Noche del pan y el vino

Con Canciones de amor, interpretadas por consagrados artistas, la Fundación Dequení deleitará los oídos de los asistentes al gran espectáculo que realizará a beneficio del programa de atención de la primera infancia en su ya tradicional evento solidario anual.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YE3QOQUU3JGV7IG4LWJ2JZU6DY.jpg

La Fundación Dequení organiza la 20.a edición de la Noche del Pan y el Vino, que este año será con Canciones de amor, a beneficio de su programa Guata Ñepyru˜ para la atención de la primera infancia. Como todos los años, los organizadores del evento, Andreza Ortigoza (directora ejecutiva de la Fundación Dequení) y el equipo de voluntariado, junto con la producción integral de Marlene Sosa Lugo y Ana Scappini, prometen una gala inolvidable, que incluirá a artistas nacionales, quienes brindarán al público lo mejor de su arte, el jueves 10 de mayo, a las 20:00, en el Teatro José Asunción Flores del Banco Central del Paraguay.

En esta edición, el motivo que unirá a varios artistas en el escenario será la primera infancia. El evento solidario busca promover el programa Guata Ñepyru˜, para la implementación de espacios de estimulación temprana a niñas y niños de uno a cuatro años, así como la protección y el desarrollo de sus potencialidades físicas, mentales, emocionales y sociales. 

El espectáculo, cuyo presentador será José Antonio Galeano, estará compuesto por dos momentos. El primero consistirá en la singular propuesta de Bochín Teatro Clown para recibir a los asistentes con la invitación a jugar a ser niños, con el mensaje que destaca la importancia de la educación en la primera infancia y que contará, además, con la participación de niñas y niños de la Fundación Dequení.

PUBLICIDAD

“La intención es interactuar con el público que va llegando, recordándoles que alguna vez fueron niños y, de esa manera, concienciar sobre la importancia de la primera infancia. Habrá juegos protagonizados por integrantes de nuestro grupo y con los mismos niños del Dequení. Esperamos que el mensaje sobre la educación, sobre el Guata Ñepyru˜, llegue a la mayoría de los que asistan a este evento, en el cual, además de compartir exquisiteces, se puede disfrutar de un buen show y, a la par, ayudar a que los programas de la fundación sigan proyectándose”, explica Jorge Brítez, de Bochín Teatro Clown, que participará por primera vez del encuentro anual, pero que ya ha trabajado en algunos programas con los chicos de Dequení.

En la segunda parte, el Grupo Sembrador, Ricardo Flecha, Lizza Bogado, Andrea Valobra y Eurolatin (Cristina Bitiusca y Alcides Ovelar) ofrecerán Canciones de amor con un repertorio nacional e internacional, acompañados de una orquesta de cinco músicos, dirigida por el maestro Óscar Fadlala, quien, al respecto, señala que constituye una gran responsabilidad dirigir el talento de estas privilegiadas voces del universo musical del Paraguay, quienes estarán por primera vez juntos en un escenario.

“Hay varias generaciones del canto unidas en el espectáculo, cada una con un estilo distinto. Sonarán canciones de amor de todos los tiempos, en un show lleno de ternura y emociones”, comenta. Fadlala dirigirá una orquesta base con Gabriel Colmán, en guitarra; Tato Zilli, en bajo; Dani Pavetti, en percusión y Víctor Scura, en teclados. Igualmente, se contará con la participación especial de Giovanni Primerano en piano. 

En palabras de José Antonio Galeano, presentador del evento e integrante del grupo Sembrador, el amor, cuando es silencioso, se expresa en gestos. “Cuando el amor es cantado, ilumina espacios y emociona almas. Dequení nos convoca a cantar al amor, en el marco siempre grato y tradicional de su Noche del Pan y el Vino, y lo hace justamente para iluminar, con versos y acordes, vidas niñas que mañana serán, gracias a ese canto convocado y compartido, la cara más solidaria de un país más fraterno y hasta mejor”, afirma. 

Para Lizza Bogado, cuando el amor es el eje conductor, nada puede estar mal. “La esperanza se pone sus mejores galas y la alegría inunda de colores nuestras vidas”, asegura y agrega que, particularmente, se siente muy feliz de compartir esta hermandad de artistas para una causa que debería ser imitada por muchos. “El amor no tiene colores, atraviesa barreras y hace que el mundo aún pueda tener un mejor futuro. Que la gente se suba a este barco. Les esperan hermosas sorpresas”, promete.

Según Ricardo Flecha, cuando uno apunta, dispara y canta por amor se tiene la certeza de que se dará en el blanco. La canción, como el amor, es urgente y es una flecha encendida que surca el aire. “Sin amor es imposible ser libre. Solo este engendra melodías.

Solo el amor nos hace eternos. Gracias a Dequení por darnos la oportunidad de amar y ser libres”, asegura y añade que, finalmente, uno canta para ser feliz y hacer feliz a la gente. “Esa noche del 10 de mayo seremos amor, suspiros, caricias y canciones”, asegura.

Como mamá primeriza con un niño en la plenitud de su primera infancia, Andrea Valobra señala que no puede dejar de reconocer el trabajo de Dequení en todos estos años y la necesidad enorme de concienciar a la sociedad sobre la importancia de un acompañamiento a nuestros niños y sus padres en la etapa fundamental para el desarrollo de todo su potencial, para que puedan convertirse en eso que sueñan ser. “Formar parte de esto, desde mi lugar de artista, es siempre un honor y una responsabilidad enorme. Esa noche vamos a poder compartir con el público todos esos regalos, sensaciones y emociones”, anticipa. 

Cristina Bitiusca, de Eurolatin, comenta que el amor se cultiva y se educa. Educar el amor fomenta la autoestima y la empatía, y la mejor manera de demostrarlo es en nuestros niños. Ellos son la esperanza del mañana. “Cultivar el amor en los niños es como regar un arbolito. Vamos a ayudar en que este árbol crezca y se fortalezca en ese amor, comenzando por estos pequeños gestos y asistiendo a esta hermosa causa que nos propone la Fundación Dequení. La Noche del Pan y del Vino es una noche muy especial, en la cual la educación y el amor van de la mano, integrando y fusionando a los artistas nacionales”.

La producción del show está a cargo de la dupla Marlene Sosa Lugo y Ana Scappini, como desde hace ocho años. Para ellas, mantener esta relación con Dequení no es tarea fácil, ya que en cada edición tienen que superarse a sí mismas. “Hemos disfrutado con ellos ocho años de espectáculos diversos, con la participación de muchísimos artistas. La apuesta a lo nacional es destacable desde la fundación. Este año vamos a presentar Canciones de amor, una propuesta con música de todos los tiempos y géneros, con voces que suenan increíbles como protagonistas y, también, fusionados en el escenario. La participación e interacción de Bochín Teatro aportará el mensaje de una mirada urgente e importante a la primera infancia, esa etapa en que los niños nos necesitan prioritariamente”.

Guata Ñepyrû

“Dentro de este programa implementamos dos proyectos. Uno de ellos se denomina Los encuentros de la alegría, y el otro, Alfombrita viajera”, explica Mariane Breuer, gerente de Empresas Solidarias de la fundación. 

Lo único que varía entre los dos proyectos es que Los encuentros de la alegría se desarrollan en Costa Sosa, Luque. Allí, Dequení cuenta con un centro comunitario en el que los niños van a recibir servicios de estimulación temprana. El proyecto Alfombrita viajera, que se comenzó a implementar el año pasado, se desarrolla en Luque, Nueva Italia, Ypané y San Antonio. “Para mí, es el proyecto más hermoso que tenemos. Debido a las grandes distancias que los niños y padres debían recorrer para llegar a los centros comunitarios, Dequení toma la decisión de ir hasta sus casas a brindar el servicio de estimulación temprana”, comenta.

La parvularia lleva los materiales y va a las casas de familia. La ventaja de este servicio radica, principalmente, en que las madres acompañan en todo momento el servicio de estimulación y, a la vez, replican eso en sus hogares. Entonces, la adaptación del niño es mucho más rápida que cuando está solo, porque él se siente mucho más a gusto en un ambiente familiar. 

Breuer considera que detrás de todo esto está el mensaje a las madres de que no es necesaria una infraestructura lujosa ni contar con juguetes caros para realizar estimulación temprana. “Lo único que se necesita es amor, cariño, respeto por los hijos y voluntad para implementar lo que hacen las parvularias. Usamos materiales reciclados, por eso es muy factible que ellos pueden hacerlo en sus casas”, detalla.

Según Breuer, el objetivo del servicio de estimulación temprana es que los niños ingresen al preescolar sin problemas de adaptación y con un mejor comienzo a la educación formal. “Este proyecto se ha desarrollado con mucho éxito”, destaca. 

Sepa más 

Las entradas están en venta en la Red UTS. 

mpalacios@abc.com.py

Fotos: Gentileza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD