Papo Morales, ¿a juicio oral?

Gregorio Ramón Morales Macchi, alias Papo, podría afrontar un nuevo juicio oral, pero no por el recordado ataque con fusil a un peón de estancia, sino por el secuestro de dos empleados de la radio de su madre.

Papo Morales dijo que este ataque con fusil fue parte de la filmación de una película.
Papo Morales dijo que este ataque con fusil fue parte de la filmación de una película.Archivo, ABC Color

Papo Morales, de 42 años de edad, tiene fijada para el 17 de diciembre próximo una audiencia preliminar ante la jueza penal de garantías del departamento de Cordillera, Cinthya Páez, en Caacupé.

En dicha diligencia, la magistrada decidirá si eleva a juicio oral la causa impulsada por el fiscal Benjamín Vera, quien recientemente presentó acusación contra Morales por coacción grave, amenaza de hecho punible y producción de riesgos comunes. Eventualmente, el acusado podría llegar a ser condenado a por lo menos cinco años de cárcel.

Esta investigación que llegó a audiencia preliminar no tiene nada que ver con el recordado ataque que cometió Papo Morales el 22 de junio del año pasado contra el peón Antonio Talavera, en la estancia de la familia, a orillas del río Tebicuarymí, en el límite entre los distritos de Iturbe y Borja, departamento de Guairá.

PUBLICIDAD

Aquel atentado a tiros con un fusil M4 calibre 5.56 fue grabado por una acompañante de Papo Morales y las imágenes fueron posteriormente reveladas por el canal de televisión ABC TV.

Sin embargo, ese intento de asesinato quedó de momento impune ya que la fiscala de Villarrica Noelia Soto Godoy increíblemente alegó no tener pruebas suficientes contra Papo Morales y le otorgó el sobreseimiento provisional.

Volviendo a la audiencia preliminar que se debe hacer en Caacupé, se trata de una causa iniciada el 7 de enero de este año, a las 18:00, cuando el acusado supuestamente raptó de su lugar de trabajo y a punta de arma de fuego al cuidador de la radio ZP28 La Voz de la Cordillera, Jorge Augusto Salinas Medina. La emisora pertenece a la madre de Papo, Vilma Macchi.

PUBLICIDAD

Amenazando con meterle plomo, Papo Morales supuestamente obligó al cuidador a que lo guiara hasta la casa del administrador de la radio, Manuel Alejandro González Giménez, a quien por su parte también sacó a la fuerza de su vivienda para llevarlo de nuevo al local de la radio, de donde aparentemente tenía pensado robar el dinero recaudado en concepto de publicidad.

“Durante el trayecto, el sindicado seguía amenazando al señor Manuel Alejandro González Giménez con un arma de fuego, tipo revólver plateado-niquelado, diciéndole que lo iba a matar y a meter en una licuadora; que correría sangre si no le daba dinero de la empresa o que le consiga de cualquier parte”.

Aquella historia, afortunadamente, terminó bien, ya que las víctimas sobrevivieron, aunque ahora Papo Morales tendrá que responder por lo que les hizo a los dos empleados de la radio de su madre.

ileguizamon@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD