Una escritora concebida en la clandestinidad

Los tiempos de la dictadura dejaron secuelas imborrables para muchos. Poder superar las situaciones que a uno le haya tocado vivir y dejar un testimonio de aquello es un acto de valentía.

Sofía Raquel Fernández Casabianca.
Sofía Raquel Fernández Casabianca.SILVIO ROJAS

Corría el año 2018 cuando Sofía Raquel Fernández Casabianca tomó la decisión de escribir; en ese entonces nació un libro de las cartas que sus abuelos separados por cuestiones políticas y de salud intercambiaban; luego publicó un libro de cuentos y más adelante surgió una novela.

Hoy cuenta con su última publicación, un libro testimonial bajo el título: Concebida en la clandestinidad. La obra es un valiente intento por desprenderse de una vez por todas de las sombras de aquel tiempo nefasto de nuestra historia: la dictadura.

Comenta que el nombre del libro es literal, ya que sus padres se casaron en 1955 y su papá era comunista; ese matrimonio fue marcado y él era un perseguido político de la época. “En el Colegio Nacional mi padre conoce al segundo hermano de mi madre, Luis Casabianca, quien luego fue su compañero en la Facultad de Derecho. Se hicieron febreristas y luego comunistas. En medio de todo eso se casa con mi madre y en plena luna de miel fue llevado a un confinamiento. Así fueron los 14 años que duró el matrimonio”, relata.

Cuenta que su madre le confesó que sabía qué día fue concebida Sofía Raquel, ya que al día siguiente de encontrarse con su marido, a él lo habían encerrado por 4 años en la Comisaría Tercera. “Mi paseo de los domingos era ir ahí úpa con mi mamá hasta los 4 años. Lo que más recuerdo de aquel tiempo son estos barrotes”, dice al tiempo que señala la foto de portada de su libro.

Historia marcada por la ausencia

Al salir de prisión su padre migra a la Argentina y forma otra familia allí, dejando a sus tres hijas y esposa solas. “Ser separada en la década del 60 ya era difícil, pero más serlo de un comunista”, enfatiza. Tras la caída de la dictadura su padre vuelve, pero la familia en Paraguay ya tenía su vida hecha, reflexiona.

“Yo tenía ya 24 años, estaba casada y esperando a mi primera hija. Sentía mucha molestia cuando él se acercaba, en mi mente él nos había dejado por preferir su vida política”, prosigue. Cada intento de estar presente a ella le costaba mucho, ya que había visto llorar a su madre por años estando sola.

Haber escuchado siempre hablar de los comunistas y tener que quedarse muda en cada ocasión le habían pesado mucho, generado problemas sicológicos, de autoestima y ataques de pánico con los que lucha hasta la actualidad. “Había sido que se llamaba estrés postraumático”.

Poder procesar todo aquello le llevó varios años y este libro es parte de ello. Como hija de víctimas de la dictadura concluye que fue el régimen que le había separado de su padre. Documentar cómo fue la historia de una familia que había sido desmembrada fue un proceso muy fuerte y doloroso, pero es una manera de canalizar emociones y un camino sano para abrazar el vínculo, aunque hoy ya no esté.

Más info

https://grupoeditorialatlas.com/

Instagram: @quijotepy

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.