Somos iguales ante la ley

El jueves último se produjo otro posible caso de feminicidio, esta vez, en Santa Rita, departamento de Alto Paraná, donde una brasileña de 55 años fue asfixiada con una almohada y apuñalada en su propia casa. Hay una teoría contraria, que supone que se trató de un crimen con fines de robo.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/XWVNRHGR7RF7FNLAEKOJ3BWRVA.jpg

Ese mismo día, en Yhú, departamento de Caaguazú, la Policía capturó al exmarido de una señora de 65 años que fue degollada con un machete y su cuerpo abandonado en medio de una plantación de mandioca, en otro caso de supuesto feminicidio.

Pero resulta que también ese día la Policía arrestó en Ñemby, departamento Central, a una señora de 48 años y a su hijo de 24 años, en carácter de sospechosos del asesinato de un vecino de ambos y que era pretendiente de la mujer.

El hombre víctima tenía 40 años y murió al ser apuñalado en la espalda, supuestamente al tratar de evitar que dos delincuentes robaran el automóvil de la señora, que estaba estacionado en el patio. El supuesto ataque ocurrió mientras el señor de 40 años estaba de visita en la casa de su vecina de 48 años.

La particularidad, en este caso, es que la Policía descubrió que, como mínimo, la dueña de casa y su hijo mintieron o alteraron la escena del crimen, ya que los investigadores descubrieron manchas de sangre que fueron limpiadas en la sala de la casa, pese a que el homicidio supuestamente ocurrió en el patio. 

Entonces, la hipótesis de la Policía y la Fiscalía es que el joven de 24 años mató al pretendiente de su mamá y que esta encubrió a su hijo. Además, se cree que el crimen se produjo adentro de la vivienda y no en el patio, como se denunció.

Independientemente de que la madre y el hijo sospechosos de este caso puedan llegar a demostrar su inocencia o que sean hallados culpables, estoy seguro de que la sentencia que reciba el autor de un crimen igual a este sería mayor si es que la víctima fuera una mujer, ya que se lo juzgaría bajo los presupuestos de la nueva figura penal de feminicidio.

Que no se entienda mal. No justifico ningún crimen, mucho menos el de una mujer. Ni tampoco me interesa defender a los infelices y cobardes que maltratan o asesinan a sus mujeres. Sino que a veces los hombres comunes también nos preguntamos por qué un crimen contra una mujer se tiene que castigar con mayor rigurosidad que contra un hombre. ¿Acaso no somos iguales ante Dios y la Justicia? Es una simple inquietud.

Si se creó una ley contra el feminicidio, por qué entonces no hacer una contra el masculinicidio.

ileguizamon@abc.com.py