Arreglo de la deuda de Itaipú (I)

Ing. Ernesto Ayala Báez (*)
Ing. Ernesto Ayala Báez (*)GUSTAVO BAEZ

Antecedentes previos al arreglo del año 1997

Últimamente me percaté que contar con la información y el conocimiento sobre asuntos de Itaipú no son suficientes, en efecto además de lo mencionado es vital la educación, el conocimiento es el procesamiento de la información, la educación es además conocer los hechos a través de la experiencia, principalmente en el ambiente binacional; esta falta realmente relega a un número importante de críticos. Los análisis recientes se centran en el precio de la tarifa del producto que debe primar en la entidad, como si un precio bajo, medio o alto del producto determina toda la discusión sobre un tema tan complejo como es el diseño y comportamiento de los aspectos financieros de la empresa más grande del mundo. Los hombres más ricos del planeta como Jeff Bezos, Elon Musk, Bernard Arnault, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Warren Buffet y otros, comentan: “problemas con dinero no se resuelven con más dinero, se solucionan con más educación”.

El pasado 19 de julio de 2021, el contralor General de la República del Paraguay, en conferencia de prensa, anunció que ya tenían el informe final de la auditoría sobre el saldo de deuda de la Itaipú Binacional; adelantó que el Tratado de Itaipú se violó entre 1984 y 1996, con excepción del año 1991, porque Itaipú aceptó venderle a Brasil la energía a menor precio que lo estipulado en el documento, es decir, a menos de 17,10 kW/hora por mes.

Este informe no es un hecho nuevo, manifestación similar fue remitida por el contralor Dr. Daniel Fretes Ventre en su nota Nº 3290 de fecha 4 de agosto de 1997, sobre examen parcial especial sobre aspecto financiero relacionado con la deuda de Itaipú; ingrediente estratégico en tapete justo en momento en que se revisará estados contables de la entidad.

Origen de la deuda de Itaipú

Desfasaje tarifario: en la exposición de la CGR de la época, mediante su nota CGR Nº 3290 de fecha 4 de agosto de 1997, dirigida al entonces presidente de la ANDE (Ing. Fulgencio Rodríguez) toma en consideración algunos hechos como que en 1985 se inició la venta de los servicios de electricidad, y se aplicó una Tarifa de 10 US$/kW.mes (Acta de Reunión y RCA-009/85 del 26.02.1985). Se decidió, a partir de Marzo/1986, un aumento de la Tarifa a 14,75 US$/kWmes (Acta de Reunión y RCA-015/86 del 25.02.1986); pero luego se decidió no aplicar la nueva tarifa y mantener el valor anterior de 10 US$/kWmes, a pedido del Gobierno del Brasil (Plan Cruzado - congelamiento de precios y de medidas tarifarias en todo el Brasil).

La Contraloría prosigue con su hipótesis comparativo de aplicación de tarifas de 10 US$/kWmes versus 14,75 US$/kWmes en el periodo del año de 1986 por la facturación de potencia consumida por ambas comercializadoras que fue de 34 Mw. Es decir, el ingreso a Itaipú que arrojó y hubiese arrojado, en cada caso es de MUSD 273,38 contra MUSD 376,04, dando una diferencia negativa de MUSD 102,66 y proyectado esta realidad hasta 1989 la pérdida para Itaipú, según la CGR, fue de MUSD 445,07.

Cuestionamiento de la deuda; en la misma nota arriba mencionada la CGR (en 1997) se funda en la memoria del año 1987 de la Itaipú Binacional, de donde se desprende que las autoridades de la entidad de la época reconocen la imposibilidad de llegar al equilibrio financiero a largo plazo lo que a su vez generó atrasos de pagos de las cuotas de los empréstitos, peor aún porque la empresa se vio obligada a recurrir a más créditos para hacer frente a los compromisos financieros, además de que el saldo de las cuentas vencidas de las consumidoras estatales brasileñas de energía de la Itaipú seguían en aumento.

Debido a la inestabilidad coyuntural económica del vecino país dificultó a la binacional la aplicación de la tarifa adecuada, compatible con el Costo Unitario del Servicio de Electricidad, a decir de la CGR, llamativamente se recurrió justamente a la Eletrobras para la concesión de créditos, es decir se convirtió en la mayor acreedora de la Itaipú.

El Paraguay asumió parte de una deuda que no le correspondía debido a una decisión improcedente del Consejo de Administración al fijar la tarifa ilegalmente por debajo de la que correspondía cobrar en ese momento según lo establecido en el Anexo “C”. Lo correcto hubiese sido que la facturación se realice a US$ 14,7S Kw/mes y que cada parte contratante (ANDE y Eletrobras) negocie con la Itaipú el pago de dichas facturas de acuerdo a sus posibilidades, de esa forma, cada una de las partes contratantes estaría absorbiendo la porción real de la deuda que le corresponda.

Considerando todo lo expuesto, a criterio de esta auditoría, queda demostrado el mal desempeño de los representantes paraguayos dentro del Consejo de Administración de Itaipú al no defender los intereses del Paraguay y permitir un ajuste de precios de acuerdo a las conveniencias del mercado brasileño, por lo que correspondería la aplicación del art. XXI del Tratado de Itaipú, que dice: “La responsabilidad civil y/o penal de los Consejeros, Directores, Directores Adjuntos y demás empleados paraguayos o brasileños de la Itaipú, por actos lesivos para los intereses de esta, sería investigada y juzgada de conformidad con lo dispuesto en las leyes nacionales respectivas”.

Descargo de la ANDE, por nota Nº P. 94414 de fecha 22 de agosto de 1997, dirigida al contralor Daniel Fretes Ventre por el entonces presidente de la ANDE y consejero de la Itaipú Binacional, Ing Fulgencio Rodríguez, entre otros fundamentos rebate la ponencia de la CGR: “… Evidentemente, la auditoría ha dejado de tomar en consideración el hecho de que el Consejo de Administración de la Itaipú está compuesto por igual número de consejeros paraguayos y brasileños, y la mitad de los consejeros de una nacionalidad no tiene ninguna posibilidad de obligar a la otra mitad a resolver algo con la cual no está de acuerdo. En ese caso, el mecanismo legal posible hubiese sido el de elevar el tema a las cancillerías en base a lo dispuesto en el artículo 29º del Estatuto de la Itaipú (Anexo A del Tratado). A su vez, las cancillerías hubiesen procedido de acuerdo con lo dispuesto en el artículo XXIl del Tratado, que dice: “En caso de divergencia sobre la interpretación o la aplicación del presente Tratado y sus Anexos, las Altas Partes Contratantes la resolverán por los medios diplomáticos usuales, lo que no retardará o interrumpirá la construcción y/o la operación del aprovechamiento hidroeléctrico y de sus obras e instalaciones auxiliares...”.

Análisis parcial; considerando la profundidad y la imparcialidad con que se debe evaluar esta delicada situación más aún si implica “responsabilidad civil y/o penal” de los actores se requiere un análisis no sólo de variables financieras y proyecciones matemáticas, sino entender el contexto en que sucedieron los hechos en momentos que estos compatriotas tomaron las decisiones, no asumo defensa ni juicio, aun en este asunto, porque falta relatar eventos históricos que se sucedieron, los beneficios conseguidos por nuestra contraparte están evidenciados en ciertos pasajes del pasado, sin embargo, sin olvidar los considerandos y la posterior resolución, según nuestro parecer, el presente es la mejor instancia para revisar y/o renegociar las ventajas mutuas que nos puede conceder el producto generado por esta megaobra extraordinaria de todos los tiempos para los pueblos Paraguay y Brasil. A mi entender, es la voluntad técnica, diplomática y política, la que puede dar una viabilidad de aprovechamiento optimizado para el desarrollo binacional. Es momento de discusión asamblearia con presencia de titulares de entes binacionales, ANDE, sectores técnicos, políticos, educativos, etc., precisamente hoy el equipo de Itaipú está liderado por un diplomático de carrera, sería bueno escuchar la visión de esta arista de la negociación, la ciudadanía espera.

Debate

Es momento de discusión asamblearia con presencia de titulares de entes binacionales, ANDE, sectores técnico, político, educativo, etc.

Viable

... Es la voluntad técnica, diplomática y política la que puede dar una viabilidad de aprovechamiento optimizado para el desarrollo binacional.

(*) Superintendente de la Universidad Corporativa Itaipu – UC.GP