Sextorsión, delito de los nuevos tiempos

Existen varios tipos de delitos cometidos a través de las redes sociales y que en muchos países se han masificado. Por ejemplo la sextorsión, una peligrosa modalidad que ha terminado incluso en muertes en otros lugares.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/34TDKI726JGW5DTEMMJAVXVKQU.jpg

Antes de hablar de la sextorsión, que es un anglicismo del neologismo "sextortion", debemos comprender lo que es el sexting, que consiste en compartir material de carácter sexual e íntimo como fotografías, sonidos o videos, que muchas veces se genera libremente para enviárselo a la pareja amorosa sin medir las consecuencias de lo que puede pasar si esos archivos personales caen en manos equivocadas. De hecho, el licenciado en comunicación y especialista en seguridad online, Mario Velázquez, señala que una persona debe ser consciente de que al producir ese tipo de materiales y compartirlo, pierde completamente el control de lo que pueda ocurrir.

Es justamente a partir de ese tipo de materiales íntimos de carácter sexual de donde se toma la sextorsión, cuando una persona conocida o extraña comienza a extorsionar a la víctima para no difundir las imágenes de él o ella -porque puede afectar tanto a mujeres como a hombres- desnudos. Esta modalidad se ha extendido muchísimo a lo largo y ancho del globo y las víctimas en gran medida son adolescentes, sin embargo también aumentaron en los últimos años los casos contra adultos.

Por ejemplo, en Filipinas el año pasado desmantaleron una gran red que estaba organizada en centros desde donde creaban los perfiles falsos con fotografías de mujeres y hombres, para luego incitar a sus víctimas a mantener "sexo virtual". Una vez que estos acceden, son grabados y luego chantajeados para que depositen dinero en una cuenta a cambio de no verse a sí mismos desnudándose frente a una cámara, informó la BBC Mundo en aquella ocasión. Dijeron que solo uno de los hombres que dirigía la organización logró hacerse con más de 2 millones de dólares con este negocio.

Pero no siempre piden dinero, es común que a los adolescentes se les obligue a tener incluso encuentros sexuales con sus extorsionados a cambio de no difundir los videos. Hubo casos en que adolescentes se quitaron la vida al verse acorralados por la situación. También en Europa se ha detectado un aumento de casos, en países como España.

Velázquez indica que esto ocurre frecuentemente en Paraguay. A nivel local, la sextorsión proviene generalmente de la expareja, que como venganza por el fin de la relación difunde las imágenes que se tomaron en algún momento de forma privada.

El profesional indica que además hoy día no se trata solo de eso, sino de la facilidad que existe para recuperar información de teléfonos móviles o computadoras, para lo cual ni siquiera hacer falta ser unos especialistas en materia de informática puesto que son programas disponibles en la web. Entonces ¿qué pasa si te roban el teléfono móvil? ¿qué pasa si un técnico recupera información del móvil cuando lo llevaste a arreglar? Es imposible controlar lo que sucede con la información generada por diferentes factores.

Está ocurriendo en Paraguay. El fiscal Ariel Martínez, de la Unidad de Delitos Informáticos del Ministerio Público en Paraguay, comenta que estas prácticas se han extendido bastante en nuestro país, ya que diariamente se reciben en todas las unidades unas 10 denuncias relacionadas a este tipo de acciones. Dijo que cada caso se debe analizar con pinzas porque no siempre porque sea un adulto el afectado es una acción penal privada, a veces puede cambiar la calificación por un detalle, dijo. Los casos que involucran a menores de edad sin embargo son indefectiblemente de acción penal pública.

Velázquez indicó que la gente normalmente acepta a personas extrañas así como así. Comentó que desde la Fundación Protección Online donde trabaja hicieron algunos pequeños experimentos, como por ejemplo crear perfiles falsos que ni siquiera tenían fotografías de mujeres o hombres, sino más bien fotografías al azar como banderas de grupos de música, y la respuesta que obtuvieron es que 6 cada 10 adolescentes aceptaron sus pedidos de amistad. Incluso va más allá porque como las redes sociales trabajan con ingeniería social, enseguida otros amigos del o la adolescente enviaban solicitudes de amistad al ver que este perfil falso era "nuevo amigo" de un amigo suyo.

No se deben aceptar solicitudes de desconocidos, insiste, pues incluso hay casos donde se tienen simuladores conversando con la persona engañada, es decir ni siquiera existe una persona del otro lado.

Asimismo, es muy importante no acceder al chantaje y denunciar el hecho a la comisaría y Fiscalía más cercanas, pues se debe entender que probablemente al acceder una vez esta situación no parará y los criminales querrán obtener más beneficios.

 

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.