Animales bajo riesgo de desaparición

Hay que tener presente que, aparte de los efectos perjudiciales para el medio, los impactos que provoca el hombre al destruir su hábitat y su entorno, al cazarlas, venderlas, matarlas y al mantenerlas de forma irresponsable en zoológicos u otros lugares, no hacen sino poner de manifiesto su codicia y crueldad para con otros seres que también tienen derecho a vivir, a ser protegidos y cuidados.

Las especies amenazadas son las que ayudan al equilibrio de los ecosistemas.
Las especies amenazadas son las que ayudan al equilibrio de los ecosistemas.ABC Rural

Lo alentador es que organizaciones nacionales e internacionales, y otras, han logrado mantener hábitats en parques nacionales y áreas protegidas para que estas especies puedan vivir y reproducirse libremente.

CAUSAS

Lo cierto es que gran número de personas todavía no han tomado conciencia del daño que se hace a la sostenibilidad del planeta y al propio ser humano, al destruir el espacio de numerosas especies: sea por deforestación, secado de humedales, contaminación de aguas, la caza de animales silvestres con fines comerciales o por simple deporte, el tráfico y eliminación de especies animales, la quema de campos, la habilitación de áreas con fines agropecuarios sin estudios de impacto ambiental, la improvisación en el manejo y cuidado de animales en cautiverio. Pareciera que piensan que estos desastres ocurren en otros lugares, en otros países, pero no en el de cada uno: el progreso a través de nuevas carreteras, caminos, represas, embalses, centros poblados.

PUBLICIDAD

LAS ZONAS PROTEGIDAS Y LA LISTA UICN

Se trata de áreas especialmente definidas por un Estado que, sujetas a un determinado régimen legal e institucional de gestión, protegen un sinnúmero de especies animales y de plantas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) define las áreas protegidas como “una superficie de tierra o mar especialmente dedicada a la protección y mantenimiento de la biodiversidad y de los recursos naturales y culturales asociados; manejada a través de medios legales, o de otros medios efectivos”. En estas zonas existe una estricta protección y no se permiten asentamientos humanos, campamentos, actividades deportivas, cazadores, la pesca. Sí se autoriza el acceso de personal científico, investigadores, geólogos y de biólogos. Para un mejor reconocimiento y contribuir a su protección existe la denominada “Lista Roja de Especies Amenazadas” de la UICN, un registro completo y acreditado con que se cuenta, sobre el estado de preservación y amenaza de especies de animales y plantas en el mundo. La organización busca mantener informada a la población mundial sobre los problemas de preservación, a la vez que coopera con los países con directrices, planes de acción, listas y catálogos para disminuir y evitar la desaparición de las especies amenazadas.

CONCLUSIÓN

Pese a reconocerse su singular importancia para mantener los ecosistemas y evitar, entre otros, la aparición o expansión de plagas y enfermedades en los cultivos y otras que afectan al hombre, su cuidado y defensa, salvo excepciones, no es prioridad para los gobiernos del mundo. El antropólogo británico Ashley Montagu señaló: “La indiferencia, desinterés y falta de respeto que tanta gente demuestra tener para con los animales es malvada, primero que nada, porque resulta en un empobrecimiento grandioso del espíritu humano”.

* Especialista en Comunicación Rural

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD