“Guaikuru ñemonde”, una tradición que se fortalece con los años

Pobladores de la compañía Minas de Emboscada celebraron el martes 24 de julio el día de San Francisco Solano con el tradicional “Guaikuru ñemonde”. Ancianos, jóvenes y niños formaron parte del ritual. El obispo Ricardo Valenzuela valoró el esfuerzo de la comunidad.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/B7SWBRYPJBHN7O6AKQVYTP4ETQ.jpg

EMBOSCADA, Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). El peculiar rito ancestral “guaikuru ñemonde” se realiza cada año en la compañía Minas de Emboscada en honor del patrono San Francisco Solano, considerado evangelizador de los indígenas de América del Sur y protector de la ecología.

Los promeseros, con atuendos confeccionados de plumas de gallina y enmascarados, llegan en la madrugada de la víspera para honrar su protector, cada 24 de julio.

El oratorio fue construido hacia 1933, pero la tradición del “guaikuru ñemonde” comenzó a finales de la década de 1910. La imagen del santo fue tallada en madera por un artesano de Tobatí, según la historia. La festividad comenzó a tomar notoriedad hace unos 15 años atrayendo a numerosos turistas.

PUBLICIDAD

Miles de fieles de diferentes puntos del país y del extranjero participaron de la celebración litúrgica, la procesión y la danza realizada por promeseros emplumados. 

La misa central fue presidida por el obispo de la diócesis de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela, quien se mostró gratamente sorprendido por la devoción de los feligreses en este tipo de manifestaciones religiosas. Cabe resaltar que es la primera vez que el prelado asiste a esta actividad en esta comunidad.

Valenzuela valoró el trabajo realizado por los catequistas y líderes comunitarios, que se prepararon durante meses. Asimismo, los alentó a continuar con la tradición que se propaga de generación en generación con devoción a San Francisco Solano. La confección de los trajes demanda cuatro a cinco meses de trabajo continuo. Las máscaras son una señal de deseo de renovación de la devoción y la fe. Los “promeseros guaicurúes”, así como los “kamba” de las fiestas de San Juan, emiten sonidos guturales para comunicarse entre ellos. Para finalizar la fiesta los fieles le ofrecen una serenata al santo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD