¿Se acabó la chispa de la pasión?

Después de años de estar en pareja, tanto la mujer como el hombre se percatan de que el sexo está casi ausente de sus preferencias y que quizás la chispa de la pasión se ha apagado. La falta de deseo sexual es un problema que puede deteriorar la relación. Sepa cómo recuperar el placer.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FS4F3R44I5GZRJAHPZJ3AMVEHE.jpg

La licenciada Teresa Lluis O’Hara, psicóloga clínica y educadora en sexualidad humana, afirma que el ser humano, en general, necesita sentirse medianamente satisfecho con su vida, para sentir placer, no solo placer sexual sino placer por el hecho de estar vivo. Uno de los factores que más influyen en la disminución o pérdida del deseo sexual (en la pareja) es la disminución o pérdida del placer de estar vivo.

Cabe resaltar que “una pareja no es igual a otra, tampoco a lo largo de estar conformada, es decir, dos personas que están juntas como pareja por varios años, no son las mismas al inicio de la relación y después de dicho tiempo; por lo tanto, la pareja tampoco será la misma. Los cambios propios de los ciclos vitales de las personas influyen en el deseo sexual de las mismas”.

La profesional apunta que “indefectiblemente la falta de tiempo para compartir y dialogar en pareja, así como la acelerada actividad de cada día, son causantes de este problema. El ritmo apresurado que llevamos influye en el vínculo de pareja, no solo en la disminución del deseo sexual, sino en el menor grado del deseo y el placer de estar con la otra persona”.

El buen trato

Lluis O’Hara menciona “considerando al ser humano como una unidad, el buen trato y el afecto en la pareja, además del deseo, son ingredientes que colaboran al momento de evaluar internamente el encuentro sexual. Si la evaluación interna fue positiva, la persona sentirá deseos de repetir la experiencia con mayor frecuencia e intensidad”.

“Existen algunas reglas básicas en sexualidad humana, como que los encuentros sexuales sean consentidos entre las partes, que sean entre adultos y que se den en privacidad. Mientras se cumplan estas reglas, existen varias opciones para evitar la monotonía, siempre que ambos integrantes de la pareja accedan a ello sintiéndose libres de hacerlo”, acota.

El autoconocimiento

Como primer paso también puede ser efectivo “el autoconocimiento, la autoerotización; principalmente para las mujeres, que culturalmente tenemos menos permiso de explorar nuestro cuerpo. Recuerde que el hecho de conocernos puede ayudarnos a incrementar nuestro placer sexual; esto debe ser hecho en privacidad. Recién una vez que la mujer se empodera de su deseo, puede compartir este acto íntimo con su pareja, si ambos lo desean”.

Además resulta fundamental “darse un tiempo en pareja, como por ejemplo una cena romántica y el cambio de escenario del encuentro íntimo, que también puede favorecer el vínculo de pareja, y el deseo sexual. Otros métodos que pueden ayudar a recuperar el deseo son las fantasías eróticas compartidas en pareja”.

“Existen además otros recursos a disposición, como los juguetes sexuales o los disfraces temáticos, por ejemplo. Pero cabe destacar que en este punto, ambos miembros de la pareja deben sentir el deseo de experimentar y compartir en la intimidad las variantes del menú de la sexualidad”, añade.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.