Las heladas y sus efectos

Ing. Erico Cousiño (*) Fotos:MATKEI La helada es uno de los fenómenos agrometeorológicos más peligrosos para la agricultura. Los daños que produce a los cultivos derivan en considerables pérdidas que afectan significativamente la economía del agricultor. Este fenómeno no ha sido tratado en el país con la amplitud y sistematización que se requiere; no obstante, reviste una gran importancia económica.

De acuerdo al criterio agrometeorológico, la helada ocurre cuando la temperatura del aire desciende a niveles tan bajos que provocan la muerte de los tejidos vegetales.
La observación de la temperatura a la que ocurre el fenómeno se realiza en el termómetro de mínima, instalado a 1,5 metros de altura del suelo y, obviamente, sin registrar la intensidad, duración y origen de la helada.
En nuestro país, las heladas se presentan de acuerdo al proceso físico (radiación) que consiste en la pérdida de calor que sufren las plantas y el suelo durante la noche.
Para que la helada se produzca, se deben dar determinadas condiciones ambientales locales, como la ausencia de vientos, cielo despejado, sequedad atmosférica e inversión de la temperatura en el aire próximo al suelo. Esta última condición ocasiona la presencia de temperaturas más bajas en los niveles inferiores, donde se producen los mayores daños, mientras que en los niveles superiores se producen daños mínimos o nulos. Hay que recordar que en condiciones normales la temperatura del aire va disminuyendo conforme se incrementa la altura.
El estudio del fenómeno de la inversión de temperatura tiene su importancia, sobre todo para una aplicación racional de los métodos de combate del efecto de heladas.
La denominación de heladas blancas y negras obedece a que en las primeras, los cultivos y el suelo presentan un aspecto blanquecino debido al hielo depositado sobre ellos; y en la segunda, debido a que la necrosis (muerte de los tejidos) da una apariencia negruzca a los cultivos.

DAÑOS DE LAS HELADAS
SOBRE LAS PLANTAS
Los efectos dañinos de las heladas sobre los cultivos no siempre son los mismos, varían en su intensidad de acuerdo a los siguientes factores: especie y variedad considerada, tipo de órgano expuesto, etapa fenológica, contenido hídrico de la planta, intensidad de la helada, duración de la helada, temperatura de la planta y el órgano.
Se establecen 4 grados de daños por heladas, que involucran la acción de los factores anteriores.
a) El frío daña o mata órganos vegetativos, tales como hojas y tallos, perturbando las funciones de los órganos restantes.
b) La helada destruye un gran porcentaje de flores, impidiendo así que muchas de ellas se transformen en frutos.
c) La baja temperatura destruye los frutos en formación, y los que sobreviven resultan mal formados.
d) El frío es lo suficientemente intenso y prolongado como para provocar la muerte de la planta completa.

METODOS DE CONTROL
RECOMENDADOS
Métodos pasivos
Son de carácter preventivo, de cómo evitar totalmente el periodo de heladas. Es lo más eficiente y menos costoso.
A) Ubicación en la zona de cultivo
* Evitar sembrar en lugares bajos, pues constituyen cauces naturales de las masas de aire frío.
* Sembrar en sitios donde el aire frío tiende a dispersarse, como las zonas más altas.
* En pendientes y terrenos ligeramente inclinados, cualquier obstáculo, naturales o artificiales, que se opongan a la libre circulación del aire frío, aumenta el riesgo de heladas en los sitios por encima de las barreras.
B) Fecha de siembra y temporada de cultivo
* Sembrar en épocas fuera del periodo de las heladas.
C) Manejo de suelo
* El suelo debe de mantenerse húmedo, libre de malezas, lisos y compactos.
* En suelos claros y arenosos, las heladas son menos fuertes.
D) Manejo de plantas
* Buenas condiciones fitosanitarias, pues así resisten más el frío. Una buena poda ayuda a la planta a librarse del efecto de las heladas.
* Buen aporque. Utilizando productos químicos (ácidos orgánicos) se puede retrasar la floración de las plantas, aumentando su reposo invernal para escapar de las heladas.


METODOS DIRECTOS
Con estos métodos se pretende, por un lado, disminuir la pérdida de calor y, por el otro, aportar el calor necesario para evitar la ocurrencia de una helada en un área dada. Se fundamenta este control en lograr aumentar 2 grados centígrados sobre la temperatura que afecta a la planta (temperatura letal congelante).
A) Coberturas
* Pueden utilizarse plásticos. Se pretende con esto evitar la pérdida de calor del suelo. Otros materiales pueden ser: paja, papel, tela, ramas, pasto, vidrio. No se presta para cultivos de porte alto, además es costoso.
B) Riegos
* Si se tiene sistema de riego, se facilita este control, pues es uno de los métodos más efectivos que se conoce actualmente para combatir las heladas. Este método requiere una inversión inicialmente alta. Debe cuidarse en no aplicar riego en caso de vientos fuertes y frescos, porque el efecto sería contrario al fin que se persigue.
C) Calefacción
* Es el más antiguo que se conoce. Bien manejado es un sistema práctico, eficaz y económico. Se lo utiliza con mucha frecuencia en frutales caducifolios y cítricos. Todo radica en poder generar humo sobre el cultivo, evitando la pérdida libre de calor del suelo hacia la atmósfera. El material a quemar puede ir desde paja, ramas, llantas viejas, carbón mineral, entre otros.
También existen calefactores preparados para el efecto, de lo contrario se hace un hoyo en el suelo y se distribuye el material a ser quemado. Hacer humo -y no fuego- es esencial para una buena protección.
D) Ventilación
* Es un método no muy utilizado en nuestro país. Se basa en el principio de poder mezclar el aire en una noche de inversión térmica con molinos de viento. Actualmente, en cultivos muy rentables se utilizan helicópteros para obtener el efecto de la mezcla.

(*) Jefe técnico del Area de Agrometeorología del Instituto Agronómico Nacional.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD