Practicar la igualdad

Con el proyecto Transformando Estereotipos a través del Deporte, Plan International está trabajando en 29 comunidades de Guairá y Paraguarí, para organizar prácticas de fútbol mixto entre niños y niñas, con el objetivo de desarrollar valores de igualdad y convivencia.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CS6S67TJBBCXNGUIA7ST5QSFLU.jpg

Plan International es una organización que viene trabajando hace más de 20 años en nuestro país a través de diferentes proyectos que buscan promover los derechos de la niñez, la adolescencia y, especialmente, asegurar que las niñas y adolescentes puedan vivir en igualdad y entornos libres de violencia. “En ese sentido, estamos trabajando en cuatro departamentos del país: Caaguazú, San Pedro, Guairá y Paraguarí”, comenta Noelia Errecarte, gerenta de Unidad de Programas para Guairá y Paraguarí.

Gracias al proyecto Transformando Estereotipos a través del Deporte, Plan International junto con voluntarios de 29 comunidades de Guairá y Paraguarí han constituido comisiones deportivas para organizar prácticas de fútbol mixto entre niños y niñas, con el objetivo de que desarrollen valores de igualdad y convivencia y, además, cuenten con espacios de recreación saludables en sus comunidades. “En estas localidades están llevando adelante la iniciativa de transformar estereotipos a través del fútbol, el deporte”, expresa.

Más de 300 niñas y niños participarán del proyecto, para lo cual son capacitados voluntarios y voluntarias de la comunidad para ser guías deportivos que generen espacios de prácticas de fútbol, promuevan la participación, el buen trato, juego cooperativo e igualdad de niñas y niños en equipos mixtos. Esta iniciativa surge en el marco de un proyecto que busca empoderar a las niñas. “Nuestro proyecto de niñas al poder viene trabajando desde hace varios años con grupos de niñas líderes que, realmente, ya se están destacando en sus comunidades, y son un ejemplo para otras en cuanto a liderazgo y participación”, subraya.

PUBLICIDAD

Según Errecarte, en el marco de este proyecto, Plan International busca promover y empezar a transformar los prejuicios y estereotipos que todavía se tienen en relación con cómo debe ser una niña o un niño, y que son el origen de muchas de las situaciones de discriminación y violencia que, luego, se manifiestan en la adolescencia o edad adulta. “En este caso, la iniciativa es, puntualmente, trabajar desde un espacio comunitario de práctica de fútbol, con la expectativa de que esos valores que vamos a ir sembrando en los niños y niñas van a trascender a otros ámbitos en la vida en comunidad”, detalla.

Esta actividad es un trabajo compartido entre Plan y los referentes comunitarios, en el sentido de que hay una comisión deportiva constituida por madres y padres, y son estos referentes comunitarios los que se encargan de convocar a las niñas y los niños, y designar un entrenador voluntario, quien también recibe un acompañamiento de la organización en su formación en cuanto a la técnica deportiva o fútbol, contar con herramientas y guiar bien esas prácticas. “A su vez, también, los vamos formando en cómo construir con los niños y niñas esa convivencia basada en el respeto y la igualdad, que es lo que, finalmente, queremos instalar”, señala.

En cada comunidad se va consensuando el horario y los días para las prácticas. Como en cada compañía, lo que nunca falta es una cancha de fútbol, los niños y niñas se autoconvocan y juegan al fútbol. “La intención es generar, luego, intercambios de encuentros deportivos entre las diferentes comunidades; promover también partidos amistosos, que van a ser ocasión para que sigamos trabajando estos valores de sana convivencia, y no solo con los chicos, sino también con mamás, papás y cuidadores en general”, remarca.

Este es otro componente en el que desean trabajar de manera trasversal, para que cambien su percepción de lo que su hija puede llegar a hacer. En este sentido, el rol que ejerce un hermano mayor, tío, padre para transmitirle a la niña autoestima, confianza en sus capacidades e influir positivamente en su vida es sumamente importante. “Eso es lo que queremos empezar a rescatar también: el involucramiento de estas figuras masculinas de influencia y, a su vez, trabajar con ellos la conciencia de que es importante que en la casa, escuela, cancha, ellas tengan un ambiente libre de violencia”, puntualiza.

Resalta que es importante insistir en una crianza positiva y entender que la violencia no es solamente física, sino también verbal. Cómo los tratamos, cómo nos dirigimos hacia los niños y niñas. Evaluar cómo estamos en la casa, en la familia. Entonces, es un proyecto que, si bien se enfoca en el fútbol como un medio, también en que sea lo más integral posible. “El fútbol va a ser la herramienta que ayudará a contribuir a generar ese ambiente libre de violencia, y basado en la igualdad para niñas y niños”, enfatiza.

Se han distribuido pelotas de fútbol, chalecos de prácticas, conos, guantes para arqueros y silbatos en cada comunidad para que empiecen las prácticas y, también, ya han realizado capacitaciones con los entrenadores/educadores en Paraguarí y Guairá. Todo esto se realiza con el acompañamiento del equipo técnico de Plan International y preparadores físicos de la Unión de Escuelas de Fútbol del Guairá. Igualmente, se cuenta con el apoyo de los municipios y la Secretaría del Deporte de la Gobernación del Guairá. “También, la ministra de la Niñez manifestó su deseo de conocer el proyecto, así que no descartamos, a partir de este modelo, hacer extensivo el impacto del proyecto en otros departamentos”.

Participan un total de 13 comunidades de los distritos de Ñumí, Independencia y Paso Yobái del departamento de Guairá, y 16 comunidades de los municipios de María Antonia, Mbujapey, Ybytymí y Tebicuarymí de Paraguarí. Para participar, las familias se tienen que acercar a los referentes comunitarios y concretar la participación de sus niños y niñas.  

mpalacios@abc.com.py • Fotos Gentileza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD