Que los directores se sometan a intereses foráneos es inadmisible

Ingeniero Rudy Royg Trujillo (*)
Ingeniero Rudy Royg Trujillo (*)Archivo, ABC Color

Ofrecemos hoy la segunda parte del trabajo del ingeniero Rudy Royg Trujillo sobre las implicancias jurídicas del Tratado de Itaipú en el momento de su aplicación, cuya primera parte ofrecimos el domingo último.

Rudy Royg Trujillo (*)

Parágrafo Único. Cualquiera de las Altas Partes Contratantes podrá, con el consentimiento de la otra, adelantarle los recursos para integrar el capital, en las condiciones establecidas de común acuerdo.

Artículo XIV. La adquisición de los servicios de electricidad de la ITAIPÚ se realizará por ELETROBRAS y por ANDE, que también podrán hacerlo por intermedio de las empresas o entidades brasileñas o paraguayas que indiquen.

PUBLICIDAD

Artículo XIX. El foro de ITAIPÚ, con relación a las personas físicas o jurídicas domiciliadas o con sede en Brasil o en Paraguay, será, respectivamente, el de Brasilia y el de Asunción. Por tanto, cada Alta Parte... aplicará su propia legislación, tomando en cuenta las disposiciones del presente Tratado y de sus Anexos.

Este artículo cumple también en dar respuestas claras en cuanto a las disposiciones legales a ser aplicadas –de manera independiente– por cada uno de los Estados, en cuanto refiere prerrogativas de carácter legal a ser aplicadas a las personas físicas como jurídicas que pasen o pudieren tener relación de alguna índole con la Itaipú.

Parágrafo Único - Tratándose de personas físicas o jurídicas, domiciliadas o con sede fuera del Brasil o del Paraguay, ITAIPÚ acordará las cláusulas que regirán las relaciones contractuales de obras y suministros.

Artículo XX. Las Altas Partes Contratantes adoptarán, por medio de un protocolo adicional, a ser firmado dentro de noventa días contados a partir de la fecha del cambio de los instrumentos de ratificación del presente Tratado, las normas jurídicas aplicables a las relaciones de trabajo y seguridad social de los trabajadores contratados por ITAIPÚ.

PUBLICIDAD

Del Anexo “A” tenemos que tomar en cuenta lo estipulado en el siguiente artículo:

Art. 27º - Podrán prestar servicios a ITAIPÚ los funcionarios públicos, empleados de autarquías y los de sociedades de economía mixta, brasileños o paraguayos, sin pérdida del vínculo original y de los beneficios de jubilación y/o previdencia social, tomándose en cuenta las respectivas legislaciones nacionales.

Artículo XXI. La responsabilidad civil y/o penal de los consejeros, directores, directores adjuntos y demás empleados brasileños o paraguayos de ITAIPÚ, por actos lesivos a los intereses de esta, será iniciado y juzgado de conformidad con lo dispuesto en las leyes nacionales respectivas.

En el presente artículo se cumple nuevamente la intención del legislador (espíritu de la ley) en aclarar las posibles malas interpretaciones que ciertas personas malintencionadas pretendan dar a los artículos que forman parte del cuerpo jurídico del Tratado de Itaipú, proponiendo en ella el respeto por la soberanía de los Estados en cuanto al manejo independiente de sus derechos e intereses por su autarquía y por su autonomía como Estado parte.

Parágrafo Único - Para los empleados de tercera nacionalidad se procederá de conformidad con la legislación nacional brasileña o paraguaya, según donde tengan la sede de sus funciones en Brasil o en Paraguay.

Para el análisis jurídico sobre deberes y derechos, desde la óptica conceptual y objetiva del tema en cuanto al manejo económico-financiero de la Itaipú Binacional, lado paraguayo, debemos para ello –primero– enfocarnos en las definiciones técnicas y gramaticales que la definan para su plena y quizás satisfactoria comprensión por parte de todos los lectores que pudiesen estar interesados en conocer otra opinión que, de acuerdo con su buen saber, pueda estar más acertado o menos errado, pero será una opinión más y será, por sobre todo, mi opinión personal sobre el tema a desarrollar, de la que me hago totalmente responsable.

Como nos decía un profesor nuestro en la Facultad de Filosofía de la UNA, donde seguía la carrera de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, para entender acabadamente un tema bajo análisis, Uds. deben conocer y, de ser posible, dominar perfectamente el idioma, porque del manejo de ella que Uds. tengan, dependerá la luz que puedan extractar y extraer de la situación que se les plantee para que inicien su investigación.

Por lo tanto, en esta oportunidad no puedo apartarme del buen consejo de mi maestro, de uno en particular, pero de todos en general, para iniciar la investigación criteriosa y pormenorizada del tema que hoy calienta el ambiente social, a la que si sumamos la crisis por la cual estamos atravesando todos, entonces se transforma en una bomba de tiempo, a la que solo falta que alguien le arrime una llama para que se incendie, la que, particularmente considero, será... la mentira gubernamental sobre la regulación definitiva de todos estos temas que indignan a nuestra sociedad.

Creo que este desglose dialéctico –en el inicio de mi pretendido análisis– ya cumple medianamente el propósito de la introducción sobre la idea que pretendo poner a vuestra consideración.

1. Definiciones y conceptos

1. Territorio. De acuerdo con la definición dada por el diccionario de la RAE (https://dle.rae.es/)

Territorio. Del lat. territorium.

1.m. Porción de la superficie terrestre perteneciente a una nación, región, provincia, etc.

En la presente, como en las subsiguientes definiciones nos definen claramente –en su conceptualización intrínseca– la pertenencia a una nación o país; siendo esta uno de tres los elementos constitutivos de un Estado soberano, a más de población y gobierno, tanto de Paraguay como del Brasil de carácter constitucional, tratándose de repúblicas democráticas e independientes de otro Estado.

2. Estado. Del lat. status.

Escr. con may. inicial en aceps. 5-7.

5. m. País soberano, reconocido como tal en el orden internacional, asentado en un territorio determinado y dotado de órganos de gobierno propio.

6. m. Forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio.

7. m. Conjunto de los poderes y órganos de gobierno de un país soberano.

Con base en esta definición, cae de maduro, sin posibilidad de cuestionamiento alguno, que tanto la República del Paraguay como la República Federativa del Brasil disponen de órganos de gobierno autárquicos y soberanos para administrar sus propios y legítimos intereses, a través de sus respectivas autoridades jurisdiccionales y territoriales para dirimir cuestiones de carácter interno de cada Estado.

La República del Paraguay deja constancia en su Carta Magna en su Art. 143 – DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES, en sus numerales del 1 al 8, de entre las cuales cabe citar la 3, 7 y 8 respectivamente:

La igualdad jurídica entre los Estados.

La no intervención en los asuntos internos de los Estados Soberanos, y…

La condena a toda forma de dictadura, colonialismo e imperialismo.

La tergiversación de la interpretación sana y razonable del concepto “binacionalidad o binacional” es simple y llanamente aceptar, por contrario sensu, la desigualdad jurídica entre los Estados partes, cederle el derecho de intervención al otro Estado soberano sobre el nuestro y por último, despreciar el mandato constitucional de condenar toda forma de colonialismo e imperialismo que pretenda someter la independencia legal y legítima de administrar en nuestro territorio los intereses que competen al Estado paraguayo y que por cierto se encuentra expresamente contemplada en el Tratado.

3. Soberano (na), Soberanía. Del b. lat. superanus, der. de super ‘sobre, encima’.

1. adj. Que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente. Aplic. a pers., u.t.c.s.

2. adj. Muy grande, elevado o extraordinario.

3. m. y f. Monarca.

Expresión gramatical tal como: Deuda soberana, por ej.

Soberanía:

1. f. Cualidad del soberano.

2. f. Poder político supremo que corresponde a un Estado independiente.

3. f. Alteza o excelencia no superada en cualquier orden inmaterial.

Como lo denota la definición de soberanía en su # 2, el poder político supremo de un Estado independiente descansa sobre la persona física del presidente de la República y no sobre la delegación administrativa concedida por el soberano representante del Estado paraguayo -el presidente de la República- (valga la redundancia), que recae en la persona del director general paraguayo en los entes binacionales.

Por estos fundamentos jurídicos –ajustados a estricto derecho– es que no puedo concordar ni mucho menos aceptar la defensa férrea de ambos profesionales del derecho, que antes de defender los derechos legítimos del Paraguay se someten a las voluntades foráneas a los intereses del Estado paraguayo, más aun sabiendo del carácter imperialista del Brasil, para con todos sus vecinos de quienes siempre han sabido sacar partido en cualquier tratativa en que pudiera estar en juego los intereses del Brasil.

4. Contrato. Del lat. contractus.

1. m. Pacto o convenio, oral o escrito, entre partes que se obligan sobre una materia o cosa

determinada, y a cuyo cumplimiento pueden ser compelidas.

2. m. Documento que recoge las condiciones de un contrato.

Esto está perfectamente definido en Tratado en su Art. 1° que expresa: Las Altas Partes Contratantes convienen en realizar, en común y de acuerdo con lo previsto en el presente Tratado o sus Anexos, el aprovechamiento hidroeléctrico de los recursos hídricos del río Paraná, pertenecientes en condominio a los dos países, desde e inclusive el Salto Grande de Siete Caídas o Salto de Guairá hasta la Embocadura del río Iguazú.

5. Contrato administrativo.

1. m. Der. contrato en que una de las partes es la Administración pública y tiene por objeto un servicio o actividad pública.

Pero en cuanto a esta definición, ambas partes contratantes tienen y disponen por ley y por el mismo Tratado, la administración de sus partes en condominio a través de la administración pública e independiente de los Estados.

(*) Ingeniero. Abogado. Lic. en Periodismo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD