Urge el tratamiento de desechos cloacales

En base a los datos con que cuenta la Seam respecto al lago Ypacaraí, nuestro país se encuentra en el nivel 0% en el tratamiento de efluentes cloacales. La falta de saneamiento del agua que va al cauce hídrico hace que las cianobacterias se multipliquen.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/NZORFJAI2VEKFCOCWPMPLVHZ6A.jpg

Ya no es una novedad que el lago Ypacaraí adquiera el color verde justo en temporadas en las que las playas deberían estar preparadas para usos recreativos en la temporada veraniega. Esta situación se debe a que el clima cálido, caracterizado últimamente en nuestro país por las altas temperaturas, la humedad y la falta de lluvias, constituyen condiciones propicias para que las algas se multipliquen logrando que las aguas se tiñan de verde.

En diálogo con ABC Color, el licenciado Fernando Brítez Brítez, director de Hidrología e Hidrogeología de la Secretaría del Ambiente (Seam), admitió que a la falta de lluvias para renovar las aguas del lago, también se suma el hecho de que actualmente ninguna de las ciudades que rodean el lago cuentan con plantas de tratamiento de efluentes cloacales.

"En base a los datos que se disponen estamos en un nivel de 0% de tratamiento de efluentes cloacales en zona del lago", reconoció al tiempo de asegurar que recién ahora está en marcha un proyecto que prevé en el corto plazo dotar a las ciudades de Itauguá, San Bernardino, Areguá, Ypacaraí, San Lorenzo y Luque de plantas de tratamiento de restos cloacales -cuyos componentes son los que favorecen la floración de cianobacterias. "Con esto llegaríamos a un 60 o 70% de tratamiento de los efluentes cloacales en la cuenca", puntualizó.

"Lo que tiene que ver con las plantas de tratamiento es algo a corto plazo. Las obras de las plantas llevarían un año de construcción", informó, sin embargo, añadió que el único municipio que llamó a licitación es Itauguá, mientras que los demás aún se encuentran en una etapa incipiente debido a la burocracia de los procesos.

Brítez lamentó que la situación del lago haya llegado a estas instancias de contaminación habiendo sido advertidas las autoridades sobre esta siutación ya en la década del 80 por expertos japoneses que no erraron en sus pronósticos. "Los japoneses, allá por la época de los 80 hicieron un estudio y habían advertido que si no se impulsaban obras de saneamiento en las ciudades que están en la cuenca del lago, en un futuro se iba a tener este problema con las cianobacterias", detalló.

Aseguró que actualmente está conformada una mesa de trabajos, que integran,  además de la Seam, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) a través de su Dirección de Agua Potable y Saneamiento, el Ministerio de Salud a través de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) Itaipú, Senatics,  y el Cemit de la UNA.

Digesa, institución que maneja los parámetros para definir la posibilidad de utilizar las aguas con fines recreativos, según el director, en su último informe de hace 15 días, concluyó la presencia de una gran cantidad de cianobacterias, por lo que en estas condiciones las aguas no están aptas para bañistas.