La flor nacional paraguaya

Agricultura, el director de la sección Publicaciones, Sr. Leopoldo Ramos Jiménez, convocó a una reunión especial en el Ateneo Paraguayo para el 9 de noviembre de ese año a notables exponentes del arte, de la ciencia y la cultura residentes en Asunción.

Asistieron el ministro de Agricultura, Prof. Guillermo Tell Bertoni; el director de Publicaciones y Certámenes, don Leopoldo Ramos Jiménez; el etnógrafo general Belaieff; el presidente del Ateneo Paraguayo, don Eliseo Sisa; el director del Jardín Botánico, Ing. Juan B. Jiménez; el botánico paraguayo don Teodoro Rojas; el jefe de exposiciones y museos, Sr. Luis A. Lohner; el poeta de la ciudad, don Francisco Ortiz Méndez; los pintores Holden Jara, Jaime Bestard y Pablo Alborno; el naturalista Sr. Robustiano Vera; el rapsoda guaraní, don Narciso R. Colmán (Rosicrán); el poeta y catedrático don Jorge Báez y el folclorista don Félix Fernández.

Enviaron su adhesión el farmacéutico y correspondiente de entidades fitoquímicas Pedro M. Rodríguez y la Dra. Élida Ugarriza de Gaona. Presidida la sesión por el ministro de Agricultura, se dio lectura a un pedido de informes del director de paseos y jardines de la Municipalidad de La Plata (Argentina), sobre cuál es la ''flor nacional'' o ''tradicional'' del Paraguay. El objeto era la formación en esa ciudad de ''El jardín de la Paz'', en la cual estarán todos los países reunidos, representados por su flor, enlazados en el más cordial y estrecho vínculo que es la Tierra y creando así el ''monumento viviente de la Paz''. Asimismo, preguntaban sobre las características botánicas de dicha planta, para que el 19 de noviembre de 1936, aniversario de la fundación de la ciudad de La Plata, "El Jardín de la Paz" sea entregado al público en presencia de las autoridades nacionales, provinciales y representantes diplomáticos de todos los países.

ALGUNAS PROPUESTAS

La doctora Élida Ugarriza de Gaona votó por la flor de nuestro cocotero mbokaja, como la planta aborigen más representativa de la raza y los pintores Holden Jara y Bestard emitieron el mismo voto. Pero, esto mereció la objeción del botánico Teodoro Rojas, quien encontró que el mbokaja (Acrocomia totai) tuvo su especificación de totai del Oriente boliviano (área de dispersión), no pudiendo ser considerada planta genuinamente autóctona.

El farmaceútico Pedro Rodríguez votó por la flor de reseda, diciendo que es la flor usual de nuestro pueblo y que nuestras abuelas añadían a una peineta en la cabeza. El folclorista Félix Fernández votó por la pasionaria (mburukuja) y el niño azoté (mitami tukumbo).

El artista Pablo Alborno votó por la flor del lapacho argumentando: ''El paraguayo tiene su arrogancia y esbeltez como el tajy, sus músculos como el urunde'y y su cuerpo nervioso y acerado como el yvapovo que no desgaja tempestades, ni derrumba huracanes, símbolo de la raza guaraní''.

EL VOTO DECISIVO

El naturalista Robustiano Vera hizo una larga y hermosa exposición citando numerosas flores y terminó diciendo: ''Hay una flor excelsa del autóctono jardín paraguayo. Los discípulos de Linneo la llaman Brunfelsia hopeana Benth (Franciscea uniflora Pohl.), los botánicos guaraníes le dan el nombre de manaca y los franceses el de mercurio vegetal (por su inmensa fama contra el 'mal gálico' o sífilis)''.

Vera siguió agregando: ''Lo que en el Paraguay llaman azucena del bosque -dice Azara- es un árbol común de talla mediana, muy verde y copudo, se cubre totalmente de flores, que aunque de cuatro pétalos, hacen de ella bella vista largo tiempo por su muchedumbre y hermoso color morado, el cual degenera en blanco con el sol y los días''.

''Dásele el nombre de jazmín del Paraguay, dice el Dr. Domingo Parodi. Arbusto frondoso que da una flor morada muy fragante. Empieza a engalanarse de flores en invierno y la primavera lo sorprende cubierto de ellas, cuyo primitivo color va sucesivamente cambiando por el de lila y la azucena, el último de los cuales indica ya su próximo desfallecimiento. La flor tradicional es el lapacho, la flor popular es el naranjo, la flor legendaria es el ceibo, pero la flor por excelencia -continúa Vera- que además, lleva el apelativo de nacional y puede ser consagrada flor paraguaya creo es la azucena manaca y emito mi voto por ésta, que es el 'jazmín del Paraguay'", concluye el naturalista.

El entonces director del Jardín Botánico Ing. Juan B. Jiménez se adhiere al voto del Sr. Vera pronunciándose por el jazmín azucena. El botánico Rojas le sigue con el mismo voto. El Sr. Luis Lohner dice ''en Europa he escuchado una apología acerca de la magnífica flor del jazmín azucena del Paraguay y me declaro partidario de ella. En el mismo sentido votaron Ortiz Méndez, Báez y Rosicrán.

CONCLUSIÓN

La Brunfelsia manaca, ''jazmín azucena del Paraguay'' ha sido consagrada FLOR NACIONAL y el Tecoma lapacho ha sido votado subsidiariamente como flor arbórea dado que el jazmín azucena es una flor arbustiva de jardín. Las dos plantas elegidas fueron enviadas en número de seis ejemplares a la Dirección de Paseos y Jardines de la Municipalidad de La Plata para el ''Jardín de la Paz''.


Blas Pérez Maricevich, es actualmente técnico del Jardín Botánico y Zoológico de Asunción.