Juguetes para grandes

La inspiración de construir camioncitos de madera le nació a Dante López luego de que hiciera un tractorcito para su hijo. De aquel primer juguete, hecho de cartón, el joven artesano realiza réplicas exactas de vehículos utilitarios.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/24TETF4BNJC4NBQWLWYHBXZOQE.jpg

Dante López (27) es un artesano de Itá que construye objetos de madera desde hace, aproximadamente, un año. Pero desde hace cuatro meses que se dedica a las réplicas de camiones semirremolque. “Hasta el momento llevo hechos más de una docena”, comenta. Su primer trabajo fue un pequeño tractor para su hijo Aarón, de dos años. “Pero aunque era muy original, estaba hecho de cartón”, recuerda. 

En esa época trabajaba en una estación de servicios. Un compañero de trabajo vio el juguete, le gustó y le pidió que le hiciera uno para su hermanito. “Se me ocurrió hacerlo de madera, para que tuviera mayor duración”. Cuando llevó el tractorcito al trabajo y su jefe lo vio, le pidió que le hiciera un camión cisterna. “Él es fanático de ese tipo de vehículos”, comenta. Fue entonces que le nació la idea de realizar las réplicas idénticas y exactas. 

Autodidacta, comenzó a investigar en internet los métodos para construirlas. “Sin tener ningún tipo de estudios, me lancé a esto”, revela. Aunque resalta que siempre le gustaron, porque en su familia la mayoría son camioneros y él trabajó, también, muchos años como conductor de camiones. “Dejé de viajar cuando nació mi hijo. No quería alejarme de él”, revela.

Conforme al modelo, elaborar un vehículo utilitario le lleva entre tres, cinco y hasta siete días. “Depende, también, de los detalles que tenga. Entonces, toma un poco más de tiempo”. Generalmente, trabaja solo, pero si el pedido es muy elaborado, cuenta con la ayuda de su padre. Destaca que para construir los camioncitos, además de tener conocimientos de carpintería, también hay que saber de chapería y pintura. “Y de mecánica, para poder adaptarles los sistemas con los que cuenta un camión real, en cuanto a suspensión, dirección, luces. Hay que saber más que solo carpintería”, subraya. 

En referencia a los precios, desde aquel primer rústico cisterna, que cobró G. 200.000, ahora, a medida que va evolucionando y afinando la confección, los camioncitos utilitarios, como un semirremolque, pueden llegar a costar mucho más, de acuerdo al modelo y tamaño. “Por ejemplo, un transganado, que es muy grande, lleva mucho más trabajo y tiempo”, indica. 

Hasta ahora, lo más llamativo que realizó es la carreta mbarete, una réplica de una “carreta treme treme” brasileña, considerada el sonido automotor más poderoso del mundo. Es una especie de discoteca móvil. “Como el original es brasilero, el dueño no quiso que se llame así, entonces le pusimos carreta mbarete. Tiene autorradio, ocho parlantes, bluetooth, entrada de pendrive y un transformador que convierte 220 V a 12 V”, detalla.

Dante apunta a que las réplicas sean lo más exactamente idénticas posible y, más adelante, hacer andar los vehículos. Pretende integrarles un sistema de control remoto, un motor y que se puedan mover. “Los clientes que me compran, en su mayoría, son niños grandes, igual que yo. A más de uno le va a gustar que la réplica de su vehículo se mueva al igual que el original. Eso es lo que estoy proyectando en un futuro no muy lejano. Lo quiero implementar un poquito después de fin de año”, señala. 

Resalta que, actualmente, se gana la vida con esta actividad. “Se vive bastante bien, gracias a Dios, ya que tengo varios pedidos”, subraya. Como dice más arriba, la mayoría de sus clientes es gente adulta que compra los camioncitos para ornamentar su negocio u hogar. “O los mismos camioneros. Tengo una clientela muy variada”, comenta Dante, un joven emprendedor que hace juguetes para grandes.

Sepa más

Facebook: ADL Trucks. Tel.: (0984) 524-057.

mpalacios@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Virgilio Vera.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.