Los que se arriesgaron temprano...

Edificaron su empresa partiendo de una idea que llevaron a la práctica y la concretaron recurriendo a distintas formas de inversión y al ingenio. Apenas terminada la secundaria, se fijaron metas que los llevaron a sobrellevar diversas fases para consolidar fuertemente sus firmas en el mercado local e internacional. Son propulsores de un empresariado joven y responsable, con acciones que transmiten los riesgos y beneficios que implica la iniciativa propia. En esta edición, seis de estos semilleros cuentan su experiencia sobre el proceso que los condujo a ser jóvenes y exitosos a temprana edad.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/DZJVE75PCNAXNBF7NDD5ZW245Q.jpg

Especializado en Los Ángeles, trabaja desde el Paraguay para clientes en Amsterdam, San Francisco, Nueva York y Londres, en servicios de branding, e-commerce, diseño web, administración de contenido y online marketing. Juan Manuel Teixidó Peralta (35) empezó a trabajar a los 16 años, desempeñándose como diseñador y pasó por diversas agencias de publicidad hasta que creó la suya.

Juanma, como se lo conoce, vio un espacio en el mercado para una agencia que opere a nivel local, pero con la mirada fija en el extranjero. En 2006 abrió una sucursal en los Estados Unidos. En el 2003, a los 24 años, abrió con un socio la agencia Nosotros. Siete años después, la vendió y creó su agencia Teixidó.

Desde entonces, se desprenden otros productos como una unidad de negocios independiente, que fueron incubados en la empresa. Así nació Analógica (2012), una agencia de contenido digital que trabaja con multinacionales. Su último emprendimiento es el diario digital Ejempla (2014).

¿Por qué se hizo empresario Juanma? Porque es de la idea de que la vocación lo encuentra a uno y no al revés. “Cuando uno tiene el interés de crear algo propio, no hay otra manera que tirándose a la pileta. Hay un gran atractivo en crear algo de la nada, que lleva al empresario a hacer constantemente cosas nuevas”, afirma.

Es más, añade que una vez con el producto funcionando, ya lo aburre y busca pasar al siguiente producto. “Es el proceso de creación, más que el destino, lo que me emociona”, indica.

Cuando consideró que quería tomar su propio camino solo, abrió la agencia digital Teixidó, con fuerte enfoque en aplicaciones para teléfonos móviles, porque vio que en los sitios web muy poca gente considera invertir. Esto se dio debido a que Facebook es una herramienta fácil de usar y viralizar, con la que las empresas pueden tener fácil contacto con la audiencia.

“Nosotros, en ese entonces; luego, Teixidó, Analógica y Ejempla son productos que se hicieron con inversión semilla (son capital propio o del primer círculo, o un empleado al que le hacés socio)”, explica. Actualmente, sus empresas emplean a 27 personas.

El joven nunca sacó un préstamo para iniciar sus emprendimientos y, aunque cree que es más fácil arrancar con gran capital, ve que es también un freno para muchos empresarios que están constantemente pensando en "cuando consiga el capital".

Como todo lo que hace desde hace 19 años es intangible y su vida útil es muy corta, Teixidó siente ahora la necesidad de hacer cosas que se puedan tocar, que no sean digitales, lo que lo ha incitado a crear un producto nuevo que tenga contacto con la gente, el bienestar, y que anuncia estará listo antes de fin de año.

“Cuando te asociás con alguien es como un matrimonio, por lo que debe haber alguna actitud en esa persona (el socio) igual a la tuya, y te tiene que inspirar respeto”, dice a modo de introducción, para revelar que Rodrigo Weiberlen y Camilo Guanes son quienes lo inspiran a crear productos y mejorar, porque considera que son personas con la visión clara de hacia dónde quieren ir, multidisciplinarias, se diversifican y saben confiar en el dueño del sueño.

Sus primeros pasos en el mundo de los negocios los dio estando en la secundaria y fue en la empresa Protek, perteneciente a su padre, Rubén Jacks. Esta experiencia fue muy buena, según califica, ya que se desenvolvió en el departamento de ventas.

“Me pareció una excelente escuela”, expresa el joven Patrick Jacks (24), quien hoy –totalmente alejado del negocio de su padre– encabeza su propio emprendimiento, denominado Fusión Conceptos Mobiliarios.

Licenciado en Comercio Internacional, Jacks comenta que estuvo un año en la firma de seguridad y luego se abocó a su carrera universitaria en los Estados Unidos. Posteriormente, con el apoyo de su familia y tras un riguroso análisis, decidió abrir su empresa especializada en la provisión de mobiliario al mercado corporativo.

En cuanto a cómo logra consolidar su joven firma, indica que junto con su equipo pasa la mayor parte del tiempo, involucrándose en sectores que, de alguna manera, se conectan con su rubro mediante una estrategia de marketing bien direccionada.

“Trabajamos mucho en generar alianzas estratégicas, pero principalmente tenemos un gran respaldo al representar marcas que operan en el rubro desde hace más de 50 años y que son líderes en la región, lo que también genera una gran confianza”, resalta Jacks.

El auge de estructuras corporativas, cada vez más exigentes y que precisan de un ambiente acorde a los servicios, apuntala aun más a Fusión, que asesora en materia de diseño, calidad, innovación y tendencias desde la división de mobiliarios para oficinas y otros espacios, y cuyo objetivo es también importar línea de muebles, específicamente para departamentos.

Para Jacks, el empresariado joven de hoy es más participativo, sobre todo porque varios gremios a nivel nacional están fomentando la inclusión a sus organizaciones, creando mayor optimismo, ya que significa una oportunidad para incidir en debates sociales y observar el progreso a corta edad.

“Pienso que, sobre todo en esta etapa de cambios y desarrollo, los jóvenes deberíamos actuar con proactividad y mantenernos despiertos para aprovechar lo que se viene”, define el ejecutivo. A la par de Fusión, Jacks es directivo de otras empresas de su núcleo familiar, pero afirma que su dedicación se orienta con más fuerza hacia Fusión.

También visionario y ante la consulta de quién es el empresario o la empresaria local que lo inspira, Jacks responde que tiene como ejemplo al arquitecto Víctor González Acosta. “Más que nada por su patriotismo, la incidencia que tiene en nuestra sociedad y la historia detrás de su trabajo”, expresa.

González Acosta impulsó la llegada del Sheraton Hotel y el World Trade Center al país. Además, a través de su firma Capitalis, desarrolló numerosos proyectos de carácter inmobiliario y comercial.

Acerca de los planes futuros, Jacks menciona que tiene en mente más inversiones en el rubro mobiliario y de la construcción. Agrega que ese panorama puede cambiar con el transcurso de los años, pero que su idea radica en poner todo su empeño en donde más pueda aportar. “Si es en algo que me gusta, mucho mejor”, acota.

El joven empresario mantiene un perfil muy bajo y, pese a estar en el mundo de la comunicación, huye de las entrevistas. En Twitter, Christian Chena Núñez (36) se presenta como “Padre de familia. Emprendedor de la web. Propietario en Paraguay de la cadena televisiva Canal 13, y las estaciones de radio Los 40 Principales y Cardinal AM”. En esta red social cuenta con más de 23.000 seguidores; sin embargo, él solo sigue a tres: dos de su familia y un periodista de su grupo empresarial.

Chena es fundador y propietario del grupo que lleva su apellido. Alcanzó notoriedad a nivel internacional como uno de los mayores domainers (inversores que comercian con los nombres de dominio de internet) hispanos del mundo. En su biografía autorizada, publicada en su sitio web, se señala que –según análisis recientes de expertos en el rubro– él es el domainer hispano número uno.

Fue propietario de cerca de 100 dominios punto com genéricos, considerados los más valiosos del idioma español.

CNN informó en 2008 que Chena hizo su fortuna vendiendo y comprando nombres de páginas web durante siete años en uno de los países con mayor atraso tecnológico (en esa época, solo el 3,5 % de la población del Paraguay tenía acceso a la red, según datos de Internet Usage and Population Statistics). Pero lo que más sorprendía era el hecho de que inició su fortuna a los 21 años.

En el 2007, el joven de 29 años fue protagonista de una de las ventas más recordadas de la industria de dominios en español: la empresa Marchex, juntamente a Fox Latinoamérica, compró parte del porfolio de Chena por USD 10 millones. También la venta de Juegos.com, adquirida por Spill Group, por una cifra varias veces millonaria en dólares, destacó a Chena como uno de los más prolíficos domainers.

El mismo año, Chena adquirió Teledifusora Paraguaya SA, un holding de medios paraguayo que incluía una estación de tevé y varias radioemisoras. Esta operación, una de las más importantes ejecutadas por el empresario, lo colocó como uno de los propietarios de cadenas de medios más jóvenes del mundo. Desde este año, comparte sus acciones del Canal 13 con el conjunto empresarial Díaz e Hijos, dueño de la cadena de supermercados Luisito.

Perteneciente a una familia sencilla de clase media, Chena se inició en los negocios informáticos en su adolescencia como prestador de servicios en computación, pasando luego a ser editor de publicaciones multimedia, desarrollador de productos interactivos y soluciones web. Pero su ascenso se completó al llegar al mundo de los dominios, con lo que inició su exitosa carrera, refiere su biografía.

Haciendo una retrospectiva de su vida, señala que en el 2003 Chena fundó en los Estados Unidos la empresa Chena Ventures Inc., a través de la cual desarrolló varios negocios en internet, potenciados por su red de dominios. Poco después inició Chena Ventures Paraguay SA, a través de la cual inició una serie de emprendimientos en el país. A la vez, impulsó el desarrollo de nuevos negocios online a nivel internacional, rentabilizando sus portales y servicios a través de modelos de cobros por clic, suscripción, acceso y venta directa, llegando a contar, inclusive, con su propia red de afiliados a nivel global.

Tras el desarrollo, posicionamiento y posterior venta de servicios online, Chena se propuso nuevos retos y fijó su mirada en otros segmentos. Así fundó una empresa de viajes, corretaje de seguros, entretenimientos y producción musical, entre otras. Por ejemplo, en el 2011 incursionó en el mercado de productos de consumo masivo para un nuevo emprendimiento, en el que participa conjuntamente con la empresa Alpatex SACI, firma que fabrica y distribuye bebidas no alcohólicas y productos de limpieza e higiene personal.

En octubre de 2012, Chena Ventures, en asociación con la Constructora ITASA SA, invirtió en el condominio Parque Perón.

Meses después, concretó la venta de la red Paraguay.com al Grupo Vierci, que incluye varios portales y servicios online como Clasipar, luego de desarrollar e impulsar los sitios como unidades de negocios rentables. La transacción marcó un hito en los negocios en internet en el Paraguay, dado que fue la primera venta que se realizó en millones de dólares que comprende una red de sitios web netamente apuntados al mercado paraguayo.

Más recientemente, compró las instalaciones del Teatro Latino, adquisición que se suma a otra apuesta a su cartera de inversiones, que incluye el lanzamiento de un diario impreso a finales de este año.

Se inició en el mundo empresarial en su país natal, Austria. Florian Beck (31) trabajó primeramente en una destacada discoteca europea, de la que fue gerente durante siete años. Bajo su supervisión se realizaron eventos que contaron con la presencia de artistas internacionalmente reconocidos, tales como Paris Hilton, Rihanna, Pussycat Dolls, Shaggy, Global Deejays, Tiesto, DJ Antoine, entre otras celebridades, cuenta él mismo. Actualmente, además de su trabajo en el Paraguay, es propietario de una empresa de seguridad en Austria.

Su formación académica se dio en una escuela de hotelería, en la que nació su amor por la cocina internacional, y culminó sus estudios en la escuela de formación profesional superior, en la que fue entrenado en administración.

En la página web del Grupo Beck se lee cómo Florian llegó al Paraguay. En 1995 conoció a un joven austriaco, cuyo padre era propietario de una estancia en el Chaco paraguayo, y lo invitó a visitar. Al pisar esta tierra, fue sorprendido por la hospitalidad de la gente y su potencial. Después de cuatro venidas más, el joven decidió buscar su futuro aquí.

Empezó, en base a su experiencia, abriendo una discoteca en Asunción, como primer paso hacia otras iniciativas. En consecuencia, puso a andar una empresa de eventos, después un restaurante con una gastronomía centrada en placeres y buenos vinos, llamado Maquiavelo.

El empresario maneja cinco firmas con el Grupo Beck como la madre de todas las demás. Beck&Stadler se dedica a la venta de heladeras de vinos o wine cooler y luces de Swarovski, mientras que Beck Eventos realiza eventos y es representante de más de 28 artistas internacionales. Por su parte, Beck&Stering se ocupa de la fabricación de carteras con diamantes y accesorios. Beck Seguridad provee equipos de seguridad al Gobierno y también a clientes particulares. En sus empresas trabajan directamente 20 personas.

El capital para invertir en el Paraguay fue fruto de la venta de sus dos empresas en Austria, que fue acrecentándose poco a poco, con dedicación y trabajo en cada firma para seguir avanzando y creciendo con un equipo excelente de gente a su alrededor.

A través de un duro y perseverante esfuerzo, y la calidad del servicio, su marca consiguió posicionarse en el mercado. “Aplicamos mucha publicidad de boca en boca, porque las cosas buenas se admiran y promocionan por sus propios valores”, asegura.

Sus proyectos a futuro son mejorar constantemente las empresas existentes y, a la vez, iniciar un nuevo emprendimiento de joyas con Swarovski en el Paraguay. Con gente amiga de Austria, analiza desarrollar un programa de ayuda gratuita al país, con equipos locales.

A su modo de ver las cosas, el rol del joven empresario en el Paraguay es muy importante, porque son quienes deben escuchar y aprender de los grandes, pero, al mismo tiempo, también tener iniciativas propias para aportar nuevas ideas. Acorde a este pensamiento, Florian explora distintos rubros del mercado, buscando innovar en productos y servicios. Además, es miembro del Club de Ejecutivos del Paraguay, en el cual se codea con empresarios de trayectoria y con otros que –como él– se están abriendo camino en el competitivo mundo de los negocios.

Como parte de unos ahorros, un préstamo realizado, y con la convicción firme de lanzarse a algo seguro y que resulte interesante, Diego Aguayo (32) inició en el 2006 la empresa Metro Market Research, abocada a la realización de investigaciones de mercado.

Expone que sus comienzos en el campo del relevamiento de datos se dieron en el año 2000, dentro de una multinacional dedicada a la consultoría y aplicación de métodos de investigación; posteriormente, atravesó otras etapas en su formación profesional, ganando experiencia en agencias creativas y medios de comunicación.

Este circuito fortaleció en él la idea de ofertar una unidad de negocios de manera ya independiente y, si bien se desenvolvió en otros ámbitos, el empresario sostiene que decidió volcarse de lleno y centrar su atención en su firma de soluciones estadísticas.

Comenta que Metro Market nació de un proyecto ya pensado en el 2005 y que se concretó al año siguiente, luego de un proceso de evaluación que lo hizo junto con quien hoy es su socio: Gabriel Giussiani.

“Los primeros años no fueron nada fáciles”, recuerda Aguayo, en referencia al posicionamiento y la aceptación que alcanzó su joven empresa, y que le implicó mucho esfuerzo. Para su firma trabajan un total de 12 profesionales de manera directa y, de acuerdo a la magnitud de cada proyecto que encaran, van incorporando más personas.

Los servicios que brinda Metro Market están dirigidos a agencias publicitarias, anunciantes y a los medios de comunicación, sean escritos, televisivos, radiales u otros, para los cuales desarrollan encuestas y otras técnicas de estudio. Análisis a medida, call center, auditoría, medición y planificador de medios son algunas de las alternativas que ofrecen a los clientes.

Como ejemplo, Metro tiene a su cargo los informes actualizados de recordación y preferencia de marcas, elaborados para la Cámara de Anunciantes del Paraguay y de la Asociación Paraguaya de Agencias de Publicidad.

Entre los desafíos que se propone, anuncia que desea añadir a su cartera de negocios otras áreas de investigación y expandir sus operaciones a nivel internacional. En ese sentido, subraya que las negociaciones con potenciales clientes del exterior se encuentran avanzadas. “Siempre están las ganas de desarrollar otros proyectos que, a la vez, generen más fuentes de trabajo”, puntualiza.

Metro Market ya proveyó servicios para más de 200 empresas nacionales, lo que le permitió conocer otras experiencias. Ante la pregunta de qué persona le inspira, Aguayo responde que son muchos los empresarios a quienes tiene como referencia; por un lado, por la labor que desempeñan y, por el otro, porque cuentan con iniciativa propia y esencia emprendedora. “En estos ocho años conocí a gente que con su emprendedurismo consiguió alcanzar notable éxito”, apunta.

Bien detallista, se la conoce en el ámbito empresarial como la diseñadora de experiencias; esto, porque pasa la mayor parte de su tiempo organizando cosas. “Desde muy chica empecé a trabajar en eventos y a ocuparme de los detalles, inclusive de mi casa y el colegio”, rememora Maika Rasmussen (35), quien hoy lidera la firma Maikena.

Sus primeras labores las desempeñó en la empresa EMG, responsable del área de marketing y desarrollo de nuevos proyectos. Tras ocho años en este lugar, Maika se lanzó a una microempresa de nombre Smuchi (restaurante de smoothies y sándwiches) y hace dos años decidió vender su parte a su socia con la intención de dedicarse completamente a Maikena. “Me di cuenta de que no me gustaba hacer una sola cosa, que necesitaba desafíos constantes”, dice.

Maikena ofrece soluciones integrales en provisión de comidas, decoraciones y ambientación para acontecimientos especiales, sean casamientos, cumpleaños, bautismos, lanzamientos, desarrollo de branding, regalos empresariales y otros.

El avance en este servicio se dio de manera exitosa. Sus comienzos partieron desde su propia casa, luego desde una oficina y, ante el negocio creciente, comenzó con el alquiler de depósitos. “Lo que hacemos es tratar de que todo tenga coherencia, ocupándonos de que todos los detalles estén pensados”, detalla.

Si bien se inició sola, la alta demanda de sus trabajos la condujo a incorporar más profesionales a su staff, contratando a tres mujeres con quienes ejecuta las labores para cumplir con los clientes. Al respecto, Maika explica que de acuerdo al tamaño de cada evento se va conformando un equipo con más personas.

“Cada proyecto es tanto nuestro como del cliente. Hacemos las cosas con el corazón, porque la prioridad en Maikena es la satisfacción de todos y eso se contagia, se siente”, destaca.

Para la emprendedora, en el país se respira un aire diferente y se siente una energía más positiva de jóvenes que se animan a hacer lo que les apasiona. “En lo particular, me inspira ver que hay tantas ideas y tanta gente tratando de hacer cosas. Más allá de que parezca imposible, hay demasiadas oportunidades”, propone.

Entre sus planes, se plantea dar apertura a un sitio web para vender los servicios de su actual firma, con el objetivo de mostrar al mundo lo que ofrece.

Maikena tiene a su cargo la producción general de El Guarara, un movimiento gastronómico cuya finalidad es desarrollar escuelitas gastronómicas de barrio y otros proyectos que están en proceso. Asimismo, sus habilidades la llevaron a formar parte de otros proyectos como Club Bolivia y el Brunch, que competen a celebraciones latinas.

Recientemente, se asoció con Ceci Gross Pastelería para desarrollar un sector especial y tiene un acuerdo con la empresa denominada Catering con Pienso, que brinda el servicio de comida que busca responder a lo que el cliente plantea.

Maika comparte que el próximo 2 de octubre participará de un congreso de diseño gráfico y audiovisual en Mar del Plata, Argentina.

silvana.bogarin@abc.com.py

emilse.rolon@abc.com.py