Antes EPP, después Segundo Cuerpo, y ahora ACA

El grupo terrorista ACA, cuyas siglas significan Agrupación Campesina Armada, según los escritos hallados en el último campamento desmantelado por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), es una célula desprendida del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). La banda opera al mando de Alfredo Jara Larrea (24) y Albino Ramón Jara Larrea (22), quienes se separaron del “primer anillo” del EPP liderado por los secuestradores Osvaldo Villalba, Manuel Cristaldo Mieres y Magna Meza, supuestamente porque estos últimos se negaron a conferirles un alto rango en la estructura jerárquica, pese a que los hermanos introdujeron a varios nuevos miembros a la gavilla. Inicialmente, la facción en disidencia se hacía llamar “Segundo Cuerpo” del EPP, hasta que se rebautizaron como ACA, gracias a la sólida “autonomía” operativa y logística conseguida en su bastión, Arroyito.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/U4F4NV5OMJDPVOU2DEAD2QEWTU.jpg

Los hermanos Jara Larrea fueron reclutados por Osvaldo Villalba, comandante del EPP, entre fines de 2012 e inicios de 2013, e incluso ya participaron de los ataques a las estancias “Guaraní” y “Santa Adelia”, según los reportes.

El departamento Antisecuestro de la Policía y la Unidad Especializada Antisecuestro de la Fiscalía, después, en setiembre de 2013, dieron a conocer una lista de nuevos terroristas con ordenes de captura.

La lista, obviamente, era encabezada por Alfredo Jara Larrea y Albino Ramón Jara Larrea, y completada, entre otros, por Antonio Ramón Bernal Maíz (hermano del ahora abatido “Coco” Bernal Maíz), Silverio Acosta Zacarías y Esteban Marín López.

También figuraban Lucio Silva y sus hijos Claudelino Silva Cáceres (abatido en Paso Tuyá), Samuel Silva Cáceres y Jorgelina Silva Cáceres. Asimismo, estaban incluidos Rudy Ruiz Sosa, Luciano Argüello y los hermanos Adán Godoy Romero y Alcides Godoy Romero (ambos ahora en prisión).

Sin embargo, tras pocos meses de militancia en el EPP, Alfredo Jara Larrea fue echado del grupo por Osvaldo Villalba, supuestamente al surgir una discusión que involucró a la mujer del primero, Jorgelina Silva Cáceres.

Pero los roces internos empezaron mucho antes, a raíz de actos de indisciplina de los Jara Larrea, quienes querían beber, fumar y salir del campamento para encuentros casuales con mujeres, lo que no era considerado prudente por la cúpula del EPP, según los datos de inteligencia.

Finalmente, se consumó la fisura en la banda y los Jara Larrea salieron del EPP, aunque arrastraron con ellos a algunos de sus vecinos de Arroyito que habían introducido a la gavilla.

Fue así como se formó el “Segundo Cuerpo” del EPP, que fue una célula desprendida del “primer anillo”, que operaba paralelamente y perpetró principalmente ataques a estancias de Arroyito.

Esta nueva facción sufrió dos asaltos consecutivos a sus campamentos: el primero, el 8 de diciembre de 2013, en el asentamiento Núcleo 5 de Arroyito, cuando murieron dos militares; y el segundo, registrado el 5 de febrero de este año, otra vez sin resultado positivo para la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).

En cambio, los organismos de seguridad confirmaron mediante fotografías y escritos la entonces composición de la banda, que además de los Jara Larrea era integrada por sus vecinos Rudy Ruiz Sosa, Luciano Argüello y Silverio Acosta Zacarías, quienes también habían salido del grupo grande del EPP meses antes.

Además, Rubén Darío López Fernández se unió al equipo luego de fugarse de la cárcel de Concepción, e hizo lo propio Marcos Ramón Ojeda Jiménez, ahora abatido, después de ser echado del cuartel justamente por descubrirse contactos que mantenía con los cabecillas de la organización criminal.

El “Segundo Cuerpo” del EPP, posteriormente, volvió a disolverse.

ileguizamon@abc.com.py