Inversiones financieras en el seguro

En un artículo anterior nos hemos referido a los ingresos técnicos de las empresas de seguros como parte del resultado económico. En esta oportunidad analizaremos los ingresos provenientes de las inversiones financieras.

Ejercicio 2021
Ejercicio 2021Archivo, ABC Color

Estas inversiones están dadas principalmente por rentas fijas y variables e inversiones inmobiliarias. En parte, las inversiones financieras tienen su origen en una evolución favorable del resultado técnico, en un eficiente control de los gastos operativos o bien de los aportes de capital de los accionistas. Pero lo cierto y concreto es que pasan a ser fondos “disponibles” para su inversión.

Ahora bien, la empresa aseguradora debe contar en todo momento de los fondos necesarios para hacer frente a la siniestralidad esperada de sus asegurados y que constituye su “esencia histórica” y razón de ser de la misma. Como tal y al estar involucrado una “masa” de asegurados –sujeto más débil de la relación– interviene el Estado en su control y supervisión a través de la Superintendencia de Seguros. Esta entidad determina en complejos parámetros técnicos la solvencia que requieren las empresas de seguros para hacer frente a sus compromisos con sus asegurados en función a su tamaño y riesgos asumidos y como tal elabora el plan de cuentas con los indicadores mínimos de fondos que deben respaldar las reservas o previsiones así como las deudas contraídas. Es decir debe mantener en todo momento una liquidez y acogerse a las inversiones que puedan realizar sobre esos fondos de tal manera a que, el retorno de la misma sea en el tiempo suficiente para garantizar sus obligaciones.

La Ley Nº 827/96 “De Seguros” en su Art. 22° determina las inversiones que pueden realizar las aseguradoras como marco general, no obstante, la Superintendencia de Seguros ha reglamentado dicha disposición y emitido la Res. SS.SG. Nº 0132/2015 sobre el “Régimen de cobertura de las reservas técnicas, inversión de los fondos invertibles y gobierno corporativo” y modificadas, en parte, por las Res. SS.SG. Nº 200/16 y la Res. SS.SG. Nº 130/17, estableciendo en su considerando “…Que, es necesario establecer un régimen que contemple la actualización de las normas vigentes en torno a estándares técnicos de inversión de las entidades de seguros, enmarcadas en la elección de estrategias en la administración de la cartera de inversiones que se orienten al equilibrio óptimo de liquidez, rentabilidad y garantía, características exigidas conforme al Art. 22 de la Ley de Seguros. Las mismas deberán de ser respaldadas suficientemente por las reservas técnicas, reservas matemáticas, fondos de acumulación y demás reservas que representen obligaciones con los asegurados a través de los Regímenes de Representatividad y Custodia de Valores…”

Con relación al tipo de inversión, el mercado asegurador viene invirtiendo al cierre del ejercicio 2021 preferentemente en renta fija como vemos, el equivalente a US$ 249 millones, con un crecimiento promedio de 10,4% con respecto al año anterior, seguido de inversiones inmobiliarias por aproximadamente US$ 17 millones.

Es decir demuestra una tendencia naturalmente conservadora o quizás excesivamente regulada que no le permite “explorar” mejores oportunidades de inversión en nuevos instrumentos de rentas variables, más versátiles y menos sensibles a la inflación, aspectos que la Superintendencia de Seguros deberá tener en cuenta por el impacto macroeconómico que se pueda presentar a nivel país en los próximos años.

De esta manera, el resultado financiero puede constituir un ingreso importante para el resultado económico de las empresas de seguros, aún con las limitaciones establecidas por el regulador en cuanto a los instrumentos financieros permitidos y a su vez permite “rentabilizar” en parte esos fondos bloqueados pero necesarios para garantizar la solvencia y el cumplimiento de sus obligaciones como entidad aseguradora.

(*) Abogado

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.