Por una nutrición infantil de calidad

En las manos de los senadores está que niños y adolescentes del país puedan acceder a una alimentación saludable, previniendo el sobrepeso. Este jueves, la Cámara Alta tratará la llamada "ley de malnutrición", que busca proteger la salud infantil.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/C36CIM2PKVDZ7FJJBQQ7FEPMVQ.jpg

Uno de cada tres niños de nuestro país sufren de sobrepeso u obesidad. Es decir, un 30% de menores en edad escolar lidian con males que podrían ser prevenibles con políticas más adecuadas. "Desde la asociación lo que hacemos es manifestar nuestro apoyo a este proyecto, ya que como nutricionistas fomentamos hábitos saludables porque sabemos que es importante no sólo vivir, sino la calidad de vida de esos niños", señala Fátima Fernández, vocera de la Asociación de Egresados en Nutrición de la Universidad Nacional de Asunción (Asen-UNA).

Hace referencia en este sentido al proyecto de ley "De protección a la niñez y la adolescencia contra la malnutrición y enfermedades asociadas a ella", que ya cuenta con media sanción de Diputados y ahora debe ser tratada por la Cámara de Senadores.

Este proyecto fue concebido para proteger la salud de la población infantil y adolescente, por medio de la promoción de una alimentación saludable y prevención de sobrepeso y la obesidad en establecimientos de educación inicial, escolar básica y media. Además, regular el expendio de alimentos en centros educativos del país y reglamentar la publicidad de los mismos dirigida a niños y adolescentes.

Por este motivo, la Asen, junto con otras organizaciones denominadas Slow Food y Food Revolution, impulsan una campaña de concienciación, repartiendo cintas color violeta y la recolección de firmas por una alimentación correcta para los niños, considerando las consecuencias de las enfermedades asociadas a la malnutrición. Para apoyar la causa con su firma, haga click aquí.

El proyecto de ley fue impulsado, desde sus inicios por el Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN) y la Dirección de Vigilancia de Enfermedades no Transmisibles (Dvent), ambas dependencias del Ministerio de Salud y Bienestar Social.

Fernández explicó que se trata de un modelo ya aplicado en otros países de la región como ser México, Ecuador y Chile, considerando las alarmantes cifras referentes al sobrepeso y la obesidad.

La denominada ley de la malnutrición, en la práctica implicaría, por ejemplo, que los alimentos que se comercialicen en las cantinas de las escuelas sean por sobre todas las cosas nutritivos. "Reemplazar galletitas, gaseosas y jugos en cartón por frutas y opciones más saludables. Esto es muy difícil de encontrar en alguna escuela y alrededores", lamenta.

Los puntos que regularía esta normativa serían, según Fernández:

-la prohibición de venta de comidas chatarras en las escuelas;

-La regulación en la publicidad de alimentos, que influye en la decisión de los niños;

- el aumento de acceso de disponibilidad de alimentos saludables como frutas o sándwiches de verduras;

La entrevistada agrega que esto implicaría "el establecimiento de normativas en cuanto al rotulado de los alimentos. Advertir si un alimento es alto en algún nutriente (como ser azúcar y sodio) y regular la promoción y difusión a la población".

La Cámara de Diputados ya aprobó el proyecto de ley y este jueves fue incluido en la orden del día de los senadores, que deberán tratarla, de lo contrario tendrá sanción ficta. Esta semana, se reunieron las comisiones de Salud, Industria y Comercio y Educación para emitir dictámenes en relación a esta normativa.