Producción de hortalizas

El empleo de las hortalizas en la alimentación de niños, adultos y ancianos es muy importante debido al alto contenido de vitaminas, sales minerales y fibras. La producción de hortalizas y verduras en la propia casa es factible mediante el adecuado manejo de una huerta, que bien puede ser instalada en un espacio reducido. A veces, quienes trabajan con huertas familiares pasan a convertirse en productores comerciales de hortalizas, reportando interesantes ingresos económicos en la familia.

Las personas que disponen de una pequeña huerta en el patio de su casa, o en el mismo jardín, coinciden en manifestar que es una actividad muy gratificante, por los beneficios que genera, como el ejercicio físico, el ahorro, y principalmente, productos sanos y frescos.
Según los especialistas en nutrición humana, la digestión de los alimentos resulta más fácil cuando se incluyen hortalizas en la dieta diaria. Aunque presentan poco valor como fuente de energía, son excelentes en fibras y en minerales como potasio, calcio, hierro, fósforo y vitaminas A, B1, B2, C y D.

CLASIFICACION
Es importante conocer que las hortalizas pueden ser agrupadas en diferentes categorías, de acuerdo con la parte utilizada en la alimentación.
Hojas: Acelga, lechuga, cebolla de hoja, espinaca, col china, repollo, achicoria, perejil.
Flores: Brócoli, coliflor, alcaucil o alcachofa.
Frutos: zapallo, melón, tomate, frutilla, locote, berenjena.
Raíces: zanahoria, nabo, rabanito, jenjibre, remolacha.
Bulbos: ajo, cebolla.

IMPORTANCIA DE LA HUERTA FAMILIAR
Además de facilitar alimentos saludables dentro del hogar, la huerta familiar aunque sea pequeño-, se puede convertir en un rubro comercial, capaz de reportar interesantes ingresos económicos.
Recibiendo alguna información y capacitación oportuna sobre selección de semillas, sistemas de siembra o cultivo, herramientas necesarias y otros aspectos generales, la idea de contar con una huerta en casa es perfectamente posible.

HERRAMIENTAS
Sin duda, las herramientas tienen mucha influencia en la eficiencia y el rendimiento de los trabajos; sin embargo, para instalar una huerta casera no es necesaria la adquisición de muchos implementos. Aún así, si se dispone de azada, rastrillo, pala, regadera y otros, los trabajos resultarán más fáciles.

MEDIOS DE PROPAGACION
Para la propagación de la mayoría de las especies de hortalizas, se utilizan semillas botánicas o verdaderas, que varían en forma, color y tamaño. También existen otras como la frutilla y el ajo, que requieren partes de la planta para su propagación, como ser: mudas, bulbito o dientes y brotes.

SISTEMAS DE SIEMBRA
Existen dos sistemas de siembra: el directo, y el del trasplante o indirecto. El primero se refiere a la siembra en el local definitivo, donde la planta se desarrolla hasta la cosecha, como la zanahoria y el rabanito; y el segundo consiste en la producción previa de mudas o plantitas y posterior trasplante al lugar definitivo, como en el caso de la lechuga, cebolla y repollo.
También existen recipientes especiales, como las macetas de plástico, bandejas de isopor u otro material que actúan como almácigos, donde se pueden sembrar prácticamente todas las hortalizas. Sin embargo, por tener un costo adicional, se las prefiere para las huertas comerciales.
Las huertas familiares no requieren de mucha inversión, pero sí de un acompañamiento diario y sistemático.

Fotos: MATKEI
Fuente: Boletín informativo “La huerta familiar”, de la Ing. Agr. Juanita Caballero. Programa Nacional de Hortalizas y Frutas-DEAg.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD