Una escuela para todos

Cuenta una historia que varios animales decidieron abrir una escuela en el bosque. Se reunieron y empezaron a elegir las disciplinas que serían impartidas durante el curso. El pájaro insistió en que la escuela tuviera un curso de vuelo; el pez, que la natación fuera también incluida en el currículo; la ardilla creía que la enseñanza de subir en perpendicular en los árboles era fundamental; el conejo quería, de todas formas, que la carrera fuera también incluida en el programa de disciplinas de la escuela.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TWNCH5TYGRCOZLFLRGHIEPJVOI.jpg

Así siguieron los demás animales, sin saber que cometían un gran error. Todas las sugerencias fueron consideradas y aprobadas. Era obligatorio que todos los animales practicasen todas las disciplinas.

Al día siguiente, empezaron a poner en práctica el programa de estudios. Al principio, el conejo salió magníficamente en la carrera; nadie corría con tanta velocidad como él. Sin embargo, las dificultades y los problemas empezaron cuando el conejo se puso a aprender a volar. Lo pusieron en una rama de un árbol, y le ordenaron que saltara y volara. El conejo saltó desde arriba, pero el golpe fue tan grande que se rompió las dos piernas. No aprendió a volar y, además, no pudo seguir corriendo como antes.

Al pájaro, que volaba y volaba como nadie, le obligaron a excavar agujeros como a un topo, pero claro, no lo consiguió. Por el inmenso esfuerzo que tuvo que hacer, acabó rompiendo su pico y sus alas, quedando muchos días sin poder volar. Todo por intentar hacer lo mismo que un topo.

PUBLICIDAD

La misma situación fue vivida por un pez, una ardilla y un perro que no pudieron volar, saliendo todos heridos. Al final, la escuela tuvo que cerrar sus puertas.

¿Saben por qué? Porque los animales llegaron a la conclusión de que todos son diferentes. Cada uno tiene sus virtudes y debilidades. Un gato jamás ladrará como un perro, o nadará como un pez. No podemos obligar a que los demás sean, piensen, y hagan algunas cosas como nosotros. Lo que vamos a conseguir con eso es que ellos sufran por no conseguir hacer algo de igual manera que nosotros, y por no hacer lo que realmente les gusta.

Debemos respetar las opiniones de los demás, así como sus capacidades y limitaciones. Si alguien es distinto a nosotros, no quiere decir que él sea mejor ni peor. Es apenas alguien diferente a quien debemos respetar.

Nadie es perfecto, todos somos diferentes.

Fuente: https://bit.ly/2MlvIIj

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD