Puku, un empujón para soñar

Hace algunos años, un grupo de mujeres oriundas de Concepción sentían que su pueblo era muy pequeño, que allí no se podían hacer muchas cosas más allá de dedicarse al hogar, viviendo en una situación de vulnerabilidad, sin oportunidades para hacer algo más para modificar su realidad. Sin embargo, esta situación cambió y hoy son exitosas emprendedoras.

Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.
Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.Foto Gentileza

La Fundación San José puso en marcha un plan que las ayudaría a cumplir su objetivo: una serie de talleres de capacitación, que inició con panadería y que luego pasó a ser un taller de manualidades con tela.

A través de esta iniciativa fue que poco a poco se generó el tan anhelado cambio en su realidad, haciéndoles sentir más productivas y poderosas.

Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.
PUBLICIDAD

Luego de las primeras capacitaciones las mujeres vieron despertar su talento, y que sus productos tenían buena aceptación. Entonces, la fundación realizó una alianza con una marca de ropas para dar paso a un nuevo emprendimiento: Puku, que las ayudó a cambiar el paradigma de que solo los hombres son los proveedores del hogar, que ahora ellas contaban con una empresa grande: se convirtieron en emprendedoras.

Lea también: Trabajar la creatividad con pocos recursos

Sintieron que contaban con un producto de calidad y que les permitiría construir una independencia para ayudarse a sí mismas y a sus familias.

PUBLICIDAD
Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.

Por eso, desde octubre del 2018, este emprendimiento anidó en su marca las piezas elaboradas a mano, confeccionadas con residuos textiles, siendo, además, un producto amigable con el medio ambiente.

Actualmente, la producción se centra en individuales y alfombras, y los productos también son distribuidos en Asunción. Tanto San José como la empresa con la que se aliaron, se encargan de ayudar a las mujeres con la logística y la capacitación en ventas, de manera que ellas puedan generar y manejar sus propios ingresos.

Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.

Un empujón para soñar

Cecilia Gadea, coordinadora General de la Fundación San José, explicó que desde la organización vieron la necesidad de darles un motivo a las mujeres de la comunidad de Concepción para mejorar su calidad de vida y de que es posible cumplir sus sueños.

“Puku nació como una iniciativa educativa, lo que hicimos fue juntar un grupo de mujeres en situación de vulnerabilidad para capacitarlas y que ellas puedan generar sus propios ingresos”, señaló.

En ese sentido, Gadea resaltó la importancia de invertir en los sueños de aquellas personas que no tienen un fácil acceso a mayores oportunidades, especialmente cuando se trata de los jóvenes, quienes son el presente y futuro del país, y en mano de ellos está el crecimiento y el desarrollo.

Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.

Contando esta historia de éxito, se suman a la iniciativa 165 millones de razones del Fondo de Población de las Naciones Unidas, que hace un llamado a la acción para invertir en jóvenes y adolescentes de América Latina y el Caribe.

“Es importante invertir en jóvenes, tenemos que impulsarles a cumplir sus sueños, para que puedan lograr sus objetivos y metas. Puku es un claro ejemplo de que con un empujón todo se puede volver realidad”, manifestó.

Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.

Además, enfatizó en que, así como lograron impactar de forma positiva en la vida de mujeres, con ganas de salir adelante y generar sus propios ingresos, los jóvenes en Paraguay también necesitan ser tomados en cuenta para poder desarrollarse como personas productivas y plenas.

Puku, mujeres emprendedoras de Concepción.

Acerca de la iniciativa

La iniciativa busca promover una interacción multisectorial en torno a la importancia que tiene la inversión en adolescencia y juventud, así como incentivar y coordinar la movilización de esfuerzos que generen la inversión en adolescentes y jóvenes, dentro del marco de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, la Estrategia Global de Juventud de las Naciones Unidas y el Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo.

Nota relacionada: Voces del presente claman un futuro mejor

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD