Desplazando comunidades

El desmonte del Chaco, el avance de los monocultivos y el desplazamiento de las comunidades indígenas son abordados en el documental “La necedad del hombre blanco”, estrenado días pasados por la realizadora argentina Celeste Casco.

Ernesto Vera Ozuna, de la etnia ava guaraní, habla del impacto de la fumigación en su comunidad.
Ernesto Vera Ozuna, de la etnia ava guaraní, habla del impacto de la fumigación en su comunidad.gentileza

El largometraje, que mañana a las 19:00 volverá a exhibirse en YouTube, cuenta con imágenes impactantes de la vegetación, los insectos y la biodiversidad del territorio paraguayo.

Mateo Sobode Chiqueno (quien también es protagonista del documental “Apenas el sol”, de Aramí Ullón), en nombre de la comunidad ayoreo, habla de lo que significa para ellos la pérdida del “Erami”, el monte que los cobija y los alimenta. También de las enfermedades a los que están expuestos al entrar en contacto con el hombre blanco.

Ernesto Vera Ozuna, líder espiritual de una comunidad ava guaraní, detalla el impacto que han tenido las plantaciones de soja y las fumigaciones en el curso hídrico que atraviesa la comunidad, ubicada en el departamento de San Pedro.

La película también exhibe, a través de Petrona Ruiz Díaz, la problemática de Cerro Poty, una comunidad conformada por nativos de diversas etnias, que conviven en un territorio inundable a los pies del cerro Lambaré.

Con buen ritmo, una fotografía que destaca los colores del campo, y un correcto trabajo sonoro, la producción también recoge las declaraciones de Perla Álvarez, de Conamuri; Miguel Ángel Alarcón, de la iniciativa Amotocodie, y de una guía del Museo Mennonita de Filadelfia.

El documental, de 65 minutos de duración, se adentra igualmente en las condiciones de vida de las comunidades originarias, la dependencia del monte para la fabricación de sus artesanías, y sobre todo el gran impacto que tendrá en todo el país la destrucción de los recursos naturales.

malonso@abc.com.py