Puedo tener buenas notas y salir a farrear los findes

Demostrar tu talento en una pista de baile al son del reguetón y tener buenas calificaciones es una combinación que muchos jóvenes llevan a la práctica hoy en día. Ser universitario no es sinónimo de una vida aburrida; si te organizás correctamente, ser el nerd y farrista de la casa no será una misión imposible.

Cargando...

Normalmente, algunas personas creen que salir a farrear y tener buenas calificaciones en la universidad son cosas que no pueden ir de la mano. Se suele relacionar a las fiestas nocturnas con los jóvenes que se emborrachan 24/7, y se piensa que quienes se dedican a estudiar correctamente para un examen nunca salen de sus casas y jamás se divierten.

Si rindieses todos los exámenes parciales y los finales de seguido, los mismos no durarían más de cuatro meses. Así que, un estudiante universitario tiene el resto del año libre para divertirse de vez en cuando con sus compañeros y salir con los amigos a una fiesta cuando la ocasión lo amerita.

Si es que tu objetivo es ir a la universidad y, a la vez, salir algunos findes a bailar en una discoteca, lo más importante es siempre encontrar el punto medio entre el farrista descontrolado y el nerd aplicado. Como siempre se dice, los extremos son malos, así que, si querés ser un buen estudiante y, a la vez, ir a las fiestas a mover el esqueleto, simplemente, debés organizar tu tiempo.

Cuando comenzás el semestre, tenés tiempo de sobra para salir con tus amigos y divertirte en ese bar donde pasan las mejores canciones de rock que tanto te gustan. Organizar una peña cada viernes con los compas de la facu sería el gran sueño de muchos jóvenes universitarios, pero una vez que farreaste tres findes de seguido, el siguiente solo queres tener una cita con tu cama con la idea de descansar después de una larga semana.

Asimismo, si los exámenes están por empezar, lo recomendable es que las fiestas y los asados con birra estén suspendidos por un tiempo. Es mejor estudiar y pasar con una buena nota una prueba, antes que aplazarte y arrastrar materias de los años que ya cursaste.

Entonces, ser la estrella de la noche en una fiesta y que, a la vez, tu mamá esté orgullosa de tus calificaciones no es una tarea sencilla, pero tampoco imposible. Dejá de lado los comentarios conservadores y andá pensando ya a qué fiesta vas a ir cuando terminen los exámenes.

Por Gonzalo Recalde (19 años)

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...