Voluntariado contra la indiferencia: comedor sirve más de 300 platos al día

El Centro Integral de Formación y Comedor Infantil “Villa Virgen del Rosario” recibe diariamente a más de 300 niños quienes van allí para desayunar, almorzar o merendar. Motivados por contribuir con su comunidad, los voluntarios del comedor organizan una actividad para recaudar fondos a fin de equipar un taller de panadería y confitería, donde niños y jóvenes aprenderán este oficio.

Voluntarios del comedor “Villa Virgen del Rosario”.
Voluntarios del comedor “Villa Virgen del Rosario”.Gentileza

Dentro del predio de la iglesia Virgen del Rosario en las calles Orihuela y Tte. Prats del barrio Sajonia funciona hace más de 14 años el comedor que se convirtió en el centro de la solidaridad y la hospitalidad de los vecinos quienes con sus donaciones mantienen el comedor.

Son diez voluntarias quienes se encargan de cocinar y gestionar el local donde cientos de niños y jóvenes acuden para acceder a un plato de comida. Mirthis Trabucco –una de las voluntarias– comentó que diariamente el comedor recibe a más de 300 chicos. En sus principios fue un local pequeño, que recibía a no más de una centena de vecinos de los bañados, pero con el transcurrir del tiempo y gracias a la buena voluntad de las personas lograron expandirse y beneficiar a más familias.

Cada semana en el comedor se sirven más de 1.500 platos.
PUBLICIDAD

“Nuestra misión es dar un plato de comida digna a todos los niños y sus familias, principalmente a aquellos que están en situación vulnerable”, contó.

El proyecto fue impulsado por Óscar Santos, vecino de la zona, quien se encargó de convocar a otras personas dispuestas a contribuir con la noble causa. “Las voluntarias estamos todos los días sin falta”, expresó Trabucco.

El comedor modelo es uno de los mejores equipados de Asunción gracias a la colaboración de los vecinos, según señaló la voluntaria. Diariamente preparan y sirven más de 500 platos, entre desayunos, almuerzos y meriendas.

Además de las comidas, en el comedor preparan viandas para los enfermos y dan talleres de cocina para los interesados. “En cada rostro de cada niño hay una historia, de maltrato de abusos muchas veces, nosotros en el voluntariado tratamos de dar un poco de felicidad, viendo en ellos el rostro de la misericordia”, expresó.

Mirthis Trabucco, voluntaria.

El voluntariado es como una herramienta de transformación social según menciona Trabucco. “Actualmente la crueldad más grande es la indiferencia hacia el prójimo la falta de piedad. Conocer y no actuar es una forma de consentir las injusticias”, aseveró.

Programa de reinserción social

Esperanzados en poder construir un taller de panadería y confitería donde enseñar el oficio a niños, jóvenes y adultos, los voluntarios del comedor y reconocidos chefs del país organizan la comilona “Cocinar y Ayudar” que tendrá lugar el próximo domingo 11 de agosto, en la Casa de Exalumnos del San José. Las adhesiones tienen un costo de G. 35.000.

Equipar este taller es uno de los objetivos que tienen con miras a la implementación de un programa de reinserción social para jóvenes que estuvieron en la cárcel y para aquellos que tienen adicciones.

Para concretar este proyecto cuentan con el apoyo de docentes del Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP) quienes estarán impartiendo los talleres.

Cocinar y ayudar.

El dinero que consigan recaudar en el evento será destinado a la compra de la maquinaria industrial necesaria para la producción de los productos además de la compra de insumos para la elaboración de los mismos. Esperan que a estos talleres asistan alrededor de 100 jóvenes de la comunidad.

Según relató la voluntaria con los talleres de panadería que lograron realizar como prueba de la receptividad de los beneficiados, muchos de los asistentes comenzaron a producir panes, bollos y pizzas. Estos consiguieron vender sus productos y tener un ingreso para ayudar a sus familias.

Taller de panadería impartido por docentes del SNPP.

“Nosotros hacemos los talleres en el local, porque cuando vienen a comer ya se quedan después (…) para muchos es más fácil así porque no tienen que gastar en pasaje o folletos”, subrayó.

Las personas que quieran colaborar con el comedor pueden comunicarse al teléfono (982) 185 -767 ó acercar los donativos hasta el local ubicado en el barrio Sajonia.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD