Ideas para la clausura: el árbol que deja huellas

Se trata de una actividad muy sencilla de realizar en el aula. Es una propuesta para ir cerrando el año lectivo y reflexionar sobre las huellas que dejamos con todo lo que hacemos; pueden ser huellas lindas, agradables, de cariño o, también, de tristeza y dolor. Pero todo lo vivido en el año nos marcó para seguir adelante, y es bueno recordar los buenos y divertidos momentos. Esas huellas no se borrarán aunque el próximo año no estemos juntos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FVEGAN4TPNAKLHWVHEMDGL2QQ4.jpg

Materiales

• Árbol en una hoja (conviene que la hoja sea, como mínimo, en tamaño DIN-A3) o en una cartulina.

• Témperas de colores

PUBLICIDAD

• Merece la pena que el árbol sea proporcional a la huella que dejaremos impresa. Otra opción es hacer un árbol mucho más grande y llenarlo con muchísimas huellas de colores de todos los alumnos del aula.

Cómo se hace

Paso 1 

Existen muchas maneras de llevar a cabo esta actividad de consolidación de grupo: los alumnos pueden crear con las témperas muchas tonalidades de colores que den colorido al árbol. Podemos organizar grupos de cuatro alumnos y que cada uno se encargue de una tonalidad. Los alumnos pueden asignar sentimientos a los colores y elegir el color del sentimiento con el que quieren dejar huella en el árbol. Cada alumno puede elegir la rama de un árbol y usar todas las yemas de sus dedos para rellenar de huellas su rama.

Paso 2 

Lo importante es que los niños realicen esta actividad y puedan llegar a una reflexión. Para ello, una vez finalizada la actividad, se puede exponer el Árbol que deja huella en un lugar visible del aula y sentarnos formando un círculo. Una vez que estén todos sentados en círculo podemos preguntar: ¿qué significa la expresión «dejar huella»?, ¿qué tienen de particular las huellas de las personas?, ¿dónde se pueden encontrar nuestras huellas?, ¿para qué ha servido esta actividad?

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD