“La discapacidad no es falta de capacidad”

La organización Saraki busca una manera diferente de discutir la inclusión de personas con discapacidad en el entorno laboral con la campaña denominada: “Que una discapacidad no oculte las capacidades”.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/WAXBNYIXPJCCVNLP3OIU6K5JSQ.jpg

Existe aún un doble discurso sobre la inclusión en nuestra sociedad ya que a las personas con discapacidad les es muy difícil abrirse camino en el ámbito laboral, por las creencias que persisten y por la discriminación que de esto se deriva, explicó María José Cabezudo, presidenta de la Fundación Saraki en diálogo con ABC Color.

Esto fue lo que motivó el inicio de la campaña: "Que una discapacidad no oculte las capacidades", impulsada por esta fundación en conjunto con Usaid, que básicamente consistió en un llamado "agresivo" a través del perfil de Twitter del conductor y locutor Álvaro Mora, solicitando un asistente y pidiendo explícitamente "que no sea una persona con discapacidad".

"Al comienzo es una campaña fuerte (...) Dudamos muchísimo porque significa entrar en una polémica diferente a la que la fundación acostumbra, pero ya era el momento de que este tipo de cosas suene la alarma y la falta de conciencia real de poner en práctica de lo que decimos", reconoció Cabezudo.

Dijo que resultó interesante escribir un llamado a pedir un puesto de trabajo pero poner escrito "lo que tácitamente sucede en la mayoría de las veces a las personas con discapacidad (...) Por creer que tener una discapacidad significa falta de capacidad cuando sabemos que hay mucha gente muy calificada para puestos de trabajo del mercado actual", dijo.

Lamentó que las estadísticas actuales reflejen un resultado muy bajo de personas con discapacidad que buscan trabajo. "La falta de oportunidades es algo demasiado grande que no se puede y tenemos que poner esto sobre el tapete", señaló.

Añadió que resulta alarmante que en el sector público sólo un total de 2.024 personas con discapacidad tengan cabida, según datos del año pasado. Y esto pese a la existencia de la ley 3.585/08 vigente que garantiza que en la función pública debe ser incluido al menos un 5% de la población con discapacidad, es decir, aproximadamente unos 12.000 puestos.

En cuanto al sector privado, dijo que existe la ley 4.962, aprobada por el Congreso en el 2013, que es de incentivo a la inclusión y no de obligatoriedad, pero cuyo decreto de reglamentación no fue refrendado aún por el presidente Horacio Cartes desde ese entonces, "pese al arduo trabajo de la sociedad civil y con un importante trabajo del Ministerio del Trabajo. No se cuál será el problema", dijo.

Junto con la campaña mencionada, Saraki presentó un software denominado "Manos a la obra" que promueve la inclusión laboral, por la que empleadores que busquen incorporar a personas con discapacidad en su equipo "pueden entrar y cargar el perfil del puesto que está buscando y le saldrá el perfil de la persona con discapacidad". El sistema incluye base de datos a nivel nacional. Para acceder a dicho softwarte, haga click aquí.