Descripción, composición y proceso del Presupuesto General de la Nación 2020

La ley económica y financiera más importante de Paraguay es el Presupuesto General de la Nación (PGN).

Proceso para diseño, presentación y aprobación del PGN
Proceso para diseño, presentación y aprobación del PGNArchivo, ABC Color

El proyecto elaborado todos los años, compila los planes de las distintas entidades que conforman el Estado. El Ministerio de Hacienda es la dependencia encargada de realizar la consolidación en representación del Poder Ejecutivo y presentarlo ante el Congreso Nacional, a más tardar el 1 de setiembre. Su tratamiento tiene prioridad absoluta, tal como se encuentra estipulado en el artículo Nº 216 de la Constitución Nacional.

Además, en el artículo 5º de la Ley Nº 1535 de Administración Financiera, se especifica que el PGN constituye la expresión financiera del plan de trabajo anual de los organismos y entidades del Estado. En el mismo se prevé la cantidad y el origen de los ingresos, así como el monto de los gastos autorizados y los mecanismos de financiamiento.

El proceso de preparación de este plan de gastos arranca meses antes con el decreto de lineamiento general dado a conocer en abril de cada año, que representa la base sobre la cual las entidades del Estado programan y formulan sus anteproyectos para el siguiente año. Tras esto, remiten al Ministerio de Hacienda, con fecha límite hasta el 30 de junio, para que la Dirección General de Presupuesto formule y termine por diseñar el plan de gastos de la nación que, finalmente, es presentado por el Poder Ejecutivo al presidente del Congreso Nacional.

PUBLICIDAD

El PGN está construido sobre dos bases, ingresos y gastos. En el caso de los ingresos, éstos se clasifican en corrientes, que están compuestos por impuestos, contribuciones, regalías, venta de bienes y servicios, rentas de la propiedad, transferencias, donaciones corrientes y otros. Además, contienen los ingresos de capital, que corresponden a la venta de bienes de las entidades públicas, transferencias y donaciones de capital.

Otro componente del PGN son los gastos, que se clasifican en corrientes y de capital. Los primeros se refieren a los servicios personales, servicios no personales, transferencias corrientes, bienes de consumo e insumos y los intereses de la deuda pública interna y externa. Por su parte, entre los de capital se encuentran la inversión física, transferencias de capital e inversión financiera.

La diferencia entre los gastos y los ingresos da como resultado el balance presupuestario, el cual puede ser superavitario, debido a que los ingresos son mayores que los gastos, lo que genera un ahorro fiscal, y/o deficitario, si los gastos superan los ingresos del Estado. En este último escenario y para cubrir el descalce, Paraguay recurre al endeudamiento, a través de la emisión de bonos en el mercado doméstico y/o internacional, así como préstamos provenientes de organismos internacionales. Estos recursos son destinados al financiamiento de proyectos de infraestructura y el repago de la deuda y no pueden ser utilizados para gastos corrientes.

La inclusión de la amortización de pasivos comenzó con la segunda colocación de los bonos soberanos en el exterior por US$ 1.000 millones, lo que le permitió a la cartera de Hacienda liberar fondos provenientes de los ingresos totales del Estado para financiar, principalmente, programas sociales y atar, casi exclusivamente, el financiamiento de las obras públicas a recursos captados con endeudamiento.

La semana pasada fue presentado el proyecto de PGN 2020, en un contexto de recesión económica. Por ello, flexibilizar la regla fiscal se presenta como una alternativa para mitigar el efecto.

En esta edición, desde la consultora MF Economía, se analiza los alcances del proyecto de PGN 2020 y sus principales desafíos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD