Los niños sí dicen la verdad

Uno de cada tres niños dice que los adultos están fallando en el deber de protegerlos, según la encuesta mundial “Pequeñas voces, grandes sueños”. Niños paraguayos se percatan de que ni siquiera sus derechos básicos están garantizados.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MPMIJPWFI5DLFINZKLL3L27A5Q.jpg

La mundialmente conocida frase “los niños dicen la verdad” queda comprobada fehacientemente con los resultados obtenidos en el reporte “Pequeñas voces, grandes sueños”, llevada adelante por la Alianza ChildFund , en la que Paraguay fue incluido con una encuesta a niños y niñas de Limpio.

“Este tipo de encuesta nos indica claramente que el niño tiene voz, que sabe lo que le afecta, y si les escuchamos con atención nos dice muchas cosas sobre sus necesidades”, sostuvo Martín Sánchez, de la Fundación Alda, encargada de realizar las pruebas de campo en nuestro país.

Sánchez indicó que Paraguay se encuentra evidentemente dentro del grupo de países donde los niños se dan cuenta de que los derechos que no disfrutan claramente son los básicos, a diferencia de niños de países de Primer Mundo, que hablan de otro tipo de derechos. “A los nuestros todavía les inquieta el tema de la educación, principalmente el tema de la protección contra la violencia; ellos pueden notar claramente que eso les falta mucho”, puntualizó.

Es que los datos muestran que el 66% de los niños paraguayos encuestados dicen que consideran como derechos fundamentales los denominados derechos de desarrollo (educación, afecto, entretenimiento). En cuanto a los derechos de protección (protección contra el abuso, violencia, explotación), un 34% asegura que éstos no son cumplidos en su país.

Estos temas son mencionados nuevamente en las respuestas obtenidas a la pregunta: “Si fueras líder, ¿qué harías para mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas de tu país?". Un 34% respondió que mejoraría el acceso a la educación, el aprendizaje y la tecnología, mientras que el 58%, a proveer alimentos, vestimentas y refugios.

Sánchez comenta que le cupo la oportunidad de ser uno de los encuestadores y testifica que la experiencia fue única, considerando la sinceridad de los niños en sus respuestas: “Es increíble cómo las respuestas salen de ellos sin restricciones; en el tema de la protección, por ejemplo, decían: 'Porque mi papá no me escucha', te dicen con claridad, o sobre violencia: 'Con mucha facilidad me pegan'", apuntó. En ese sentido, agregó que “se ve claramente que todavía nos falta mucho camino en la defensa de los derechos del niño".

“Si fuera el líder de mi país, haría que no falte el pan de cada día, ayudaría a los niños a que tengan mucho cariño, voy a hacer una ley para que los niños no tengan que trabajar, trabajaría para que los niños no sean maltratados, ayudaría a los niños a que nos se les lleve donde se hace maltrato, les daría un lugar donde ser feliz”, es uno de los testimonios más impactantes recogidos de las expresiones de los niños paraguayos que participaron de la encuesta.

Del sondeo participaron más de 6.000 niños de entre 10 y 12 años de edad, de 44 países desarrollados y en vías de desarrollo, entre ellos Paraguay, con encuestas a niños de Limpio. Fue la quinta vez consecutiva que la Alianza ChildFund, coalición de 12 organizaciones internacionales de desarrollo centrada en la niñez que trabaja en 58 países, encabezó esta iniciativa. En Paraguay, la participación fue gracias al Fondo Cristiano Canadiense para la Niñez (CCFC), miembro de la alianza, junto a su contraparte local Fundación Alda.

Sánchez destacó que el gobierno actual se encuentra muy comprometido con los derechos del niño, sobre todo de la primera infancia. "Hay dinero para este tema; además, el Ministerio de Educación está muy involucrado", detalló.

Añadió que actualmente se encuentran trabajando muy de cerca con la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia, que "asume todas las inquietudes de los niños como un aspecto a trabajar a nivel gubernamental". Sin embargo, reconoció que estas intenciones se verán recién a partir de la implementación de "políticas y presupuestos claros que ayuden a mejorar la situación de los niños".

Finalmente, recordó que el mensaje de la Convención de los Derechos de la Niñez -que el pasado jueves cumplió 25 años- es absolutamente radical: "El niño no es un mero objeto de atención del Estado, sino que es sujeto real de derecho y él mismo puede exigir su derecho".

La Convención sobre los Derechos del Niño fue aprobada el 20 de noviembre de 1989 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y marcó un hito en la historia, pues desde ese momento los niños y adolescentes pasaron a ser considerados ciudadanos con derechos y los Estados firmantes asumieron el compromiso y la obligación de garantizarlos.

La Convención sobre los Derechos del Niño fue ratificada por 193 países hasta el momento. Paraguay la suscribió el 4 de abril de 1990 y la ratificó el 20 de setiembre de ese año, a través de la Ley Nº 57/90.