Obras “avanzan” y no se ven

Mientras que el MOPC asegura que las obras del Acceso Este o Laguna Grande avanzan en un 32%, las quejas de ciudadanos persisten, ya sea por escasa ejecución o por la falta de previsión en ciertas zonas por parte de los responsables.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/ODBBOQU6QRETVJFO3CIHDTKU2E.jpg

Una de las obras viales que el gobierno de Cartes tiene como desafío principal es, sin dudas, el Acceso Este o Laguna Grande, que sería una alternativa para al tránsito liviano de la avenida Mariscal López.

Diversas quejas de ciudadanos de Asunción, Fernando de la Mora, San Lorenzo y Capiatá dan cuenta de que pese a que el Ministerio de Obras asegura que las obras avanzan, la concreción no se ve plasmada en los caminos que deberían verse beneficiados.

Otro punto de críticas que tuvo este proyecto fue, que pese a haberse adjudicado ya en mayo de 2014 y haber obtenido una orden de inicio en octubre de ese mismo año, las mismas no iniciaron debido a que los desagües cloacales, que se deben realizar previamente, no fueron incluidos en el proyecto inicial. Esto fue confirmado por el ingeniero René Peralbo, jefe de Ejecución del MOPC.

Peralbo aseguró, sin embargo, que pese a esta falencia (cuya licitación se adjudicó recién en febrero pasado y ahora se dio la orden de inicio), las obras en general ya avanzaron en un 32% debido a que en gran parte de San Lorenzo, los tramos a ser trabajados ya contaban con el sistema cloacal. "Sólo las zonas de Laguna Grande y aledañas al Club Internacional de Tenis (CIT) no cuentan con red cloacal", justificó.

Esta pavimentación que incluye sistemas de desague pluviales -y ahora- cloacales comprende aproximadamente 11 kilómetros de asfaltado de hasta 9 metros de ancho. El proyecto indica que inicia en Asunción, a la altura del grupo habitacional Aeropuerto, avanzando por la calle Bogado, paralela al CIT, calle Laguna Grande (Fernando de la Mora y San Lorenzo), cruzando la ruta que une las ciudades Luque con San Lorenzo, cruza la ruta II, cerca del autódromo Aratirí y termina aproximadamente en el kilómetro 12 de San Lorenzo.

El ingeniero indicó que las obras "avanzan normalmente" pese a las inclemencias del tiempo. "En un frente, se realizan una serie de caños de celulares de hormigón y trabajos de desague cloacal y pluvial a la altura del CIT. El otro frente es en la zona denominada Calleí, en San Lorenzo, donde se coloca las mismas cañerías. Ya se coloraron 7.000 caños celulares de 19.000 en total", sostuvo en diálogo con ABC Color.

En mayo se cumplen dos años de la adjudicación de las obras, sin embargo, se asfaltaron unos escasas seis cuadras. Peralbo precisó que el procedimiento consiste en "cavar, ubicar la cañería, tapar y asfaltar", tarea que en muchas ocasiones se ve interrumpida por las lluvias, que no son previstas por lo que a veces las obras quedan paradas. "Se cavan 20 metros aproximadamente, se colocan los caños y se tapan. En San Lorenzo ya asfaltamos seis cuadras", agregó.

A este paso, según el programa de trabajo que manejan actualmente, las obras se extenderían supuestamente hasta mayo del 2017. Esta previsión ya incluye las inclemencias del tiempo en parte, porque el plazo seguirá aumentando en la medida que las lluvias también se incrementen, indicó Peralbo.

Finalmente, el funcionario del MOPC sostuvo que los trabajos que realizan en este proyecto específico quedan en un 80% bajo tierra, por lo que no son visibles. Si bien es una obra vial en su esencia, los trabajos están más bien centrados en entubar las calles para solucionar la mala disposición de desechos cloacales. "Toda la zona de Laguna Grande tiene cloaca a cielo abierto y por ende la contaminación es importante. Lo que se quiere solucionar es la higiene de la gente", acotó.

Peralbo comentó que paralelamente a estos trabajos se adicionará un nuevo proyecto que tiene que ver con agua corriente para los vecinos frentistas. "La red de agua corriente irá por las veredas", sostuvo y agregó que esto se ejecuta en base a un proyecto elaborado por la Essap.