“La Tierra Errante”: ciencia ficción china a escala hollywoodense

En su espectáculo cinematográfico más grande hasta ahora, China demuestra que es capaz de emular casi perfectamente a Hollywood en un entretenido ejemplo de cine desastre.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EF3Z6WY62REWFM6SMI7SHIJOAQ.jpg

El mercado cinematográfico chino se ha convertido en el segundo más importante de todo el mundo, detrás del de Estados Unidos, y como prueba tangible tenemos a La Tierra Errante, una megaproducción de ciencia ficción del gigante asiático que, prácticamente a fuerza exclusiva de su éxito taquillero en su país de origen, es la tercera película de mayor recaudación de lo que va del año en todo el mundo.

Si bien el cine chino tiene una larga y celebrada historia con voces muy únicas e icónicas a lo largo de las décadas, en los últimos años varias producciones de ese país han apuntado a afinar su poder de emulación de los grandes espectáculos de acción de Hollywood.

La Tierra Errante, que se siente cortada con la misma tijera que taquillazos occidentales de gran escala como los que haría Roland Emmerich – y que acaba de hacerse disponible por estas latitudes vía Netflix – demuestra que esa capacidad de emulación está un 99% afinada.

PUBLICIDAD

Basada en una novela de Liu Cixin, la película parte de una premisa tan ridícula como alucinante – además de familiar para quienes hayan visto la olvidada serie animada Shadow Raiders.

El Sol está muriendo y amenaza con destruir todo el Sistema Solar, por lo que todas las naciones del mundo unen sus recursos y construyen cientos de propulsores gigantes para literalmente sacar a la Tierra de su órbita y llevarla a otro sistema estelar.

Sin embargo, cuando la Tierra se acerca a Júpiter, comienzan a sufrir problemas potencialmente cataclísmicos.

La atención de la película se reparte entre la Tierra, donde un joven llamado Liu Qi (Qu Chuxiao), su abuelo, su hermana y un grupo de científicos y soldados intentan desesperadamente lograr un objetivo que garantice la supervivencia del planeta; y una estación espacial que sirve como satélite y sistema de advertencia para la Tierra, donde Liu Peiqiang (Wu Jing), el padre de Liu Qi, está como tripulante.

Y ninguna de las dos locaciones tiene personajes demasiado interesantes.

En otra similitud con filmes de Roland Emmerich como El día después de mañana o 2012, el drama humano que sirve de ancla para el espectáculo es aburrido y solo sirve para dar un respiro entre escenas de acción o, cuando se extienden demasiado, ser directamente un estorbo.

De hecho, aunque es bueno ver de nuevo a Wu Jing, el mismísimo Wolf Warrior, todo lo que ocurre en la estación podría haber sido eliminado y la película no habría sufrido demasiado.

Pero no nos vamos a engañar diciéndonos que vemos este tipo de películas por el drama humano.

No, el atractivo de estas películas comienza y termina con las impresionantes escenas de destrucción y los deslumbrantes efectos visuales, y en ese apartado La Tierra Errante cumple con creces. La acción es a escala planetaria y se siente auténticamente gigante, y más allá de dos o tres tomas en las que por alguna razón la cantidad de cuadros por segundo cae notablemente como si de un videojuego se tratara, los efectos visuales son increíbles.

Aunque las innumerables escenas de vehículos futuristas esquivando escombros carecen de la variedad y creatividad de, por ejemplo, la escena de la limusina en Los Ángeles en 2012, la dirección de Frant Gwo mina expertamente y al máximo la tensión de cada roce cercano con la muerte.

Y aunque algunos de los mayores “blockbusters” chinos hacen gala de un ultrapatriotismo que haría sonrojar a Michael Bay, el nacionalismo en La Tierra Errante no vas más allá del que uno encontraría en cualquier película de Hollywood; el coraje y la determinación de nuestros protagonistas es el disparador de los eventos, pero al final es un esfuerzo mucho más global, en contraste con otras superproducciones chinas taquilleras de años recientes como Operación Mar Rojo o las dos Wolf Warrior, que son propaganda descarada. Propaganda enormemente divertida (si uno tiene predilección por la violencia cinematográfica), pero descarada.

La Tierra Errante es una superproducción que a la vez se siente familiar y única, y es un bienvenido cambio de aire para un país que importa sus grandes espectáculos cinematográficos de efectos especiales exclusivamente desde Hollywood.

-----------------------------------------------------------

LA TIERRA ERRANTE (流浪地球)

Dirigida por Frant Gwo

Escrita por Frant Gwo, Gong GeerJunce YeYan DongxuYang Zhixue (basada en una novela de Liu Cixin)

Producida por Gong Geer

Edición por Ka-Fai Cheung

Dirección de fotografía por Michael Liu

Banda sonora compuesta por Roc Chen

Elenco: Qu Chuxiao, Wu JingLi GuangjieNg Man-tatZhao JinmaiArkady SharogradskyMike Sui, Qu JingjingZhang Yichi, Yang HaoyuLi Hongchen

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD