EL BAÑO, ese lugar sagrado…

Sitio democrático como pocos es el baño. Ni las urnas, ni el voto popular ni el referéndum nivelan a la humanidad con la misma paridad que la evacuación. Allí sí que todos somos iguales.

Para la misma actividad, visitan el sanitario la estrella de rock Steven Tyler, Carlos Martini, Barack Obama, Angelina Jolie, Fernando Lugo, Bill Gates, Yolanda Park, Lionel Messi y Julio Grondona.
Don Miguel de Cervantes Saavedra, autor de Don Quijote de la Mancha, dice: "En este lugar sagrado donde acude tanta gente, hace fuerza el más cobarde y se caga el más valiente".

Estudiando el pasado de la Antigua Roma, las crónicas dan cuenta de que en el año 1 d. C. estaban registradas 32.000 prostitutas, a las que se podía encontrar en burdeles, lugares con licencia municipal cercanos a los circos y anfiteatros, o en sitios en los que el sexo era un complemento de la actividad principal, como tabernas, baños o posadas.

El lugar favorito para las relaciones sexuales eran los baños, ofreciendo sus servicios tanto hombres como mujeres. Existían algunos prostíbulos frecuentados por mujeres de clase alta en los que obtenían servicios de jóvenes, conocidos como spadoni, calificativo relacionado con el buen funcionamiento y tamaño de sus atributos masculinos. Un anticipo de los actuales taxi boys. Qué onda liberada la de las romanas de aquel tiempo.

Abordé el tema baño con motivo del accidente que el líder de los Aerosmith sufrió en el bathroom de su hotel, en Luque, Paraguay, "una pobre nación de Sudamérica", según la corresponsal de Reuters, Daniela Desantis (Aerosmith planned to perform in the poor South American nation of Paraguay on Tuesday during a tour through Latin America).

Publicado en distintos sitios de la Red, el informe de Daniela Desantis motivó la reacción de lectores paraguayos de distintos puntos del globo, que en cantidad comentaron su malestar. Es que la verdad duele y, sobre todo, es argel decirla.

Imposible olvidar que en las letrinas más inmundas suele brotar la creatividad de los grafiti, que resultan todo un género en sí mismo. A tal punto que el escritor y productor de recitales de bebop Robert George Reisner hizo una compilación llamada Graffiti (inscripciones en los baños), y Ediciones Papiro tradujo y editó en la Argentina. A modo de conclusión, y ja puka mi haguâ, una breve selección de esos grafiti para leerlos en la comodidad del trono:

Tengo lo que toda mujer quiere. (Debajo le respondieron) Debes tener una zapatería.

El inodoro es esencialmente como el arpa: un instrumento para ejecutar solos.

¿Por qué mirás acá? El asunto está en tus manos.

Nosotros somos la gente de la que nuestros padres nos enseñaron a cuidarnos.

Estoy sentado en el maloliente hoyo, algún hijo de puta se robó el rollo.

Acérquese un poco más, lo tiene más corto de lo que piensa.

Dios te observa, de modo que dale un buen show.

Si este último lo hubiera leído Tyler, a lo mejor no se hubiera resbalado tan aparatosamente en el chuchi retrete de su hotel.  
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.