Día de la Medicina en las Américas

Hoy se cumplen 186 años del nacimiento del médico cubano Carlos Finlay (1833-1915), en cuyo honor fue instaurado el Día de la Medicina en las Américas por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Hoy se conmemora el Día del Médico y el Día de la Medicina en las Américas.
Hoy se conmemora el Día del Médico y el Día de la Medicina en las Américas.

La Organización Panamericana de la Salud recuerda hoy el Día de la Medicina en las Américas, que en nuestro país se conoce como el Día del Médico, y en otros países de América Latina, como el Día Panamericano del Médico.

El día 3 de diciembre fue propuesto por la Federación Médica Argentina, a través del profesor Remo Bergoglio, en el Congreso Panamericano que se celebró en 1953 en Dallas, Texas, en homenaje al doctor Carlos Finlay, un médico cubano que descubrió el papel del mosquito transmisor de la fiebre amarilla.

El doctor Carlos Finlay, distinguido médico cubano que dedicó su vida a estudiar la fiebre amarilla, fue uno de los cuatro miembros del comité organizador que en 1902 tuvo a su cargo la creación de la nueva Oficina Sanitaria Internacional (precursora de la OPS).

PUBLICIDAD

Llamado por sus críticos “el hombre mosquito”, Finlay propuso en 1881 su novel teoría sobre el contagio y transmisión de las enfermedades (específicamente, de la fiebre amarilla) mediante un vector biológico intermediario (el mosquito Aedes aegypti).

En 1900, la Junta de la Fiebre Amarilla del coronel Walter Reed, finalmente, demostró que Finlay tenía razón; las condiciones estaban dadas para las iniciativas de erradicación que no solamente alejaron la enfermedad del Caribe, sino que permitieron la conclusión del Canal de Panamá.

Finlay creó el método experimental de producir formas atenuadas de la fiebre amarilla en los seres humanos, lo que no solo le permitió comprobar la veracidad de sus concepciones y descubrimientos, sino también iniciar el estudio de los mecanismos inmunológicos de las enfermedades infecto-contagiosas.

PUBLICIDAD

Formuló las reglas básicas para la erradicación del mosquito, con lo que dio inicio al método sanitario-social conocido como lucha antivectorial, que aún se practica.

La primera campaña de lucha antivectorial que se conoce en el mundo se realizó en La Habana, Cuba, entre 1900 y 1902, y tuvo repercusiones indudables en otros países de la región, como Panamá y Brasil. Su objetivo fundamental estaba encaminado a la eliminación de la fiebre amarilla urbana y sus principales acciones fueron dirigidos hacia el control de los criaderos del vector (el mosquito Aedes aegypti), la educación sanitaria y el desarrollo de medidas legales que sirvieran de soporte para su ejecución.

Esta teoría aportó nuevos conocimientos a la transmisión de las enfermedades infecciosas, su control y prevención. Tiene total vigencia en varias enfermedades que son actualmente un problema de salud, como el dengue, la fiebre amarilla, el chicunguña y el Zika.

Finlay fue un científico integral, pues a su trascendental obra en relación con la fiebre amarilla unió su dedicación al estudio de otras dolencias como la lepra, las enfermedades de la visión, la malaria, el beriberi, la corea, la tuberculosis y el absceso hepático.

Fue él incluso quien primero descubrió la existencia en Cuba de enfermedades como el bocio exoftálmico, la filariasis y la triquinosis; se adelantó a Carl von Rokitansky en la afirmación del origen hídrico del cólera y su observación sobre el tétanos infantil posibilitó hacer descender la mortalidad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD