Pedro Gamarra Doldán: Un investigador permanente

El doctor Pedro Gamarra Doldán, definido como un investigador permanente; una persona de acuciante lectura, ya que “devora” un libro por día, y un don de Dios, según sus palabras, se prepara para nuevos desafíos. En su haber ya tiene varios libros publicados, algunos con ayuda del Gobierno español y otros con el francés. Actualmente, se encuentra investigando sobre las Ligas de las Naciones en el Paraguay. Sin duda, un ciudadano amante de la cultura y el derecho.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/7XVXCCL5QVF6VHPBCPFNA3AXLA.jpg

El doctor en leyes Pedro Gamarra Doldán demostró su interés hacia la literatura desde muy temprano, coleccionando suplementos culturales de La Tribuna y otros, como Asedio y Alcor. Luego, afianzó su pasión durante sus años estudiantiles en el colegio San José, en la Academia Literaria, liderada por el padre César Alonso de las Heras.

El peso de su pluma se vio reflejado en escritos como La última cruzada, algunos cuentos judiciales; General Charles de Gaulle, en el cincuentenario de la visita a la República del Paraguay; Españoles ilustres en el Paraguay, Ensayos. La demografía paraguaya.

También tiene planeado realizar una antología con las varias publicaciones realizadas en los diferentes medios de comunicación del país, más de mil. “Me considero un libertario de las letras, un investigador permanente, una persona de acuciante lectura, ya que leo un libro por día”, cuenta.

PUBLICIDAD

Fue también profesor de la Academia Diplomática Literaria. Como referente lo tiene a Raúl Amaral. “Él no transcribía a otros, sino iba a la fuente e investigaba. Esa actitud le permitió poseer 40.000 fichas, una suerte de Informconf en miniatura, pero de carácter cultural. Su influencia para ir a la fuente fue decisiva en mi formación”.

El letrado considera esencial transmitir sus conocimientos, casi como una obligación. Dice que tiene sentido si es comunicado. Y cuánta razón. Solo es valioso si se transmite; si no, queda encerrado y no se aprovecha. “Mis tareas como escritor e investigador deambulan entre el Derecho y la cultura. Soy un luchador civil totalmente independiente de grupos políticos y culturales, aunque, por supuesto, tengo mis ideas políticas y mi estética cultural. Mis escritos abarcan, justamente, esos temas de jurisprudencia y cultura”, expresa desde su escritorio, ubicado en Loma Tarumá, donde junto con su esposa, María Teresa Pozzoli, lideran la Fundación Asunción (Gamarra-Pozzoli) con la que buscan posicionar la memoria histórica; todo lo relacionado al arte y la cultura, además de enriquecer una biblioteca, un banco de datos, disponible para toda la ciudadanía. “Tengo más de 12.000 volúmenes; será un legado para los jóvenes ávidos de investigar y un cierre a mi vida, como un testimonio de lo que pude crecer, creer, y por la independencia. La meta es, en un par de años más, tener todo bien organizado por temas y fechas, con un bibliotecario”.

La señora Pozzoli, igualmente, es una incansable luchadora del rescate del festejo de la Loma Tarumá, una de las famosas siete colinas de Asunción. Cada 24 de setiembre, día de la Virgen de la Merced, se realizan actos para conmemorar y rescatar la identidad del lugar.

Volviendo a las labores del doctor Gamarra Doldán, cuenta que se encuentra investigando sobre las Ligas de las Naciones en el Paraguay. “Fue la antecesora de las Naciones Unidas, de las que el Paraguay fue parte entre 1920 y el 23 de febrero de 1934, año en el que nos retiramos cuando ocurrió la Guerra del Chaco. Esta nos declaró no país beligerante, sino que levantó el embargo de armas que mediaba contra Bolivia y nuestro país”, explica a modo de reseña.

También centra sus conocimientos sobre la demografía en el Paraguay, un libro con el que pretende abarcar la población paraguaya de los pueblos originarios; es decir, cuándo llegaron los españoles y de dónde provenían, cuál fue la población, cuándo fue la primera y segunda revolución comunera, cuándo fue la independencia ante el Gobierno de Francia, de los López y, además, cuáles fueron los ingresos o principales productos de la economía, como la yerba, el tabaco y la madera, entre otros puntos.

Igualmente, busca rescatar las memorias del padre Manuel Gamarra, quien contribuyó con su arte religioso. “Fue un gran orador sagrado, compuso músicas muy conocidas y poemas. Estoy trabajando en dar a conocer su vida”.

Otro aporte en proceso es una obra sobre la vida de Pedro Lamy. Todavía hay más. “Quiero publicar una labor sobre la poesía, los poetas y mis poemas. Voy a realizar una selección de los que no me causen vergüenza”, bromea.

No para. “Tengo pendiente un texto sobre el nacionalismo en el Paraguay. Sobran materiales inéditos. Me privé de muchas vacaciones para invertir en documentos y pienso publicar con el debido análisis”.

El matrimonio Gamarra-Pozzoli, también, posee una casa en la ciudad de Piribebuy, un oasis de paz y cultura en el que se conjuga la naturaleza con los conocimientos.

Definitivamente, el doctor Gamarra Doldán es un lector consumado, hábitos que adquirió de su padre, madre y hermanas. “Es un defecto familiar”, afirma riendo. Claro que sus años de juventud, colaborando con la Academia Literaria del San José, también añadieron y le fueron abriendo las puertas hasta convertirlo en un gran creador de libros.

ndure@abc.com.py 

• Fotos ABC Color/Javier Cristaldo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD