Fortalecer el crecimiento profesional

En la actualidad el compromiso de los profesionales odontólogos está sujeto a diversas premisas en el área laboral para obtener el éxito profesional. Una de las opciones para sobresalir en esta rama tan competitiva, hoy día, es estudiar un posgrado. La doctora Patricia Cabrera nos habla sobre su experiencia en este instituto.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FSLWBBCY4RBC7FAZ3AOUCMRSMQ.jpg

En busca de una mejor formación decidí iniciar mi especialización en el Instituto de Odontología Avanzada, debido a los buenos comentarios que realizaban mis colegas odontólogos respecto a esta casa de estudios enfocada en la formación de posgrados para los egresados en esta rama.

Haber estado antes en otro curso me ayudó a valorar lo que el Instituto de Odontología Avanzada (IOA) ofrece a todo el alumnado.

Fue la mejor decisión que pude concretar para mi crecimiento profesional, pues se basa en una formación íntegra, gracias al conocimiento científico, la ética y, por sobre todo, el amor a la especialidad, que es lo que más rescato.

PUBLICIDAD

Adquirí conocimientos de docentes tanto locales como extranjeros altamente capacitados y con años de experiencia, lo que también significa una gran fortaleza para el instituto.

Estos profesores siempre nos han enseñado con humildad, sin mezquindad de conocimientos y, por sobre todo, con mucha pasión y amor por la ortodoncia. A todo esto se suma una infraestructura excepcional, con tecnologías de primer nivel.

Ser parte del IOA me enseñó a buscar siempre la excelencia, lo que debería ser un objetivo permanente para todos los estudiantes, no por ego sino para ofrecer a los pacientes los mejores tratamientos con honestidad y calidad, sabiendo que somos, ante todo, profesionales capacitados en la salud de las personas.

Es fundamental la excelencia en la enseñanza porque es la forma de honrar a nuestra amada profesión. Transmitir los mejores conocimientos es dar al alumno las herramientas necesarias para afrontar día a día la profesión, con conocimientos científicos y ética profesional. Lo más importante y que siempre debemos considerar es que somos profesionales de la salud y nos debemos a los pacientes que confían en nuestras manos, por lo que debemos ser íntegros.

Es esencial recordar además que la tecnología es un elemento de gran ayuda, pero nada reemplaza el conocimiento del profesional. Desde nosotros debe empezar esa revalorización; formémonos, estudiemos y nunca dejemos de aprender.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD