La "alquimia" del Focem

Dentro de diez años, Paraguay aportará US$ 1 millón anuales y a cambio, recibirá US$ 55 millones en el mismo periodo de tiempo. Esto, gracias a "la alquimia", derivada del beneficio del Focem, destaca un experto en un nuevo estudio.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/C76XAYQS4RHPPFWILGSLP4MHBU.jpg

"Imagínese que un día alguien se presenta ante usted y le hace la siguiente propuesta: si me entrega cada año US$ 1 millón, le daré a cambio US$ 55 millones, ¿Qué pensaría usted? En primer lugar consideraría que esa persona está loca. En segundo lugar se preguntará ¿Cuál es el secreto? ¿A qué se debe semejante consideración?", escribe Francisco Ruiz Díaz, economista del Observatorio de Economía Internacional del Cadep en un artículo que tituló 'La alquimia del Focem: aportar US$ 1 millón y recibir US$ 55 millones'.

A lo largo del estudio, Ruiz Díaz explica que este fenómeno en nuestro país es posible gracias a Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) que entró en vigencia en el 2006, teniendo que aportar Paraguay anualmente la suma de US$ 1 millón y obtener a cambio US$ 48 millones.

En ese periodo de tiempo, los recursos disponibles del Focem a favor de Paraguay alcanzaron un valor de US$ 770 millones, distribuidos de la siguiente manera: US$ 440 millones provenientes de la constitución original del organismo, US$ 30 millones aportes de Venezuela (2012-2015) y US$ 300 millones aportes voluntarios del Brasil (2010).

Esto se explica, según Ruiz Díaz, ya que a principios de la década del 2000, Paraguay, en su carácter de miembro del Mercosur, planteó ante dicho foro regional estudios donde demostraba que las diferencias de desarrollo (asimetrías) entre los miembros del bloque limitaban la posibilidad de que las economías menos desarrolladas se beneficien del proceso de integración. "Como resultado de dichos trabajos, en el año 2005 los ministros integrantes del Consejo del bloque regional (CMC) decidieron crear un Fondo para el apoyo al desarrollo de las economías menores (Paraguay y Uruguay), y al mismo lo denominaron Focem.

Ahora, según señala el autor, "la diplomacia paraguaya consiguió que los aportes al Fondo se extiendan por otros diez años más (2016-2025), logrando que Paraguay aporte US$ 1 millón y reciba US$ 55 millones. Esto tuvo lugar el 16 de julio de 2015, en ocasión de la Cumbre del Mercosur, tras una evaluación del impacto de los fondos durante su primera etapa.

Así, en los 20 años de vigencia del Focem, Paraguay estaría recibiendo US$ 1.320 millones.

En este sentido, el experto concluye que, si bien estos fondos son importantes, no son suficientes para lograr la convergencia económica e implica que debe existir en el país una política económica que apunte a medidas que ayuden a lograr altas y sostenidas tasas de crecimiento. Esto lo ejemplifica argumentando que "en 1991 el PIB por habitante de Paraguay era 44% inferior al promedio del Mercosur. En el año 2002 esta brecha se profundizó aún más llegando a 51%. Los cálculos muestran a su vez que en el año 2014 la brecha registrada fue similar a la del 2002 (52%)".