya que ella es de nacionalidad brasileña. Al comienzo no entendió, pero luego estalló de alegría y agradeció mucho a Chiquitunga, ya que siempre le encomienda que cuide la salud de sus hijos. “Me mandó tres luego”.

Fue tanta felicidad que no sabe cómo explicar, dice. “Ser mamá es una felicidad enorme, pero abuela, es el doble”, afirma. Ahora todo el tiempo pasa con las nietas y es parte esencial del equipo que cuida a las bebés.

Embarazo y más allá

En líneas generales su embarazo fue muy normal, recuerda Natalia, pero el posparto sí fue desafiante, ya que permaneció un tiempo con mucho dolor. “Por ser trillizas era un riesgo, y por ser el caso con una sola placenta, más”, explica, por lo que siempre hubo un miedo. Cuando es una sola placenta hay riesgo de que no coman todas lo suficiente o que tengan restricciones de movimiento a semanas muy prematuras ya, comenta.

Raúl Fanego Rodríguez, médico cirujano especialista en Ginecología y Obstetricia, explica que embarazo múltiple significa que una mujer tiene dos o más bebés en el útero, y los bebés pueden proceder del mismo óvulo o bien de óvulos diferentes. Los bebés que proceden del mismo óvulo se llaman idénticos.

En un embarazo múltiple el riesgo de un parto prematuro es altísimo, de hecho la principal complicación es un parto prematuro, comenta el profesional y agrega que el más grande desafío de un embarazo de esta índole es llegar al término, con buen peso, y que nazcan con vida todos los bebés. “Además es importante un buen control para evitar complicaciones”.

Este tipo de embarazo generalmente se produce cuando más de un óvulo se fecunda y se implanta en el útero. “Existen diversos factores, naturales y tecnológicos, que pueden predisponer a la futura mamá a un embarazo múltiple, como ser la herencia genética, es decir, que si hay antecedentes familiares de haber tenido embarazo múltiple, hay posibilidad de tenerlos en las siguientes generaciones”.

También se puede concebir un embarazo múltiple con tratamiento de fertilidad, tal como la fecundación in vitro, en la que el médico extrae los óvulos, recolecta una muestra de esperma y después combina el óvulo y el espermatozoide en una placa. El especialista aclara que la futura mamá, como medida general, deberá descansar diariamente entre 8 y 10 horas para prevenir contracciones uterinas, rebajar la actividad física a medida que avanza el embarazo, así como los viajes, y seguir una alimentación adecuada con suplementos diarios de ácido fólico, además de hierro para evitar anemia.

Los miedos más comunes son que ocurra un aborto espontáneo de uno de los fetos (lo cual generalmente ocurre durante el primer trimestre); que el parto y el nacimiento de los bebés sean prematuros –antes de llegar a las 37 semanas, por ende, podrían necesitar entrar en terapia–; que se puedan producir malformaciones, entre otros. El ginecólogo consultado comenta que una mujer que tuvo un embarazo múltiple puede volver a tenerlo, se basaría en una tendencia de la madre a la ovulación múltiple.

Mitos sobre embarazos múltiples

Existen sin embargo varios mitos en torno a los embarazos de más de un bebé. El Dr. Fanego cita algunos como:

Los bebés procedentes de embarazos múltiples siempre son iguales.

Todos los embarazos dobles terminan en cesárea.

Si las madres con un bebé comen por dos, las de gemelares deben comer por tres.

Los embarazos múltiples siempre nacen de pretérmino.

Los embarazos múltiples siempre nacen con bajo peso.

Más info

Instagram: @raulfanego

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.