La nueva “megabanda” y sus principales golpes

El martes 13 de julio de 2010, la Policía desarticuló, tras un mortal enfrentamiento en Luque, una frondosa organización criminal responsable de una seguidilla de asaltos a bancos y financieras. Los propios agentes habían bautizado al grupo como la “megabanda”, ya que estaba integrada por conocidos delincuentes, algunos de ellos ahora muertos, y otros, encarcelados y prófugos. Sin embargo, ese mismo año, otra peligrosa gavilla comenzó a operar y perpetró también una cadena de atracos, por lo que igualmente la llamaron la nueva “megabanda”. Entre sus miembros también hubo bajas, capturados y varios todavía están sueltos.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/UWVBHFZXWZGFFNB5X3AX2ZMA5A.jpg

Uno de los primeros golpes del grupo fue el robo de casi G. 40 millones, el viernes 15 de octubre de 2010, en perjuicio de la “Fundación Paraguaya”, que otorga préstamos a pequeñas y medianas empresas, ubicada en Hernandarias casi Mariscal Estigarribia de San Lorenzo.

El circuito cerrado de la entidad permitió identificar, entre otros, a los asaltantes Teodoro Benítez Marín (42) y Rafael Riveros (35).

Exactamente una semana después, el viernes 22 de octubre de 2010, la misma banda robó un millonario monto tras asaltar un depósito de la empresa de lácteos “Trébol” y reducir a golpes al guardia encargado de su vigilancia. El atraco se perpetró en el barrio Villa Aurelia de la capital.

El lunes 13 de diciembre de 2010, el grupo asesinó al empresario importador de vehículos Roberto Atilio Schuhbaum Mencia, de 53 años, en un asalto, poco después de salir de su residencia, en el barrio Valle Ybaté de Lambaré. Este golpe fue perpetrado por Juan Carlos Rojas (40), alias “Kung Fu”, Celso Vázquez Florentín (35), alias “Tulú”, e Ismael Fretez Marecos (42), alias “Akãsÿi”.

El miércoles 5 de enero de 2011, otra vez Rafael Riveros y Teodoro Benítez Marín fueron individualizados gracias al circuito cerrado de la empresa Colchones “Real”, ubicada en el barrio Barcequillo de San Lorenzo, de donde robaron G. 50 millones.

El siguiente atraco importante de esta organización fue el jueves 27 de enero de 2011, cuando se alzaron con G. 85 millones de la cooperativa de constructores “Copacons”, situada en Zavala Cue casi ruta Mariscal Estigarribia de Fernando de la Mora.

Esa misma noche, cayó Cirilo Silvestre Sugastti Silva (36), el mismo que volvió a ser detenido hace pocos días en un asalto con rehenes en una farmacia de Asunción. El marginal intentaba huir al interior del país con su parte del botín, pero tras ser arrestado, delató otra vez a Teodoro Benítez Marín y Rafael Riveros.

Primer abatido, en el banco Familiar

El lunes 14 de marzo de 2011, el grupo perdió a su primer integrante, cuando justamente falleció Teodoro Benítez Marín, en un intento de asalto en la sucursal del banco Familiar de la ruta Acceso Sur, en Fernando de la Mora.

En el mismo ilícito, resultó baleado en la cara y detenido el maleante Eladio Muñoz García (35), otro miembro de la banda, aunque Rafael Riveros tuvo más suerte y logró escapar con el resto del grupo.

A partir de este fallido golpe, la banda se “llamó a silencio” por un año, mientras recomponían su equipo con otros peligrosos maleantes sueltos.

Luego de conformar nuevamente su estructura operativa con más integrantes, la nueva “megabanda” otra vez ganó las calles y esta vez asaltó la residencia en Luque del futbolista Roberto “Toto” Gamarra, el miércoles 7 de marzo de este año, cuando fue identificado por las víctimas el principal cabecilla, Gabriel de los Santos Rojas (46).

El martes 10 de abril de este año, el mismo grupo, ya con los nuevos integrantes, asaltó la residencia del diputado liberal Pedro González, en el barrio Herrera de la capital.

Otra vez, fueron reconocidos, entre otros, Gabriel de los Santos Rojas y Rafael Riveros.

Segundo eliminado

En la noche del jueves 28 de junio, el grupo sufrió otra baja, la de Rafael Riveros, quien fue eliminado por Luis Bonifacio Gómez (52), un empleado de “Copalsa”, que a su vez fue también asesinado durante un asaltado frente a un surtidor de Capiatá, cuando junto a un compañero llegaban de un viaje con un camión de la empresa.

Francisco Fretez Marecos (35), alias “Jumi”, sería el marginal que mató al empleado de “Copalsa”, luego de que este último disparara a su cómplice. Este también está involucrado en el asesinato del Monseñor Julio César Álvarez, en Villarrica, y es hermano de Ismael Fretez Marecos (42), alias “Akãsÿi”, implicado en el asesinato de Roberto Atilio Schuhbaum Mencia. La Policía recuperó del poder del abatido Rafael Riveros una pistola 9 mm robada al futbolista Roberto Gamarra.

Cuatro hermanos maleantes

Lo más peculiar de esta nueva “megabanda” es que estaría integrada nada menos que por cuatro hermanos asaltantes.

El mayor es Gabriel de los Santos Rojas (46), uno de los más “veteranos” y por ende considerado como el cabecilla. Él está detenido por el asalto al diputado Pedro González.

El segundo es Paublo Ricardo Rojas (43), recientemente arrestado por el robo de G. 300 millones de la firma Oficina Técnica Comercial (OTC), perpetrado el 30 de mayo pasado en Asunción.

El tercero es Juan Carlos Rojas (40), alias “Kung Fu”, autor confeso del asalto y asesinato del empresario del rubro de automotores Roberto Atilio Schuhbaum Mencia.

Este había caído en posesión de una radio con frecuencia policial que compró de agentes de la FOPE y confesó incluso cómo mataron al empresario y quiénes eran sus cómplices.

El menor de todos es Cristhian Bernardo Florentín Martínez (34), también encerrado en Tacumbú desde hace un buen tiempo por una serie de asaltos. Este había sido apresado en 2008 tras una balacera en Villa Morra, en la que casi mata a un policía, y está sospechado, entre otros delitos, por el robo de 1 millón de dólares del aeropuerto Silvio Pettirossi”, en 2007.

Los cuatro son hermanos de madre y solo el menor, Cristhian Bernardo, lleva apellidos distintos.

Los maleantes se encuentran ahora en Tacumbú. Tres de ellos están juntos en el mismo pabellón, mientras que Juan Carlos Rojas, alias “Kung Fu”, se encuentra apartado de sus parientes en otro pabellón, aparentemente porque no se lleva bien con el resto de sus hermanos, según fuentes del penal.

ileguizamon@abc.com.py