“Moscú”: mujeres fuertes al frente

La obra “Moscú”, adaptación de Mario Diament sobre “Las tres hermanas” de Anton Chéjov, llegará a las tablas este viernes 19, dirigida por Gustavo Ilutovich. La Sala La Correa recibirá por dos fines de semana esta puesta protagonizada por Jazmín Romero, Andrea Quattrocchi y Dayana Urunaga.

Andrea Quattrocchi, Jazmín Romero y Dayana Urunaga, junto al director Gustavo Ilutovich.
Andrea Quattrocchi, Jazmín Romero y Dayana Urunaga, junto al director Gustavo Ilutovich.gentileza

La cartelera teatral se renovará con “Moscú”, una adaptación que hizo el argentino Mario Diament de la obra del autor ruso Anton Chéjov “Las tres hermanas”, que fue dirigida por el mismo Konstantín Stanislavski.

La dramaturgia de Diament trae una versión en la que Masha, Irina y Olga debaten entre quedarse donde viven o regresar a Moscú donde vivieron su infancia y fueron felices, reflexionando sobre “la atemporalidad de la fuerza femenina que impacta con la existencia de momentos que conectan con el hoy”, según el elenco.

El original contaba con unos catorce personajes y las tres hermanas del título quedaban algo relegadas en medio de aquel relato coral. Diament decidió realzar estos personajes, y en este caso se cuenta con una triada protagónica compuesta por Jazmín Romero, Andrea Quattrocchi y Dayana Urunaga, bajo la dirección de Gustavo Ilutovich.

La obra subirá a escena en la Sala La Correa de La Caósfera (Gral. Díaz 1163 c/ Don Bosco). Las funciones serán los días 19, 20 y 21, y 26, 27 y 28. Viernes y sábados a las 21:00 y domingos a las 20:00. Entradas a G. 80.000, disponibles escribiendo al 0982 764-554.

Podrán entrar hasta 50 personas por función, guardando todos los protocolos sanitarios establecidos por el Ministerio de Salud. La producción aseguró que la empresa Dandres realizará el tratamiento de desinfección antes y después de cada función, garantizando un plus de sanidad. La obra cuenta con el auspicio del Fondec.

El impacto femenino

Para las actrices, subir a escena con una obra que pone el foco en la fuerza femenina es un desafío, empezando por el texto que cobra vida “con frases unidas por hilos de emociones que no dejan un segundo de golpear fuerte el corazón de un personaje del 1900: una mujer del 1900 que más allá del tiempo trasciende la atemporalidad de la fortaleza infinita de la mujer”, reflexionó Dayana.

Por su parte, Andrea expresó que la obra representa “una voz más que se alza para entender la realidad y lucha de las mujeres en la historia, para visibilizar y valorar el camino recorrido y fortalecer lo que vendrá”.

En tanto, Jazmín indicó que “indiscutiblemente es un momento propicio para dar protagonismo a las mujeres en todos los ámbitos, así como en el teatro”, aseguró. “Llevar a escena esta obra que tiene como protagonistas a tres mujeres nos permite mostrar un reflejo de la sociedad del ayer, para decidir conscientemente cómo debería ser el día de mañana. Esperamos que sean muchas más las historias con protagonistas femeninas las que se lleven a escena este año”, enfatizó.

Para las actrices, subir a escena con una obra que pone el foco en la fuerza femenina es un desafío, empezando por el texto que cobra vida “con frases unidas por hilos de emociones que no dejan un segundo de golpear fuerte el corazón de un personaje del 1900: una mujer del 1900 que más allá del tiempo trasciende la atemporalidad de la fortaleza infinita de la mujer”, reflexionó Dayana.

Por su parte Andrea expresó que la obra representa “una voz más que se alza para entender la realidad y lucha de las mujeres en la historia, para visibilizar y valorar el camino recorrido y fortalecer lo que vendrá”.

En tanto Jazmín indicó que “indiscutiblemente es un momento propicio para dar protagonismo a las mujeres en todos los ámbitos, así como en el teatro. Llevar a escena esta obra que tiene como protagonistas a tres mujeres nos permite mostrar un reflejo de la sociedad del ayer, para decidir conscientemente cómo debería ser el día de mañana. Esperamos que sean muchas más las historias con protagonistas femeninas las que se lleven a escena este año”. Enfatizó.

La huella de Chéjov

Al decir de Dayana, hay una gran importancia en “seguir descifrando” a los personajes que Chéjov inmortalizó con sus obras. “En el mundo entero hoy hay algún personaje de un grande como Chéjov cobrando vida. Mario Diament tomando a Irina, Masha y Olga con una mirada bajo su lupa, saca a la luz sus encuentros y desencuentros; resucita a este gran autor de corta vida pero gran legado”, remarcó.

Andrea destacó que “Moscú” está basada en la obra de “uno de los más grandes dramaturgos de la humanidad”, por tanto “representar sus ideas es un regalo para el público como para los intérpretes”. “Seguir montando obras basadas en grandes clásicos es una necesidad para mantener un ecosistema teatral instruido y crítico”, añadió la actriz.

Para Jazmín, “la importancia radica en ver cómo el tema central de la obra, que fue escrita en el siglo pasado, aún hoy sigue vigente: el dilema de la mujer en la sociedad, cómo es vista, cuáles son sus funciones, cuál es su horizonte”.

Ilutovich y su mirada como director

Pero para guiar este camino actoral, cuentan con la mirada de Gustavo Ilutovich, “un actor de tanta tabla en su historia” quien “va esculpiendo las escenas con una pasión llena de detalles que cada ensayo es un desafío. Con ese plus de este descubrimiento de llevar una puesta a las tablas trascendiendo esta pandemia”, pensó Dayana.

En tanto, es esta la primera vez que Andrea trabaja bajo la mirada de Gustavo. “Sinceramente encontré en él a uno de mis directores de teatro favoritos. El director presente en cada detalle y fiel a su visión es el más dificil de lograr para el actor, pero el más placentero al presentar la puesta”, consideró.

Jazmín, a su turno, confirmó que “fue un trabajo sumamente minucioso, con mucha paciencia y dedicación en la búsqueda de cada uno de los personajes. Un excelente director y maestro de la escena teatral”, resaltó.

Reencuentros

Al respecto del reencuentro con el público, luego de tanto tiempo sin poder subir a escena, Urunaga dijo que es “como volver a encender la llama sagrada en un camino que se volvió oscuro en todos estos meses de incertidumbre, una incertidumbre que tiene que ver con estar vivos”. Además, reconfirmó que “es un desafío inmenso donde tenemos la responsabilidad de brindar la confianza al público, por lo que estaremos realizando una desinfección de la sala antes de cada función”.

Quattrocchi, por su parte, destacó que hay “placer y felicidad” y la “certeza absoluta de que el arte en vivo aunque tenga que mutar y adaptarse no va a morir nunca”. Romero agregó que volver “es un sueño” y que hay “adrenalina más que nunca”. “Queremos que disfruten tanto de ir al teatro que no haya pandemia que le impida asistir. Queremos enamorar al público y que quede encantado con el regreso del teatro presencial”, enfatizó.

Finalmente, Urunaga planteó que “Moscú” es “un viaje a ese lugar en nuestras vidas al que queremos llegar. Cada ensayo veo la vida pasar y las frases de Diament van detonando fibras de mi humanidad. Estoy segura que el público se va a conectar con estas tres hermanas del 1900 que hoy nos toca representar”, exclamó.

Quattrocchi, en tanto, sumó el pensamiento personal de que “el público va a encontrarse emocionado y sinceramente tocado por las palabras de Diament, el sentimiento que solo puede hacerte sentir el entendimiento de la humanidad de alguien como Chéjov”.

Romero cerró invitando al público a ir a ver esta obra “por el mensaje, la reflexión, los sentimientos que despierta, y por último y lo más importante: porque amamos hacer teatro y sin público este no existe”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD