Crisis hará cambiar el enfoque de precios en el sector inmobiliario

Diego Soler Lapuente, máster en valoración inmobiliaria y director ejecutivo del Instituto de Desarrollo Inmobiliario (IDI), fue consultado por nuestro diario sobre el futuro inmobiliario en el Paraguay.

Para dinamizar el sector inmobiliario en este momento de crisis será necesario modificar el enfoque de precios, aseguran.
Para dinamizar el sector inmobiliario en este momento de crisis será necesario modificar el enfoque de precios, aseguran.Archivo, ABC Color

Dijo que todos somos conscientes de que se avecina una ‘nueva normalidad’ por la pandemia y nos preguntamos cómo afectará esto al sector inmobiliario. “El país, al igual que el resto del mundo se ha empobrecido, lo que nos conduce a tener que realizar una disminución importante en los precios de venta”, refirió.

Si bien sostiene que esta crisis generada por el covid-19 terminará favoreciendo al rubro inmobiliario por varias razones. Citó primeramente que el endeudamiento del Estado no parece ser la solución a la crisis económica desatada por la actual condición sanitaria del país.

El Paraguay necesita de un “motor” económico que tire de él, añadió, y a su juicio, la construcción será la que podrá hacerlo. “Pensemos que la industria es muy escasa en nuestro país y el sector agrícola y ganadero están contribuyendo como parte de este objetivo con algunos ‘caballos’ que ya están empujando este ‘motor’ ”, graficó.

Paraguay necesita de viviendas

PUBLICIDAD

Dijo también que no se puede olvidar que el Paraguay está necesitado de viviendas y, posiblemente, sea ahora el momento de hacerlo. “Claro que para que esto ocurra es necesario hacer algunos cambios de enfoques en el rubro, que ayuden a desarrollar el resto de los ‘caballos’ que se necesitan para hacer funcionar el motor”, insistió.

Para el efecto, indicó que una de las modificaciones fundamentales que nos conducen a aplicar esta crisis económica generada por la pandemia es tener que realizar una baja importante en los precios de venta. Este punto obliga a que la cotización de la construcción, el precio del suelo y el beneficio del desarrollador también deben sufrir una consecuente disminución.

Dinero “miedoso”

A su criterio, lo expuesto supone que se han acabado, por el momento, los edificios de gran tamaño y las construcciones edilicias de lujo. “Se debe pensar que este tipo de producto estaba enfocado a la inversión y no se puede olvidar que el ‘dinero es muy miedoso’ y la situación actual invita a ello”, reflexionó. Expresó también que deberíamos de centrarnos en viviendas dirigidas a la clase media y a la media-baja, por dos razones principales, entre las que se encuentran el precio y también para aumentar la base de la pirámide de los posibles compradores. “Para ello hay también que hacer ciertos cambios estructurales importantes, que algunos detallo a modo indicativo y no limitativo”, apuntó.

PUBLICIDAD

Ciertas barreras

“Mientras no dispongamos de las subcuentas catastrales, no es posible otorgar préstamos hipotecarios. Deberíamos de ser capaces de agilizar el proceso o cambiar el criterio y poder otorgar el crédito hipotecario con la aprobación de la copropiedad por la municipalidad o cualquier otra opción. Posiblemente lo mejor sería poder asignar las subcuentas catastrales de acuerdo con el proyecto aprobado por la comuna”, indicó Diego Soler Lapuente.

Siguió diciendo que no se puede dejar fuera de esta reestructuración a las entidades financieras, ya que se sabe que hoy día es necesario ser solvente para que te otorguen un crédito hipotecario, desvirtuando así el propio concepto de esto último, en el que “la garantía del crédito es el bien inmueble hipotecado”. “Sería lógico que se exija la responsabilidad solidaria de la persona que lo solicita, pero poco más”, agregó.

Para que lo anterior pudiera suceder, siguió diciendo, debemos de establecer un sistema objetivo de valoración, determinando cómo deben valorarse los bienes inmuebles, dependiendo de su uso y/o destino (suelos, departamentos, locales comerciales, estacionamientos, bauleras, inmuebles ligados a una explotación económica, edificios de uso monovalente, explotaciones económicas, concesiones administrativas, etc).

Oportunidad

Nuestro entrevistado aseguró, en conclusión, que a pesar de la situación económica actual tan deprimida, aún así se puede aprovechar la oportunidad para empezar a regular un sector que genera mucho empleo, dinero y que además ayudará a que tengamos un mejor país, en lo que al sector edilicio se refiere.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD