Shakespeare vive cuatro siglos después

El 23 de abril se cumplen cuatrocientos años de la muerte de William Shakespeare, quien había nacido en esa misma fecha cincuenta y dos años antes. Aún muy joven, se unió a la comunidad teatral en Londres, donde se destacó como escritor y actor. Sus obras fueron representadas ante la reina Elizabeth y su sucesor, el rey James, quien fue patrono de su compañía. Sus obras fueron tan exitosas que algunos editores trataron de hacer pasar las de otros autores como si fueran de Shakespeare, y muchas versiones de sus obras completas se publicaron después de su muerte.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NE7DHISRXJGP5DWVCDTPEKCPVY.jpg

La fascinación por Shakespeare llega hasta nuestros días, cuando 4,9 millones de personas viajan cada año a Stratford-upon-Avon para conocer la cabaña donde nació, y la casa en la que su esposa pasó su infancia, y visitar su tumba.

Pero ¿por qué Shakespeare sigue siendo relevante cuatro siglos después? Hay muchas razones, pero la principal es su habilidad para resumir la variedad de emociones y experiencias del ser humano. Su obra habla sobre el amor y el odio, la venganza y los celos, la lealtad y la traición, la ambición y el poder, el destino y la tragedia. Shakespeare también escribió sobre temas que preocupaban en su época y que todavía son objeto de preocupación en la nuestra: la brutalidad del conflicto y la guerra, la tiranía y el respeto al Estado de Derecho.

La resonancia sin tiempo de estos temas ha producido adaptaciones en diversos contextos geográficos, sociales, políticos e históricos, y también ha inspirado películas, música, ópera, literatura y animación. Claros ejemplos son esa adaptación de Romeo y Julieta a la Nueva York de los años cincuenta llamada West Side Story, el Rey León, que llevó elementos de Hamlet hasta las planicies de África, o la serie de televisión House of Cards, influenciada por los protagonistas de Macbeth y Ricardo II.

PUBLICIDAD

Las obras de Shakespeare han sido fuente de inspiración para otros maestros en varios aspectos, desde su lenguaje hasta su estilo de interpretación, y continúan influenciando el teatro y la literatura alrededor del mundo. El Bardo influyó en el desarrollo del idioma inglés más que ningún otro: tres mil nuevas palabras y frases aparecieron impresas por primera vez en las obras de Shakespeare. El idioma de Shakespeare es ahora el idioma más hablado en el planeta y el preferido para los negocios, la diplomacia, la ciencia, la educación y la tecnología.

Shakespeare es una de las más grandes exportaciones culturales británicas, y, en realidad, se lo considera como la primera de muchas. A lo largo de los siglos, la creatividad, el talento y el ingenio británicos han traspasado las fronteras para inspirar y entretener al mundo entero siguiendo el ejemplo de Shakespeare, con nombres que van desde Jane Austen a J. K. Rowling en la literatura; desde Edward Elgar hasta Adele, pasando por Los Beatles, en la música; desde Lawrence de Arabia hasta Harry Potter en el cine, y cientos de otros.

Shakespeare es para todo el mundo y para todos los tiempos. Su obra se estudia en la mitad de las escuelas del mundo y ha sido traducida a más de cien idiomas. También es el autor más buscado en Google, y su cita más famosa es «Ser o no ser: esa es la cuestión».

PUBLICIDAD

Paraguay fue parte de la gira mundial del Shakespeare’s Globe en el 2014, con una inolvidable interpretación de Hamlet en el Teatro Municipal. Esperamos que el programa mundial Shakespeare Lives (www.shakespearelives.org) motive también a Paraguay a celebrar el legado global y la perdurable influencia de uno de los dramaturgos y poetas más grandes del mundo, y una de las mayores exportaciones culturales británicas. Obras de teatro, charlas académicas, actividades en colegios y festivales de cine son algunas de las oportunidades que tendremos para disfrutar de la magia de Shakespeare en Paraguay y en el mundo.

* Embajador Británico en Paraguay

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD