Descripción y análisis de los indicadores de empleo en Paraguay

El mercado laboral en Paraguay, al igual que en todo el mundo, se vio afectado por la pandemia. Las medidas sanitarias restrictivas impactaron significativamente en la economía, tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda. El cierre de empresas, en mayor medida de mipymes, que previo a la crisis empleaban a alrededor del 70% de las personas ocupadas del país, dejó sin trabajo a miles de trabajadores a nivel nacional. A más de un año de la pandemia y con el desarrollo de la campaña de inmunización, el escenario laboral se presenta en proceso de reapertura gradual de la economía.

LA POBLACIÓN OCUPADA HA DISMINUIDO EN EL ÚLTIMO TRIMESTRE
LA POBLACIÓN OCUPADA HA DISMINUIDO EN EL ÚLTIMO TRIMESTREGENTILEZA

Los datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y condensados en la Encuesta Permanente de Hogares Continua (EPHC) se han convertido en información clave para conocer y cuantificar el impacto de la crisis sanitaria en la población y los sectores económicos.

De acuerdo con el informe del INE, cada trimestre se entrevistan a aproximadamente 4.000 viviendas de todo el país, a excepción de Alto Paraguay y Boquerón, que permiten tener resultados trimestrales para el nivel nacional, área urbana y área rural.

El levantamiento de información para el segundo trimestre de este año y cuyos resultados generales son analizados en la presente edición, se realizó nuevamente mediante entrevistas telefónicas debido las condiciones sanitarias.

Repaso de conceptos

Varios términos fueron modificados tras la 19ª Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (CIET). Así y conforme con el glosario del INE, a la población económicamente activa (PEA) se la conoce actualmente como fuerza de trabajo (FT) conformada por personas de 15 y más años que suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios económicos o que están disponibles y hacen gestiones para incorporarse a dicha producción.

La población inactiva pasó a llamarse población fuera de la fuerza de trabajo y el subempleo visible se lo terminó por denominar subocupación por insuficiencia de tiempo de trabajo. En esta categoría se encuentran las personas ocupadas que trabajan menos de un total de 30 horas por semana en su ocupación principal y en sus otras ocupaciones (si las tiene), que desean trabajar más horas por semana y están disponibles para hacerlo.

Otras categorías no han sido modificadas como la población ocupada, que agrupa a las personas en la fuerza de trabajo que activaron con o sin remuneración por lo menos una hora en los 7 días anteriores a la jornada de la entrevista y aunque no hubieran trabajado, tenían empleo del cual estuvieron ausentes por motivos circunstanciales (enfermedad, licencia, vacaciones, paro, beca, etcétera).

Además, del grupo de la población en edad de trabajar (PET), que comprende a todas las personas de 15 y más años que suministran mano de obra disponible para la realización de una actividad económica.

Entre los meses de abril, mayo y junio de este año, la tasa de la fuerza de trabajo que resulta dividiendo la suma de ocupados y desocupados respecto a la población de 15 y más años (PET), fue de 72% ó 3.729.911 personas frente al 66,7% de 2020. La caída el año pasado estuvo vinculada a las medidas sanitarias más restrictivas aplicadas durante ese periodo.

Al comparar de manera intertrimestral, es decir, el segundo trimestre con el primero de este año, los datos del Instituto Nacional de Estadística revelan que aproximadamente 31.000 personas dejaron de pertenecer a la fuerza de trabajo del país.

¿Qué revelan los últimos datos del empleo en Paraguay?

Los recientes datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística muestran que la población ocupada en Paraguay ha disminuido en el último trimestre de 2021. De un total de 3.455.027 personas insertadas en el mercado laboral en el primer trimestre, en el segundo se redujo a 3.410.927 trabajadores. Esto representa una disminución de poco más de 44.000 personas en la cantidad de ocupados.

Sin embargo, desde un contexto de prepandemia (año 2019) se observa una moderada recuperación. La diferencia entre el segundo trimestre 2021 y el segundo trimestre 2019 muestra una incorporación de casi 120.000 personas en el mercado laboral. Este crecimiento estaría explicado por el mayor confinamiento registrado el año pasado, frente al proceso de flexibilización observado durante el 2021 por el avance de la campaña de vacunación, principalmente en los últimos meses del periodo mencionado.

Por otro lado, los datos sobre las personas que no trabajan o lo hacen por pocas horas, aunque estén dispuestas a hacerlo más tiempo, revelan importantes hallazgos.

En el segundo trimestre de este 2021, la cantidad de desempleados asciende a 318.984 personas. Con esta cantidad de trabajadores fuera del mercado laboral, el país registra el nivel más alto desde el inicio de la EPHC en el primer trimestre del año 2017.

Subocupados

En un mismo contexto, la población subocupada en el último trimestre aumenta a aproximadamente 20.000 personas. Si se observa desde una perspectiva antes de la crisis (segundo trimestre 2019) la diferencia se incrementa aún más, con 62.137 personas que desean trabajar más horas por semana y están disponibles para hacerlo, pero que el mercado no está en condiciones de absorberlas.

Empresas familiares

En cuanto a la categoría ocupacional de los ocupados, los datos muestran que en el trimestre analizado (abril, mayo y junio de 2021), las personas se han refugiado en las empresas familiares, es decir aproximadamente 34% de los trabajadores independientes se han categorizado como trabajador familiar no remunerado. Esta tasa es por mucho superior a lo verificado en el mismo trimestre, pero de los años 2020 (7%) y 2019 (9%).

Otro hallazgo se ha dado en los asalariados, donde el empleado/obrero privado ha recuperado espacios laborales, tras el fuerte impacto en los primeros meses de la pandemia. Así se observa un incremento del 12% en la cantidad de ocupados en esta categoría.

Finalmente, las categorizaciones sectoriales de los datos desestacionalizados revelan que los sectores primario y secundario no habrían tenido un impacto importante como efecto de la crisis sanitaria. El sector primario (agricultura, ganadería, caza y pesca) ha mostrado tener una tendencia al alza desde el inicio del primer trimestre del año 2020, verificado por buenas campañas agrícolas y ganaderas.

En tanto que el sector secundario, impulsado por la industria manufacturera y las construcciones, muestran un leve crecimiento. Las manufacturas, que desde el 2019 ya venían resentidas en sus operaciones, mantuvieron la misma tendencia y el sector construcción ha recibido el impulso del Gobierno con un paquete de proyectos puestos en marcha como parte del plan de recuperación económica.

Contrariamente al comportamiento de los mencionados sectores, el terciario aún no logra recuperarse a los niveles de prepandemia. Los sectores comerciales y de servicios siguen siendo los más afectados por las medidas restrictivas de movilidad.

Cabe destacar que poco más de 950.000 personas se encontraban trabajando en el sector comercial durante los primeros dos trimestres previos a la pandemia, mientras que al segundo trimestre de este año se ha reducido a más de 890.000 personas.

Perspectivas y desafíos

Las buenas expectativas en Paraguay están siendo motorizadas por la reapertura gradual de la economía. El hecho de que más del 20% de la población haya sido totalmente vacunada, sumado a la desescalada de los contagios y fallecidos a causa del covid, están permitiendo la flexibilización de las medidas de movilidad, lo que inyecta, de cierta manera, dinamismo a una parte importante del engranaje económico del país.

Si bien la incertidumbre sigue latente y es una condición que acompañará por tiempo indefinido a todas las políticas que sean impulsadas en el proceso de reactivación. Y en materia laboral, seguirá siendo un gran desafío, tanto en el sector público como privado, desde donde deben partir las oportunidades de reinserción de miles de personas que han quedado fuera del circuito laboral a causa de la pandemia y otro grupo importante de jóvenes que buscan su primer empleo.

Dadas las condiciones actuales en todo el mundo, el ritmo de recomposición económica sería la clave para reducir el desajuste actual de la demanda que supera ampliamente a la oferta laboral. Y como se mencionaba en ediciones anteriores, el fortalecimiento del Capital Humano con las habilidades y conocimientos reconfiguradas posterior a la pandemia contribuirá al desarrollo y crecimiento de los países, principalmente, en los emergentes.

34%

El 34% de los trabajadores independientes se ha categorizado como trabajador familiar no remunerado, en el trimestre de abril, mayo y junio de este año.

Terciario

El sector terciario aún no logra recuperarse a los niveles de prepandemia. Comercio y servicios siguen siendo los más afectados por las medidas sanitarias.

Gradual

Las buenas expectativas en nuestro país están siendo motorizadas por la reapertura gradual de la economía y por las inmunizaciones.

Inyecta

El hecho de que más del 20% de la población haya sido totalmente vacunado inyecta dinamismo a una parte importante del engranaje económico del país.

Desafío

Será un desafío la reinserción de miles de personas que quedaron sin trabajo por la pandemia y otro grupo de jóvenes que buscan su primer empleo.

Clave

El ritmo de recomposición económica sería la clave para reducir el desajuste actual de la demanda, que supera ampliamente a la oferta laboral.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05